Luis Enrique Ramírez

A la memoria de Luis Enrique Ramírez

Lo asesinaron entre el miércoles y el jueves. Los informes desde Culiacán son inciertos pero todo apunta al narcotráfico. En sus últimos tiempos Luis Enrique incursionó en la columna política, un peligro en México si no sabes dominar los dados de la información.

Ciudad de México, 6 de mayo (MaremotoM).- No me gustan las tragedias. La vida se encarga de que lo sean. Cuando uno muere hay que dejar descansar a las almas que parten.

Luis Enrique Ramírez era de un talento singular en el periodismo cultural. No despegó pero todos sabíamos que era uno de los mejores. Pero sobre todo poseía el don de hacer reír. Él sufría pero nos hacia reír a quienes lo conocimos. Siempre intenté ser su amigo y solo hasta el final lo logré, cuando pudimos perdonar nuestros errores mutuos.

Hay fe de su trabajo en lo realizado en La Jornada, con enorme acierto. O en los atisbos que sobre Elena Garro podemos encontrar en su libro La ingobernable.

Vaya esta descripción: “Llega entre bugambilias, las azaleas y las nochebuenas como una aparición. Elena Garro no camina, la mueve el viento. Frágil, pálida, delgadísima, lleva en su rostro la desolación como un tatuaje”. Un libro incompleto pero único en la hechura de un reportero que conocía a su presa…

Te puede interesar:  Qatar: antes, ahora y antes

Lo asesinaron entre el miércoles y el jueves. Los informes desde Culiacán son inciertos pero todo apunta al narcotráfico. En sus últimos tiempos Luis Enrique incursionó en la columna política, un peligro en México si no sabes dominar los dados de la información. Veremos lo que digan las pesquisas y esperemos que llegue la justicia…Descanse en paz nuestro querido amigo. Un abrazo fraternal a su familia.

Comments are closed.