Ana Fuente

10 taquitos con todo para llevar: Ana Fuente

Puebla, México, 26 de enero (MaremotoM).- En agosto de 2019 se dio a conocer que Ana Fuente Montes de Oca fue la ganadora del Premio “Dolores Castro” en Narrativa por La ley Campoamor. Esta semana nos echamos 10 taquitos con la autora de Chicharrón de oso y algunos cuentos del fracaso, quien nos habló de la inmigración centroamericana, de la gente que hace literatura en Ensenada y, por supuesto, de sus tacos favoritos: los de camarón.

1.¿Qué fue lo último que soñaste?

-Anoche soñé que iba a actuar en una obra de teatro que dirigía Mariana Gándara, amiga muy querida y excelente directora. Yo tenía un papel bastante pequeño, aunque mis tres diálogos eran esenciales para la continuidad de la obra. Era un solo acto. La versión breve es que me presentaba borrachísima en un teatro muy grande y arruinaba el estreno porque se me olvidaba el guión por completo; alguien me pasaba unas copias con el texto pero estaban enmicadas en una plasta roja, como moco de King Kong. No veía nada. Fracasé estrepitosamente en mi debut y me llevé a todos entre las patas.

2.¿Nos podrías pasar la receta para hacer un buen chicharrón de oso?

-Se necesita un oso muy grande, un enorme cazo de aceite hirviendo y muchos –pero muchos– huevos.

3.Cuéntanos una de las travesuras de tu niñez.

-Fui una niña muy melindrosa para comer y mi mamá se desesperaba. Al principio no dejaba que me levantara de la mesa hasta no haber terminado, pero yo era tan terca que ella se exasperaba antes y me dejaba sola. Primero echaba la comida al escusado, pero era un poco obvio por el sonido y me cachó rápido. Después envolvía la comida en varias servilletas y las aventaba detrás de un mueble donde había copas, juegos de té y muchas cosas que se rompían, razón por la cual no era frecuente que lo movieran para limpiar. El día que lo movieron encontraron una montaña de bolitas de papel con comida momificada. Fue sorprendente que no se hubiera llenado de animales. Tal vez debí haber sido taxidermista.

Ana Fuente
Se necesita un oso muy grande, un enorme cazo de aceite hirviendo y muchos –pero muchos– huevos. Foto: Facebook

4.¿Cómo te celebraron tus 15 años?

-No me acuerdo. Mi cumpleaños es en julio, en pleno verano. Cuando era niña mis fiestas siempre fueron terribles porque mis amigos estaban de vacaciones, así que dejé de festejarlo muy rápido. Tal vez fui a comer y al cine con mis papás y mi hermano.

5.A un año de la caravana migrante de Centroamérica que cruzó nuestro país, ¿cómo percibes la migración en México?

Te puede interesar:  Una niña es una cosa a medio formar se presentará en El Milagro

-Visto lo que está pasando en Tapachula, la forma de usar a la Guardia Nacional como si viviéramos en un castillo amurallado y los comentarios que se leen en redes sociales, me siento profundamente avergonzada. Nos convertimos en eso que tanto criticamos, en aquello que tanto nos lastimó cuando nos reconocimos como un país que exporta migrantes y fuimos agredidos por la política de Estados Unidos. Hoy estamos haciendo un muro de policías para impedir el paso a los centroamericanos. Es atroz ver que somos el hijo golpeado que se convirtió en golpeador, ya nada más nos falta cazarlos y meterlos en jaulas.

6. ¿Qué representa en tu vida la obtención del Dolores Castro?

-Un empujón cuando estaba pensando en tirar la toalla y me aterraba la posibilidad de ser autora de un solo libro publicado, una especie de Vanilla Ice (toda proporción guardada) del cuento. También fue la posibilidad de conocer a otras autoras, a gente maravillosa en Aguascalientes y la felicidad de saber que un libro al que le tengo mucho cariño vería la luz después de dos años de tocar puertas.

7. ¿Cuáles son los mejores tacos de tu ciudad?

-Los más conocidos son los de pescado, pero mis favoritos son los de camarón. Aunque acá le hacen muchas fiestas a unos muy famosos, los mejores del puerto de Ensenada están en “El nuevo jalisciense”, un changarrito para público conocedor.

8. ¿Te pegaron alguna vez con la chancla?

-No. No recuerdo haber visto a mi mamá en chanclas en la casa, andaba en calcetines. Me hice acreedora a varias nalgadas, eso sí.

9. Si te encontraras con un extraterrestre, ¿qué le dirías?

-Probablemente nada. Necesitaría que me invitara unas cheves antes porque soy muy tímida cuando no conozco al interlocutor.

10. Háblanos de la literatura que se hace en Ensenada.

-Hay gente maravillosa con plumas muy talentosas, como la poesía de Antonio León (que aunque se haya ido a la capital del estado nació acá) y Fabiola del Castillo. También están las crónicas de Asael Arroyo, que seguro me regañaría si pusiera aquí el sobrenombre con el que lo invoco, pero digamos que es también un editor muy exigente. Gracias a él y sus talleres he tenido oportunidad de leer los textos frescos de Ismene Venegas y Rina Ruiz, por ejemplo, sin dejar de lado la incansable labor de difusión y creación de Flora Calderón. Se hacen cosas muy interesantes de este lado del país.

Fuente: Neotraba. Original aquí.

Comments are closed.