13 Habitaciones Propias

13 Habitaciones Propias, el encuentro en una Culiacán fascinante

Culiacán, 25 de octubre (MaremotoM).- Siempre espero que mi cumpleaños me agarre viajando. Creo que el viaje es lo que mejor me define. Nunca había estado en Culiacán y esta vez, invitada por el poeta Jesús Ramón Ibarra, fui a participar del Congreso 13 Habitaciones Propias, que se desarrolló en Culiacán, entre el 22 y el 24 de octubre.

Esta fue la tercera edición, coordinada por Viridiana Carrillo, quien dirigió a un equipo muy potente y dinámico, en una ciudad donde Valeria Tentoni tuvo miedo de asistir y la chilena Elvira Hernández no pudo salir de su país en llamas.

Programado por la Dirección de Literatura del Instituto Sinaloense de Cultura, con talleres de crónica, conversatorios, lecturas de obras, para los que participamos en este encuentro la ciudad fue como una gran caja feliz.

Había transcurrido hace apenas cinco días esa pequeña guerra entre los narcotraficantes y los militares, con la detención y luego la liberación del hijo del Chapo, Ovidio Guzmán. Un saldo de ocho muertos, 16 heridos, casi toda la sociedad culiacanense enojada y los memes posteriores (todos ellos -casi- aludiendo al buen aspecto que tiene Ovidio. “Con los genes del Chapo, qué guapo está”, eran las cosas que se decían), Culiacán no escondió de todos modos su belleza fascinante, su limpieza en las calles, su calor a veces inhumano, su gente relajada y siempre dispuesta a hacer cosas.

Recordé por supuesto a Javier Valdez, ese colega que siempre me decía que cuando fuera lo buscara, que íbamos a tomarnos una buena cerveza. Obvio que mi mejor amigo, el doctor Alfredo Valdez, es de Tamarindo y mi hermana Melina, que vive en Barcelona, sueña con conocer Culiacán. Así que para mí la visita a esta urbe tuvo muchos puntos emotivos, un aspecto que se vio fortificado por este encuentro donde pude conocer y disfrutar a muchas colegas.

Caminé las calles de Culiacán, disfruté las idas y las venidas en la camioneta de Jesús Ramón Ibarra, mientras escuchaba jazz, oía del escritor César López Cuadras (1951-2013), del que me traje su obra reunida, de Pura López Colomé (la ganadora del Premio Inés Arredondo) y fui testigo de lo bien que nos llevamos las mujeres y de lo poco que nos hacían falta los hombres.

Jesús fue un poeta generoso que no dominó el encuentro, más bien tuvo la virtud de quedarse a un costado, disfrutando como público la presencia de autoras como la zacatecana Atenea Cruz, quien leyó sus cuentos con muy buen humor; Diana del Ángel, que además de leer su obra poética coordinó un taller de crónicas; la poeta y traductora mexicana Elisa Díaz Castelo, la gran directora de Lubina, Silvia Eugenia Castillero y la voz grave y entradora de una de nuestras mejores poetas, Karen Villeda.

Encontrarse con Liliana Pedroza, una gran cuentista y luchadora por los derechos de la mujer, revela el grado de compromiso que tuvo este encuentro; la presencia de la poeta Minerva Margarita Villareal (quien leyó unos poemas increíbles y además nos enseñó muchísimo sobre el destino de la poesía), Ave Barrera, que además de leer su gran novela Restauración, bailó y se compró un grabado de mariposa que en este instante debe de andar por las líneas aéreas de México y Julieta García González, una escritora de fondo y periodista a ultranza que me hizo cambiar las opiniones que tenía sobre twitter.

En el medio muchas becarias, la asistencia de Ana Merino, de María Paredes (la jefa de Jesús Ramón Ibarra y Élmer Mendoza) y el Instituto Sinaloense de Cultura con sus instalaciones prodigiosas. Cada vez que íbamos al encuentro de 13 Habitaciones Propias, ensayaba un coro en una de las aulas. Difícil que los editores de periódicos titulen que en Culiacán hay un coro que canta como los pájaros, que se realiza un congreso de mujeres, que Viridiana Carrillo es una coordinadora que corre y corre para que todo salga como ella lo había planeado. Esas cosas que pasan en las ciudades del interior y no le importan a nadie, pero que hacen de esta vida algo seguramente inolvidable.

