Leonardo Favio

A 10 años de su fallecimiento, en Argentina todos recuerdan a Leonardo Favio

Con un ciclo con cinco de sus largometrajes en el Cine Gaumont que comenzó el jueves y un concierto sinfónico a que se realizó el 13 de agosto en el Centro Cultural Kirchner, se homenajeó a la figura y la obra del que es considerado el mejor cineasta de ese país.

Ciudad de México, 22 de agosto (MaremotoM).- En Argentina todos recuerdan a Leonardo Favio (1938-2012), cuyo fallecimiento se conmemora, este noviembre de 2022.

Con un ciclo con cinco de sus largometrajes en el Cine Gaumont que comenzó el jueves y un concierto sinfónico a que se realizó el 13 de agosto en el Centro Cultural Kirchner, se homenajeó a la figura y la obra del que es considerado el mejor cineasta de ese país.

Entre el 11 y el 17 de agosto, cinco películas de Favio fueron proyectadas con acceso gratuito en el Complejo Gaumont (Avenida Rivadavia 1635) del Incaa, del porteño barrio de San Nicolás, frente a Plaza del Congreso.

En el hall del Complejo contará se podrá apreciar con una muestra fotográfica facilitada por el Archivo Audiovisual Municipal de Avellaneda, con material sobre sus películas.

“Esta iniciativa, que se enmarca en la celebración del Año Homenaje a Leonardo Favio, se completa con una serie de actividades organizadas por la TV Pública, Radio Nacional, Canal Encuentro, el sitio web Universo Favio y el Centro Cultural Kirchner, coordinadas desde el Ministerio de Cultura de la Nación con la intención de resaltar el valor y la trascendencia que tiene esta figura en la historia artística y cultural argentina”, señaló el Incaa en un comunicado.

El concierto homenaje y dedicado a su obra, con un ensamble de cámara con arreglos y dirección de Julián Caeiro y Pablo Salzman, un coro y artistas invitados, trajo el arte de

Mariano Fernández Bussy, Luciana Jury, Chino Laborde, Iván Noble, Barbarita Palacios, Dolores Solá, Sof Tot y Sofía Viola. Es precisamente, el cierre con la sobrina de Leonardo Favio, Luciana Jury, probablemente la mejor cantante argentina, que tuvo un alto contenido emocional, al “rappear” las frases de sus películas y frases suyas, como “Mono, las pelotas” (De Gatica), que demostró a todos el gran legado del cineasta y cantautor.

Leonardo Favio fue uno de los más grandes cineastas del país y sus películas son consideradas dentro de las mejores de la historia del cine argentino. Su trabajo actoral y su paso por la música también le dieron gran trascendencia popular tanto en Argentina como en el resto de Latinoamérica. Durante toda su carrera supo conciliar su enorme talento artístico con un profundo compromiso político y social, que en 1999 quedó plasmado en el documental Perón, sinfonía de un sentimiento.

Fuad Jorge Jury Olivera, conocido como Leonardo Favio, nació en Las Catitas, Mendoza en el 28 de mayo de 1938. Niño revoltoso y de padre ausente. Durante su adolescencia se inscribió en la Marina pero fue expulsado pronto. Pasaba sus días en el Jardín Japonés; cometió algunos delitos menores por los cuales termina preso y en reformatorios.

Leonardo Favio
Su carrera de cantautor. Foto: Cortesía

Luego de algunos años encerrado cambia el rumbo de su vida y regresa a Mendoza. Allí trabaja en radioteatros melodramáticos con lo que obtiene cierto reconocimiento en su provincia y en San Juan. La obra más exitosa, La fiera acorralada, había sido escrita por su madre.

Gracias a su tía, la actriz Alcira Olivera Garcés, casada con el guionista Abel Santa Cruz, comenzó con pequeños papeles en radioteatros de Radio El Mundo y su primer papel en cine: El ángel de España. Ya entusiasmado con su trabajo, se inicia en la televisión.

Cuando conoce al director Leopoldo Torre Nilsson, él mismo se convierte en su aliado, consiguiéndole su primer protagónico en El secuestrador (1958). Gracias a este papel consiguió trabajar con prestigiosos directores de la época como Fernando Ayala, en El jefe, Daniel Tinayre, en En la ardiente oscuridadJosé Martínez Suárez, en Dar la cara, y nuevamente con Torre Nilsson, en Fin de fiestaLa mano en la trampa y La terraza. En estos años conoce a la que será su mujer, María Vaner, con quien tuvo a su hijo Leonardo.

