25 libros para el verano

25 libros mexicanos para este verano (y también para el invierno)

Son todos libros leídos por nuestros ojitos, que ya están chinitos de tanto leer…aquí, nuestras sugerencias.

Ciudad de México, 6 de julio (MaremotoM).- Bueno, que ya empezó el verano (la fecha oficial es el 21 de junio), pero la verdad es que hace como dos meses que nos morimos de calor. Las lluvias, poco. Esa frescura de la tarde, nada, pero aquí estamos “leyendo nacional”.

Parece un slogan, pero es que hay tantos libros buenos de nuestros compatriotas, que esta vez haremos recomendaciones de lo recién salido de las editoriales con nombres y apellidos mexicanos.

Son libros que han llegado a nuestra redacción, a todos los hemos leído y vemos con gran sorpresa la cantidad de temas que trata nuestra literatura; en ese sentido, ese refrán de que “todos somos escritores”, se cumple cabalmente. Aquí las sugerencias.

1.Camila y el cuadro robado, de Mónica Lavín (Destino/Planeta)

Parecía un trabajo escolar como cualquier otro: una investigación sobre famosos robos de arte en los museos más importantes del mundo. Camila no imaginaba que esa tarea suya coincidiría con el hurto de una pintura en el museo donde trabaja su madre. La capacidad narrativa de Lavín (que fue candidata en la Bienal Mario Vargas Llosa) se comprueba con esta novela entre policial y romántica. Ideal para los lectores juveniles.

2.Embryos, de Camila Krauss (Ediciones el Humor)

Ya nos había sorprendido Camila con su anterior libro de poesía, En las púas de un teclado (Mantarraya Ediciones) y ahora regresa con sus versos cortos y su poesía breve para encendernos en un amor a las palabras sumamente asertivo. “en un universo paralelo fecundamos / trabajamos por la comida caníbal / olvidamos / la vida animal ha terminado / debemos llegar a tiempo a lo que prometimos”. Para lectores inquietos que no le tiene miedo a la poesía en la playa.

3.Una ballena es un país, de Isabel Zapata (Almadía)

Somos fanáticos de Isabel Zapata. Nos conquistó su libro de Argonáutica Alberca Vacía y ahí entendimos que la especie humana es para ella elástica e incluye, por supuesto, a los animales. En su libro de poesía canta a casi todas las formas de vida en un arranque optimista y por qué no feroz. Para los lectores depresivos un libro que nos ayudará a amar la vida.

4.Agua de Lourdes (Ser mujer en México), de Karen Villeda (Turner)

No es un libro fácil de leer y ella acaba de cumplir esta semana 34 años, pero su madurez y su manera empática de pararse frente a sus congéneres nos hace tener solidaridad y ojos abiertos. Dedicado a Karen, su tía, asesinada como tantas otras mujeres en este país. Para lectores preocupados por saber cómo le irá a México y al mundo.

5.Verdades virtuales, de Rosa Beltrán (DeBolsillo)

Rosa Beltrán, que tiene mil actividades y uno desearía que sólo escriba, acaba de reeditar este libro en la colección DeBolsillo. Son libros de ensayos en donde la escritor se desenvuelve con gran lucidez y una pluma genial. América sin americanismos, Mantis: sentido y verdad en la cultura literaria posmoderna, invita a la reflexión, en un libro que se lee con mucho entusiasmo. Para lectores que quieren ser más inteligentes y no tienen vergüenza de ello.

6.En casa con mis monstruos, de Guillermo del Toro (Turner)

“La lluvia tiene un cierto sentimiento romántico gótico, amo la lluvia”, dice poéticamente Guillermo del Toro en este catálogo de su muestra de las que todos hemos hablado, pero que sabemos está en Guadalajara. Para lectores mágicos que quieren dejarse sorprender y maravillar.

7.El vals de los monstruos, de Lola Ancira (FETA)

Ojalá puedan conseguir este libro, porque lo que sabemos es que su primera tirada casi se ha agotado. Lola es uno de los talentos elegidos por la Feria Internacional del Libro en Guadalajara y su narrativa es fresca y muy imaginativa. Para los lectores que quieran estar en lo último de la literatura.

8.Tomografía de lo ínfimo, de Laura Sofía Rivero (FOEM)

Un libro de ensayos que también puede ser poesía, que a veces son cuentos y que demuestra esa mirada al detalle que tiene la autora. A veces pasan cosas ínfimas en la vida, pero ¿cuántas de esas cosas ínfimas todas juntadas nos cambia la vida? Para los lectores que quieran tener un manifiesto para andar con pantuflas en la oficina.

9.Sinfonía del placer (Lo que nos enseña la música en el sexo y viceversa), de Verónica Maza Bustamante (Turner)

La siempre atenta Verónica nos cuenta el tema de la música (¿es importante para ti en el sexo?), echando mano de sus recuerdos de adolescencia y haciendo un ensayo que nos hace pensar y al mismo tiempo desear otra experiencia de esa naturaleza. ¿Qué tienen en común la identidad sexual y el punk?, se pregunta Maza. Para lectores curiosos y llenos de esa energía vital.

10.Cinécqdoque, de Luis Reséndiz (DeBolsillo)

Un gran libro, sobre todo por la falta de ese cine sólo para unos cuantos. Hay que ser un ensayista inteligente para analizar esos blockbuster que todos han visto. Para lectores que quieran ir a ver Star Wars bien guarecidos y con muchos argumentos a su favor.