Te puede interesar:  “La literatura, arma para abatir el miedo”, John Boyne

Estas son las palabras que Viridiana leyó en el final del encuentro. Las transcribimos porque son reflejo del espíritu que caracterizó a 13 Habitaciones Propias.

Pudiera decir que en encuentro tuvo mucho  en contra. Que su realización fue una especie de funambulismo. De salto en el aire . He agradecido continuamente, puedo hacerlo una vez más, a todas mis compañeros de trabajo, a Wendy y maría que no han estado muy a la vista pero que son parte fundamental, al igual que Paty González que me ayudó tanto para presentar el proyecto ante el FORCA.  Claro a las invitadas, y a las poetas de aquí: Yoheni, Anehel, Cata,

Por supuesto a la complicidad del Poeta y Paul , el apoyo de Lizet Valeria, Jorge, el arte de Ana. La nobleza de Sebastian. La atención de Isaac y Nuzat.

Cuando le pregunté a Elvira Hernández , el viernes pasado, si aun estaba decidida a venir a Culiacán tras los sucesos del 17,  ella me escribió que sólo con la palabra saldríamos de nuestros quebraderos de cabeza.

Cuando nos equivocamos con un vuelo para Karen, dije solo con la palabra, después estalla  lo de Chile a Elvira le es imposible asistir , entonces solo con la palabra, pero también con la lucha,

Una vez que iniciamos: la maleta de Atenea y sus 15 vestidos, las facturas, la maleta de Silvia, no sé si con vestidos,

la intoxicación de Julieta, y me decía solo la palabra. La traición de mi universidad, sí así le quiero llamar. Y las facturas. También la conversación, las relaciones que van naciendo, el descubrimiento de una obra. El vandalismo de mi hija que se atrevió a tocar una pieza de la Galería de Arte que fue nuestra sede. Las bellas sobre mesas.. El debate sobre si  Ray Loriga está guapo y tantas tantas cosas más.

Hoy es el ultimo día, libros presentados, lectura y una mesa sobre Virgina que me emociona mucho. No sé si habrá otro contra tiempo, bueno quizá las facturas. Si es que qué hay otro quiero  decirles que decidí hace mas de 15 años cuando pensaba que mi futuro era la danza y el teatro, hacer mías las palabras de un alumno de Grotowski solo pido elegir siempre el camino más difícil. Y si alguno de mis compañeros cree que me arrepiento o que no quiero volver a hacer esto, o que mejor los hombres de nuevo, les digo:  NEL.

No sé si yo siga aquí el otro año, pero sé que seguirán las 13, que serán mujeres quienes las organicen quienes presenten y moderen, será completamente nuestro en todos los sentidos. Sorry batos ustedes ya lo han tenido todo

Ayer mientras se organizaba una salida que se empalmaría con una presentación recurrí a mi histeria para decir no, a esa hora no, Silvia es testigo, porque veamos la imagen que hizo Ana, Son habitaciones, sì, pero todas en un mismo edificio, todas encendidas, listas para acudir a la otra si es necesario, visitar a la de un lado, avisarles, con toquecitos de pared, que estamos en casa.

Sé que las 13 serán, son, un encuentro icónico importante , además con un nombre bellísimo,  casi milagrosamente nacidas aquí en Culiacán . Por cierto Mónica, claro que nos gusta Spinetta, también Ramón Ayala y Chalino Sánchez. Así somos los culichis. Nos puede angustiar terrible que un amigo sufra de amores, y sabemos resistir un enfrentamiento, la incertidumbre de una bala.

Quisiera poder terminar con una frase poderosa, citar a mis amadas Wislawa, Angela Carter,  Dickinson o María Auxiliadora, pero desde la madrugada cuando me despertó el Paul preocupado por el cambio de vuelo de una invitada,  ando tarareando la misma canción de Residente, disculpen lo lumpen, , que dice : “por lo que fue, por lo que pudo ser, por lo qué hay , por lo que puede pasar, por lo que venga y por este instante a brindar por el aguante”.

Comments are closed.