Fabio Morabito

Admiramos tanto a Fabio Morábito, ganador del Premio Xavier Villaurrutia

Una historia “fascinante y angustiosa”, dijo Tedi López Mills en la ceremonia llevada a cabo en el Palacio de Bellas Artes.

Ciudad de México, 14 de junio (MaremotoM).- El lector a domicilio (Sexto Piso) es una gran novela. Los periodistas decíamos que tardó en salir, sobre todo para poder ponerla en la lista de los mejores del 2018.

Fabio Morábito, su autor, dijo que era la segunda novela que escribía. Eduardo, el protagonista de esta novela, ha cometido un delito menor por el cual ha sido condenado a un año de trabajo comunitario, que consiste en leer novelas a domicilio a personas enfermas o jubiladas. A pesar de su seductora voz varonil es incapaz de involucrarse en los libros que lee y apenas capta el sentido de las palabras que desfilan antes sus ojos. Sus oyentes se lo reprochan y las amables visitas domiciliarias se convierten en unas situaciones conflictivas que obligarán a Eduardo a cuestionarse como individuo. Atrapado entre el tedio provinciano de una ciudad eternamente primaveral y el peligro de la criminalidad imperante, se dejará arrastrar a una serie de acontecimientos siniestros que de manera totalmente imprevista lo situarán en el meollo de esa población de ancianos a los que de repente se ha visto forzado a dedicar gran parte de su vida. Esa es la sinopsis, con una cantante que no canta y sordos que no se dejan oír, en la vida confundida de Eduardo, uno de esos protagonistas que también podríamos ser nosotros.

“Empezó como un cuento y luego me di cuenta de que podía crecer. Porque justamente hacer un personaje que visita a varios domicilios, extiende la historia. Así empezó. Con la idea de que alguien que cometió un delito menor y que por lo tanto tiene que leer. El clic del personaje es que tiene una muy bella voz y le dieron ese castigo, de leer a gente enferma. El hecho de no engancharse con la lectura, que es lo que nos pasa muchas veces a nosotros, me dio la esencia de la escritura. Los otros descubren eso y se lo reclama”, contó el escritor, nacido en 1955, durante la FIL en Guadalajara.

“Eduardo es una persona metida para adentro, ha perdido a todos sus amigos, no sabemos muy bien por qué, con su padre enfermo, su única relación emotiva es con las meseras del Sanborn’s local, está en una especie de compás de espera en una ciudad que no le gusta. Ese ofuscamiento le da un grado de receptividad muy fuerte ante los demás. Aunque no se involucre con la lectura, termina teniendo una relación muy fuerte con los personajes, que son todas personas anómalas, que tienen cierto conflicto. Se enamora por ejemplo de la mujer que está en silla de ruedas, que nunca ha cantado, tiene un conflicto muy fuerte con el coronel, en la familia de sordos provoca un verdadero sismo. Es decir termina por ser un personaje intenso, a pesar de que tiene una imagen de sí mismo muy ensimismada”, agregó.

Te puede interesar:  LUNES DE LIBROS | Sacrificios humanos, de María Fernanda Ampuero

“La verdad es que no me siento novelista. La otra novela que escribí empezó un poco casualmente, de un cuento. Esas dos novelas surgieron al azar, se fueron extendiendo y no es que me lo haya propuesto. Han sido dos cosas muy distintas, la primera que se publicó en Anagrama me costó mucho trabajo. Esta, en cambio, fueron nueve meses de escritura compulsivas, iba resolviendo cada día los problemas que me planteaba la trama y siento que se escribió sola. Fue muy rápida y sentí que alguien me estaba dictando la historia. No es tanto el estilo, sino la trama, que siempre me trae problemas. Si tienes estilo se va haciendo, pero los problemas que te plantea una historia, no puede reaccionar así un personaje, son graves y por eso ciertas novelas son fallidas”, expresó.

Precisamente, El lector a domicilio, fue galardonada con el Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores 2018, el que recibió lel martes 11 de junio en el Palacio de Bellas Artes.

Este premio fundado en 1955 ahora es convocado por la Secretaría de Cultura a través del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) y la Sociedad Alfonsina Internacional, para difundir y estimular las letras mexicanas, lo que se escribe y se publica en nuestro país.

Fabio Morabito
Fabio Morabito recibe el Premio Xavier Villaurrutia. Foto: Cortesía

Felipe Garrido, director de la Sociedad Alfonsina Internacional, detalló que la edición 2018 de este galardón contó con un jurado integrado por Tedi López Mills, Alberto Ruy Sánchez y Jorge Ruiz Dueñas, quienes eligieron una novela que se ocupa del fenómeno de la lectura, de la conciencia del lector frente al texto y del papel de la poesía en nuestras vidas.

“Como dice el acta del jurado, El lector a domicilio es una novela de gran originalidad, con un ritmo envolvente y una lúcida ironía, su composición fragmentaria reinventa la fórmula del relato de encuentros con un narrador, un antihéroe y crea un universo múltiple, donde lo inesperado crece con naturalidad”.

Por su parte, Tedi López Mills apuntó que El lector a domicilio es una obra excepcional con una historia fascinante y angustiosa, que ocurre en la ciudad de la eterna primavera y cuyo protagonista es Eduardo Valverde, un joven de casi 35 años que por accidente cumple con una labor comunitaria como lector a domicilio.

El problema es que cuando lee en voz alta, Eduardo no entiende lo que lee y esta historia de intrigas, extorsión, amor, erotismo y de experimentos desatinados con un poema sublime, da un giro completo cuando el lector a domicilio descubre un poema de Isabel Fraire.

Comments are closed.