11.Detective Malasuerte, de Hilario Peña (Océano)

¿Leer otra vez las tres novelas del detective? Sí, porque el autor lo ha revisado, agrega cosas y nos trae otra vez la vida de este detective, que a lo largo de las tres novelas se ve su evolución. Pero sobre todo leerlo para saber qué clase de autor es Hilario, un hombre prolífico y al mismo tiempo enamorado de sus libros, con una convicción propia de un autor de fe. Para lectores que vuelven a releer con la misma pasión inicial.

Te puede interesar:  Calais, el desmantelamiento de la Jungla, los migrantes y Carrére...

12.El mal de la taiga, de Cristina Rivera Garza (Literatura Random House)

Cristina Rivera Garza es una de nuestras autoras más importantes, pero ¿quiénes somos después de sus libros? Esta reedición por su nueva casa editorial nos obliga a pensar que hemos crecido con sus historias y al mismo tiempo nos refleja lo distintas que son esas historias ahora. Para los lectores que están convencidos de que Cristina Rivera Garza es una autora noir.

13.Ojo avizor (Recuento), de Amaranta Caballero Prado (Cocodrilos)

La poesía de la guanajuatense Amaranta es discursiva y cuenta historias como si de un cuento habláramos. De pronto, algo que es la voz poética salta desde las páginas haciéndonos llorar o dándonos nostalgia infinita. Para los lectores que creen que la poesía es necesaria.

14.Sirenas, de Lorena Amkie (Ediciones B)

Regresa Lorena Amkie a sus historias juveniles, esta vez con una raíz social que consiste en preguntarse si la amistad persistirá más allá de las diferencias económicas de las protagonistas. Para los lectores que quieren cruzar todos los mares.

15.El lector a domicilio, de Fabio Morábito (Sexto Piso)

Ya sé que no acaba de salir de la imprenta, este libro es en realidad de 2018, pero ha ganado el Xavier Villaurrutia y es una novela excepcional. Un hombre lee a domicilio, su voz es dulce, pero no transmite nada. En el medio, la historia de una poeta mexicana. Para los lectores que buscan una literatura que nos conmueva el corazón.

16.Elvis nunca se equivoca, de Rodrigo Morlesin (Planeta Junior)

La reedición en un nuevo sello comprueba la eficacia de esta historia escrita por un diseñador gráfico que se dio cuenta de que en realidad también es escritor. La vida de un perro y como esos perros son más importantes en nuestra existencia que lo que a veces admitimos. Para esos lectores que les gusta llorar de la primera a la última página.

17.Yo soy Araña, de Carlos René Padilla (Reservoir Books)

Un hombre que se vuelve imaginariamente un superhéroe para vencer a la realidad mexicana. No sabemos qué pasará, pero lo cierto es que nuestro buen autor ha elegido a nuestra criatura preferida: Al Hombre Araña. Para esos lectores que nunca dejan abandonada la imaginación.

18.La memoria donde ardía, de Socorro Venegas (Páginas de Espuma)

La memoria, ese saco ardoroso que permanece a lo largo de todos nuestros días, ¿recuerda bien? ¿nos hace a veces trastabillar? ¿la memoria trae la muerte, las pérdidas? Para esos lectores que necesitan acompañamiento en sus duelos y en sus sueños.

19.México se escribe con J, de Michael Schuessler y Miguel Capistrán (DeBolsillo)

Un libro hecho por muchos expertos a la hora de retratar la identidad queer en nuestra sociedad mexicana. Una historia de la cultura gay, edición corregida y aumentada. Para esos lectores que no necesitan que le cuenten las cosas de oído.

20.Fandelli, por Guillermo Fadanelli (Cal y Arena)

Ha vuelto al apócope de su apellido, a Fandelli, cuando así le decían sus compañeros de la secundaria. Una novela breve de parte de Guillermo, con un tono existencialista, por parte de un autor que este año ha recibido el Premio Nacional de Zacatecas. Para lectores que siempre siguen al mismo autor.

  1. Evaporadas: Las chicas malas de la literatura, de Eve Gil (NitroPress)

Un gran libro que demuestra hasta qué punto hay que cambiar el canon de la literatura mundial, donde Eve Gil nos muestra esas chicas no santas de la pluma y nos lleva a leer a muchas que desconocíamos. Para lectores que no se conforman con lo ya dicho.

22.Oriundos, de Fernando Fernández (Cataria Ediciones)

Un libro que no encontró editorial pero encontró lectores. La historia del exilio en un momento donde los migrantes tienen ese tufo a mala palabra. Una narración que nos lleva a esos tiempos donde empezó todo, pero ¿dónde termina? Para los lectores viajeros que no se quedan en su casa.

23.Orange Road, de Isaí Moreno (NitroPress)

Una novela que parece una ciencia ficción, si no fuera porque todo lo que cuenta Isaí ya pasa en muchos lugares. Esos sitios donde la religión manda, esas historias distópicas en donde el ser humano queda reducido a un número. Para los lectores que no duermen a la noche.

  1. Breve tratado del corazón, de Ana Clavel (Alfaguara)

Un libro que parece un corazón, un corazón analizado por Ana Clavel, en un mundo donde parece que nos faltara precisamente el corazón. Un tratado biológico y sentimental. Para lectores que no tienen donde ir a confesarse.

25 libros para el verano
Jaulas vacías, de Bibiana Camacho (Almadía)

25.Jaulas vacías, de Bibiana Camacho (Almadía)

Se llama Bibiana en homenaje a su abuela, tal vez la persona que inspiró este libro de cuentos. Hay una evolución constante de Camacho, la autora de La sonámbula, enraizada en las relaciones humanas, en ese detalle ínfimo (y a veces bestial) de la vida. Para los lectores que le tienen bronca al vecino de enfrente.

Comments are closed.