Reduciendo los desechables

7 acciones para reducir los desechables en la cocina

Por Mayra Cuautle

Los utensilios desechables como platos, vasos, envases y bolsas se han convertido en un gran problema para el ambiente debido a su uso irresponsable.

Ciudad de México, 11 de mayo (MaremotoM).- Estos utensilios en plástico son útiles, pero controlar su uso es indispensable para cuidar nuestro hogar común: la Tierra. Por ello te compartimos 7 sencillas acciones que puedes convertir en hábitos, sin problema.

Lleva bolsas de tela al comprar ingredientes

Las bolsas de tela no representan una gran carga y se pueden doblar fácilmente, puedes llevarlas a todas partes en un pequeño espacio de tu mochila y su vida útil puede ser muy larga dependiendo del material del que esté hecha. Existen de varios tamaños y colores; las hay de yute, de algodón y de tejidos reciclados. También las hay más especializadas como las de malla que son ideales para transportar frutas y verduras.

Compra a granel

Existen varios productos que se venden empaquetados, por ejemplo, en los supermercados encontramos champiñones en charolas de unicel envueltas en plástico adherente. Sin embargo, en el mismo punto de venta también los encontramos apilados, sueltos. Como lo ideal es comprar sólo lo que necesitas, evita la basura innecesaria seleccionando a mano aquellos que vas a cocinar. Esta acción la puedes hacer diariamente en los mercados o tianguis, sólo es cuestión de preguntar, siempre habrá alguien dispuesto a venderte cantidades pequeñas y en tus propios recipientes.

Utiliza botellas de vidrio o termos

Antes de salir de casa llena una botella o termo con agua potable, de esta manera evitarás comprar botellas de plástico diariamente; el planeta y tus bolsillos te lo agradecerán a largo plazo. Si ya compraste alguna, reutilízala tantas veces como sea posible y recuerda que al final de su vida útil debes llevarla a un centro de reciclaje pues con este material se pueden hacer desde ladrillos para construcción hasta muebles. Por otro lado, si estás en un restaurante puedes pedir un vaso con agua, en vez de la botella.

Guarda todo en recipientes herméticos

Las bolsas resellables son una buena alternativa para guardar todas las preparaciones y acomodarlas en espacios pequeños, siempre y cuando se laven y se utilicen tantas veces como se pueda. Por otro lado, los recipientes herméticos, resultan ser una mejor inversión, pues los hay de todos tamaños y formas. Guarda en ellos lo que sobró de la cena, las frutas y verduras picadas, los caldos, las salsas de mesa o lo que se te ocurra, pero procura que sean de vidrio, polipropileno o policarbonato para que duren por mucho tiempo. Si no quieres comprarlos nuevos, también puedes reutilizar, por ejemplo, en México —y aunque sea motivo de risa para algunos—, es muy común encontrar en el refrigerador botes de yogur con frijoles cocidos dentro.

Te puede interesar:  Zeth Arellano, una de las participantes de la voz coral que retrata a Paulina Rubio

Evita el plástico adherente

Es muy fácil tomar el rollo de plástico y envolver con capas y capas las verduras cortadas para que no se resequen, pero esto está muy mal. Actualmente existen productos que cumplen con funciones similares, como las envolturas de cera de abeja. Comprarlas puede resultar algo caro, pero existen muchos tutoriales en Youtube donde te enseñan a elaborarlas desde cero. Además, las podrás utilizar varias veces. Si no, puedes seguir el consejo 4 y guardar tus alimentos en recipientes.

¡Que no te dé pena! Lleva tu tupper

Lleva un recipiente hermético cuando compres comida preparada “para llevar”. Un plato para los tacos, el bote de crema para el guisado, una botella para el agua fresca. Puedes pedir hasta las salsas, limones y guarniciones en pequeños contenedores, tal vez en un principio te vean extraño, pero créenos se terminarán acostumbrando.

Planea tus comidas

Calendarizar tus comidas antes de comprar los ingredientes ayudará a que reduzcas tu consumo de desechables, así sabrás cuántas bolsas y recipientes tendrás que llevar al supermercado. Por otro lado, si sabes que comerás en la calle y que ese puesto utiliza desechables, podrás adelantarte y llevar tu recipiente. Recuerda a la par de reciclar lo que ya tienes, hay que pensar en no seguir adquiriendo más productos de plástico o unicel.   Con estos pequeños consejos pondrás tu granito de arena para cuidar el planeta. ¿Tienes algún otro? Compártelo en los comentarios.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR MAREMOTOM CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE LA COCINA LAROUSSE. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción

Comments are closed.