Previamente a su primer largometraje realizó dos cortos: El señor Fernández, en 1958, y El amigo, en 1959. Debutó en la pantalla grande con Crónica de un niño solo, dedicada a Leopoldo Torre Nilsson, quien lo apadrinó y dio su aval frente al Instituto del Cine para realizar su ópera prima. En ella retrata la vida en un reformatorio. Es considerada una de las mejores películas del cine nacional. Es la que inicia la trilogía de Favio basada en cuentos de su hermano. Ganadora del Premio de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica y Mejor Película en el Festival Internacional de Mar del Plata.

Te puede interesar:  Adán Miranda es el realizador del cartel del 26 Festival de Cine de Málaga

En 2001, Leonardo Favio recibió el Diploma de Honor de la Fundación Konex como uno de los cinco mejores directores de cine de la década.

Leonardo Favio grabó dieciséis discos, dirigido trece películas y actuó en veintiséis.  

Falleció en 2012 y dejó una inmensa obra que hoy forma parte del patrimonio cultural y artístico nacional. En julio de este 2022, cinco de sus películas fueron declaradas Bien de Interés Artístico Nacional, con el fin de preservar su soporte material.

GATICA, EL MONO, UNA DE LAS MEJORES PELÍCULAS DE FAVIO

El filme basado en la vida del boxeador argentino Jose Maria Gatica, “el Mono”, es quizás una de las mayores obras del cine argentino protagonizada por Edgardo Nieva, Horacio Taicher, Virginia Innocenti, Cecilia Cenci, Armando Capó, María Eva Gatica (hija del fallecido boxeador), Juan Costa y Miguel Fernández Alonso.

Estrenada en 1993 y con un costo de 3,2 millones de dólares fue un suceso de público, superó los 430 mil espectadores y luego de ganar el Premio Goya en España fue seleccionada para representar a la Argentina en los Oscar en la categoría filme extranjero, pero Leonardo Favio decidió retirarla de la competencia por diferencias que mantenía con las autoridades del INCAA (ente del cine argentino) de aquellos años a quienes exigía el mismo trato para los filmes nacionales que tenían los extranjeros.

Hay que recordar que la película pudo llegar a distintas salas cuando el ex dueño del Diario Ambito Financiero, Julio Ramos, contribuyó con dinero para que se pudieran hacer las copias y así ser estrenada en toda la Argentina.

Luego de bajar la película de los Oscar, en sesiones extraordinarias el parlamento argentino sancionó la actual Ley de Cine. La prensa extranjera consideró que Gatica, el Mono, no solo tenía todas las posibilidades de triunfar en la terna Mejor Filme Extranjero en los Oscar, sino que además el guion junto a su director podrían haber sido nominados. La película tuvo distribución mundial y la crítica eligió a Favio como uno de los grandes directores de cine que ha dado el mercado de habla hispana.

SU CARRERA DE CANTAUTOR

En Latinoamérica es más conocido como cantautor que cineasta. Algunos dicen que eligió a la canción de amor para poder solventarse en el cine, pero Leonardo Favio desmintió eso una y otra vez. “La canción para mí es algo muy importante, yo la valoro, sé que a través de mis canciones que son simples y sencillas y un pretexto para cantar, estoy en el inventario familiar de casi todo el mundo de habla hispana”, dijo en un programa de televisión en Chile.

“Hace unos 20 años me tocó trabajar con él en su gira por México, hicimos como 10 conciertos, él se veía ya muy cansado y enfermo, ya no podía comer nada, una dieta estricta de arroz al vapor y pollo cocido. Un día me dijo que le regalara un dulce, yo traía un pica fresa y se lo di, a las 12 de la noche me llaman a la habitación para decirme que pidiera una ambulancia, pues Leonardo estaba muy mal. Se había comido el dulce. Nunca dijo que yo se lo había dado, solo me hizo un guiño de ojo cuando lo iban subiendo a la ambulancia y dedo índice en la boca en señal de silencio. Le hicieron un lavado de estómago y después él dijo que se había encontrado un dulce. Cuando estábamos solos me dijo, pero que clase de país es este que le ponen pique a los dulces”, cuenta el promotor Jacobo Márquez, encargado de traerlo a México, donde es muy popular como cantante.

 

Comments are closed.