Claudia Guillén

“A veces nos quedamos en la epidermis y lo que intenté fue un primer acercamiento más a fondo”: Claudia Guillén

Crónicas de lo habitual es el reflejo de quién es Claudia Guillén, un personaje que nació en la tradición literaria y humanista y son un registro de artículos que van desde temas intelectuales a temas populares, es decir que ese espectro es la vida en general”, ha dicho Celso José Garza Acuña.

Ciudad de México, 8 de octubre (MaremotoM).- La escritora Claudia Guillén tiene su propia caja de maravillas en el libro editado por Abismos, la editorial de Sidharta Ochoa y la Universidad de Nuevo León, Crónicas de lo habitual.

Hace poco le hicimos una nota al doctor Héctor Zagal, por su libro El gabinete de curiosidades y este libro nos hace acordar mucho a ese deseo de transmitir algo que no tiene un fin didáctico ni moralista, pero que encanta a los ojos de los lectores.

¿Elena Poniatowska tenía miedo al eco del río Sena en París? ¿Qué decir de Unamuno, alguien que la autora leía todos los días, gracias a su padre escritor? Una crónica sobre la gastronomía mexicana, orgullo de identidad, dice Claudia.

“Claudia Guillén ama la vida y es de las pocas personas que conservan la bonita y elegante costumbre de desearle buenos días al prójimo. En este libro, que es una invitación a la nostalgia, utiliza la crónica ensayística para compartirnos parte de su visión del mundo”, dice Lorena Sanmillán en la presentación del libro en Monterrey.

Crónicas de lo habitual es el reflejo de quién es Claudia Guillén, un personaje que nació en la tradición literaria y humanista y son un registro de artículos que van desde temas intelectuales a temas populares, es decir que ese espectro es la vida en general”, ha dicho Celso José Garza Acuña.

Claudia Guillén
Crónicas de lo habitual. Editó Abismos. Foto: Cortesía

“Claudia Guillén es mi amiga. Y una de las razones de nuestra amistad es que su interés por la literatura es real, no impostado. Ella es una genuina amante del mundo ficticio y social que sostiene y da vida al mito de la literatura. La reunión de crónicas, viñetas y demás textos heterogéneos que dan lugar a Crónicas de lo habitual, son una canasta, una muestra, escrita con sencillez y claridad casi didáctica, de sus experiencias y preocupaciones personales sobre la literatura, la historia y la cultura popular. Por lo tanto serán placenteras y de provecho para quien guste de la charla culta e informal al mismo tiempo”, fue la opinión del escritor Guillermo Fadanelli.

–Parece un cuarto de las maravillas tu libro

–La idea fue crear un libro por demás variado, de temas de interés de lo cotidiano, de lo habitual. Alude a nuestra cultura más entrañable, a nuestra cultura en términos literarios y a personajes icónicos.

–Te habrás sentido muy libre a la hora de escribir estas viñetas fantásticas

–Sí, mira durante algunos años tuve el ejercicio de tener una columna y se me ocurrió que era interesante tomar algunos de esos textos, retrabajarlos, que pudiera permitir dar voz tanto a tradiciones como a personajes y recobrar la memoria de nuestra propia identidad. Sin dejar a un lado sucesos que han pasado en el mundo, como las hermanas dominicanas Mirabal, que luchaban contra el dictador Trujillo, las alcanzó la muerte pero con su muerte lograron derrocarlo. Unamuno, una voz fundamental, en la tradición literaria occidental. Pero también me interesó que la abuelita de los mexicanos, Sara García, nunca tuvo nietos y protagonizó una vida por demás trágica. A veces nos quedamos en la epidermis y lo que intenté fue un primer acercamiento más a fondo, para explicarnos muchas cosas.

Claudia Guillén
La idea fue crear un libro por demás variado, de temas de interés de lo cotidiano, de lo habitual. Foto: Facebook

–Unamuno está muy de moda, porque Alejandro Amenábar acaba de sacar una biografía en el cine

Te puede interesar:  Este libro toca emociones de mi niñez, a través de la biología y los animales: León Cuevas

–Pero en mi caso te contaría que mi padre que fue escritor, Pedro Guillén, era una tarea cotidiana de leerlo todos los días. El primer libro fue Niebla, de Miguel de Unamuno y por eso está en mis crónicas.

–Hablas de los ecos del río Sena de Elena Poniatowska

–Tuve la oportunidad de conversar con Elena sobre su infancia. Tengo un apego con la memoria, yo, en lo personal, traer esas infancias que ya no son lo de los niños de hoy. Es como hacer un retrato que estuvo cabalgando entre París y México. Para ella, caminar al lado del río Sena le daba miedo el sonido del río. Cuando llegó a México, por ser tan güera llamó la atención. Como estos amores que llegan sin avisar, ella se enamoró de México, ante los olores, los colores, las manifestaciones de la gente…

–¿De qué se trata “Monumento a la locura”?

–Por un lado recordar al Gobierno de Porfirio Díaz, que no sólo fue un dictador que duró 30 años, fue un hombre de contrastes y entró a la modernidad a nuestro país. Dentro de ese positivismo, se crea La Castañeda, el primer manicomio y Cristina Rivera Garza lleva a cabo un ejercicio muy interesante en donde nos relata de cómo a las mujeres se nos podía internar en el manicomio, por faltas a la moral. La moral dependiendo de quien la calificara, si un marido consideraba defectuosa nuestra moral podía internarnos en el manicomio.

Claudia Guillén
Nadie me verá llorar me parece el libro más importante de Cristina sin demérito de los otros. Foto: Facebook

–Rescatar a Cristina Rivera Garza en un libro que fue maravilloso

Nadie me verá llorar me parece el libro más importante de Cristina sin demérito de los otros. Tiene la delicadeza de llevarnos de la mano por ese mundo de infierno que era La Castañeda, para su protagonista, que la encierran por una cuestión no demostrada. La Castañeda era un lugar donde iba todo lo sucio de la sociedad. Para esta ciudad moderna, la gente pobre, las mujeres “amorales”, estaban mal vistos.

–Llamas a Rubén Blades el poeta de la salsa

–Así es. Además sí me parece que sus canciones tienen el aliento de la poesía que te acerca a circunstancias terribles. Pedro Navaja es un relato hecho y derecho. Es además, Blades un hombre interesado por causas distintas y emblemático para la cultura de la salsa en el mundo.

–Cuéntame la historia de Sara García

–Ella nace entre varios hermanos y la única sobreviviente. La única hija que tuvo se murió. Toma decisiones drásticas, quitarse la dentadura, lastimarse una pierna, para poder andar con el bastón y construir un personaje de la abuela. De los casi 40 años empieza a transitar como si fuera una mujer anciana. Sin dejar a un lado de que fuera una gran actriz, una manera física de transformarse para hacer este personaje desafortunado, un emblema que era la abuela de México.

–Te dedicaste en este libro a recordar a tus maestros

–Sí. He tenido la fortuna de tener a muchos maestros que me han dejado una huella, en especial Arturo Souto, que fue mi docente en la Maestría. Él era exiliado español y sabía todo y más de la literatura española. Te la compartía como si fuera cualquier historia, nos fuimos entrando en diversos poetas, en varias tradiciones y en relatos que nos explicaban el exilio.

–Pudiera seguir con todos los temas, uno empieza a leer y no puede parar

–Gracias. Este libro es genuino, es honesto, que la gente pudiera acercarse a tradiciones, a personajes, a culturas, que nos han enriquecido a lo largo de la vida y que no perdamos la memoria.

Comments are closed.