Sandro Cohen

Adiós a Sandro Cohen, un editor que tenía el fervor por el detalle

El reconocido poeta, narrador, crítico literario y profesor Sandro Cohen había nacido el 27 de septiembre de 1953 en Newark, Nueva Jersey, Estados Unidos, se naturalizó mexicano en noviembre de 1982, país al que llegó por primera vez en 1973.

Ciudad de México, 6 de noviembre (MaremotoM).- Esta noticia es probablemente una de las tantas que no quisiéramos transmitir, pero ha muerto Sandro Cohen, joven, lleno de proyectos, a causa del coronavirus.

Todas las cosas que hemos leído a causa de la pandemia, es que reaccionamos cuando se muere alguien cercano a nosotros. Es probable. Él no era un amigo, pero formaba parte de lo que yo llamo “familia literaria” y su deceso nos ha dejado a todos en shock.

“Recuerdo a Sandro en su oficina planetaria en la colonia del Valle, poco antes del alzamiento zapatista. Nos mudamos temporalmente del Parque Hundido a esa zona y había un clima de “algo va a pasar”. Josefina Estrada siempre andaba cerca. Fue la época en que publicó Redacción sin dolor. Daba gusto ver el esmero en cada detalle editorial. La portada la hizo su amigo Rafael Hernández, quien hizo cientos de cubiertas en esos años para la editorial. Sandro mismo formó e hizo el diseño editorial de los interiores. En esa época varios editores hacían (hacíamos, lo aprendí ese año) directamente esa labor. Trabajábamos en un programa llamado Word Perfect y Sandro era un geek para esas cosas. Necesitaba saber más que todos y se ponía muy nerd para lograrlo. Por ejemplo: el primer celular de la vida lo vi en sus manos. Amaba ese aparato gigantesco que hoy nos daría risa, pero él se sentía soñado. Amaba la minucia y el detalle de la corrección y el lenguaje. Por varias semanas trabajó en la edición de su propio libro como niño chiquito, entusiasmado y concentrado a la vez. Aprendí ahí que un buen editor debe tener fervor por el detalle”, dice Andrés Ramírez, que un día antes tuvo que lamentar la muerte de Luis Zapata, el escritor de El vampiro de la Colonia Roma.

Sandro Cohen
Era amante del ciclismo y escribió un libro. Foto: Cortesía

El reconocido poeta, narrador, crítico literario y profesor Sandro Cohen había nacido el 27 de septiembre de 1953 en Newark, Nueva Jersey, Estados Unidos, se naturalizó mexicano en noviembre de 1982, país al que llegó por primera vez en 1973.

El autor de Redacción sin dolor (1994) -texto cuyas ventas ascienden a más de 150 mil ejemplares- coordinó talleres de poesía en el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, así como en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) sede Azcapotzalco, además de ser profesor de tiempo completo en el Departamento de Humanidades de esa misma institución académica.

Te puede interesar:  Cuando se mata a un periodista, se asesina su causa
Sandro Cohen
Redacción sin dolor (1994): sus ventas ascienden a más de 150 mil ejemplares. Foto: Cortesía

El 23 de octubre del año pasado se le rindió un homenaje por su trayectoria en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes. Ahí, donde se recordó que su primer poemario, De noble origen desdichado, cumplió cuatro décadas de su aparición, el académico afirmó: “México es un país cuya humanidad debemos defender hasta las últimas consecuencias contra la barbarie, la insensibilidad, los canallas, el cinismo, la penalidad, el vacío, la nada”.

Defensor e investigador del idioma español, Cohen estudió la maestría en Lengua y literatura hispánica en la Universidad de Rutgers y obtuvo el doctorado en la Universidad Nacional Autónoma de México.

En poesía escribió De noble origen desdichado (1979), A pesar del imperio (1980), Corredor nocturno (1993), Tan fácil de amar (2008), toda su poesía reunida en el libro Desde el principio.

Sandro Cohen
Las ocurrencias pueden ser muy buenas, mas no son confiables cuando se trata de dominar el ejercicio de la redacción. Foto: Cortesía

Conocedor de los géneros literarios (crónica, cuento, ensayo, poesía, reportaje y material didáctico), en novela tiene Lejos del paraíso (1997), Sansores y Aljure (1997), Los hermanos Pastor en la corte de Moctezuma (2004), entre otros títulos.

Mientras que en crónica destacan Pena capital (plaqueta), Apuntes cervantinos mexicanos. 25 trabajos en torno a la obra de Miguel de Cervantes Saavedra (1988), Cuadernos de Malinalco (1992); De cómo los mexicanos conquistaron Nueva York, en colaboración con Josefina Estrada (2002), México desde sus microrregiones (2004), así como Auge, decadencia y renacimiento de suplementos y revistas culturales (1970), entre otras obras.

Como ensayista, su temática fue diversa, colaboró en revistas literarias y suplementos culturales: Vuelta, Casa Abierta al Tiempo, Laberinto de Milenio Diario; Sábado, de Unomásuno y en La Jornada, entre otros.

El también autor de Zen del ciclista urbano (2014) formó parte de la Generación de los 50 al lado de Vicente Quirarte, Héctor Carreto, Víctor Manuel Mendiola, Ricardo Castillo, Alberto Blanco y Jorge Esquinca, entre otros escritores y como editor apoyó a la Generación del Crack en 1996.

Meticuloso y brillante, siempre con una contestación insólita en entrevistas y en conversaciones, deja un gran legado en la enseñanza de letras y escritura.

“Las ocurrencias pueden ser muy buenas, mas no son confiables cuando se trata de dominar el ejercicio de la redacción, un noble oficio que, lejos de estar en vías de extinción, se está volviendo cada vez más necesario y ubicuo en nuestra vida diaria, ya que pasamos incontables horas frente a pantallas, mediante las cuales nos comunicamos, casi siempre, gracias a la palabra escrita.”, solía decir.

Comments are closed.