Alonso Arreola

Alonso Arreola en Relamparia, editado por Attica

Estas Letra y Música que regala Relamparia es fruto de una persona atada a esos dos valores con una fuerza que va más allá de lo interior.

Ciudad de México, 27 de marzo (Maremoto).- “Este libro es muestrario de promesas y entusiasmos / Es guillotina decapitada en cuatro fines de semana / Es arrepentimiento sin paredes, cuartos, camas / Este libro es pentagrama, tormenta y relámpago multiplicado / Lo firmo, bajo palabra”​, dice Alonso Arreola en su nuevo libro Relamparia, editada por la naciente Attica, de Paola Tinoco, Gil Gallardo y Zaira Eliette Espinosa.

El nuevo libro de este escribajista nacido en 1974 me llega desde los diversos confinamientos. Debo decir ante todo que es uno de mis más viejos amigos en México, lo conocí quién sabe hace cuándo y dos por tres, como buenos amigos, nos peleamos, discutimos, pero siempre sabemos que estaremos en esa última alba de la existencia. Allí diré: ¡Qué suerte haberte conocido!

Alonso Arreola
Tengo una pulsión primaria que podría haberse manifestado en cualquier actividad. Foto: Cortesía

Dicho esto, admiro su palabra y sus notas. Estas Letra y Música que regala Relamparia es fruto de una persona atada a esos dos valores con una fuerza que va más allá de lo interior. Cada vez que saca una melodía en su bajo, que descubre a un escritor (como cuando trajo a México a Michael Houellebecq y lo paseó con esa rotundidad que tiene Arreola a leer su poesía en este país tan generoso), que él mismo hace unos versos o unos textos, algo cimbra en el correcto estado de las cosas. Algo revoluciona, algo estalla.

Te puede interesar:  RESEÑA | Múnich en víspera de una guerra, de Christian Schwochow

En este tiempo donde ha muerto su padre, este libro está dedicado Al Oso, que es Orso Arreola y Alonso, en una suerte de aforismos a lo Porchia, sostiene que “La memoria se articula con las mejores cosas, pero se sostiene con las peores”.

Alonso Arreola
Relamparia, por Attica!. Foto: Cortesía

Todo el libro accede a lo grave, a esas cosas que de tan simples nunca vienen a nuestro recuerdo inicial y “el deseo es la fuga del balance”, “frente a una tienda, sobre las delgadas piernas del hombre que espera, desespera la tarde, se lamenta”.

Textos sobre los escorpiones, sobre la ventana, algunas narrativas que comprueban la diversidad del lenguaje de Alonso Arreola, completan Relamparia, en un universo donde todo tiene una música propia y secreta.

“Extraño al que soy cuando tomo distancia y viajo, pues cuando me muevo muero. Y nazco”, dice Alonso en este libro muy bien editado por Attica, fruto de una gran labor editorial que dará su cosecha próximamente.

Alonso Arreola Velasco tiene seis discos a su nombre y otros tantos en colaboración o como productor, ha creado numerosos proyectos escénicos en más de quince países. También ha escrito miles de artículos, entrevistas, reseñas, crónicas, poemas o cuentos en revistas y periódicos, así como un libro en torno a cartas de su abuelo paterno (Juan José Arreola). Tiene un laboratorio bajístico con decenas de discípulos (LabA). Aspira a ser hijo del arte y convertirse en pararrayos. Su animal favorito es el búfalo de agua.

Comments are closed.