Alonso Arreola

Alonso Arreola hace La migala: “No es una defensa del suicidio, pero sí a verlo de manera diferente”

Músico, poeta, escritor y gran productor artístico, también el nieto de Juan José Arreola, estará en el Foro Del Tejedor, con Denisse Gutiérrez, Sofía Mora y Juan Manuel Torreblanca.

Ciudad de México, 21 de mayo (Maremotom).- El 7 de junio habrá función especial en el Foro El Tejedor, de la librería El Péndulo. Alonso Arreola, músico, poeta, escritor y gran productor artístico, interpretará el cuento “La migala”, junto a Sofía Mora, Denise Gutiérrez y Juan Manuel Torreblanca.

Un hombre mentalmente desequilibrado libera a una araña ponzoñosa en su casa aguardando por días su picadura mortal. Llena de simbolismo y misterio, la alimaña representa la “muerte aplazada” que sentimos con mayor o menos conciencia y que nos impula a intentar la felicidad o la llana supervivencia.

Ventana a los últimos días de angustia con que alguien decide morir o, mejor dicho, vivir realmente, esta lectura dramatizada ronda al suicidio, la espera, la derrota, el despecho y la soledad, pero también a la monstruosidad que late potencialmente en todo ser humano adulto. Rasgando su lectura aparecen ocho artistas y dos asesinos, mexicanos todos, cuya fuerte fue, precisamente, por suicidio. Ello da pie a intromisiones sorpresivas y musicalizaciones de temas compuestos, también, por quienes decidieron quitarse la vida “antes de tiempo”.

Alonso, un artista siempre en plena potencia con muchas ideas y mucha energía para concretarla, ha generado un guión alrededor de “La migala”, reflexionando acerca del suicidio y trayendo para sí el legado literario de su abuelo Juan José Arreola, que antes que nada fue su enorme pariente que lo llevaba a caminar por Zapotlán, le enseñaba a jugar al ajedrez y que extraña mucho desde que falleció el 3 de diciembre de 2001.

–¿Eres conocedor de la obra de tu abuelo o cada vez que vas a hacer algo de él redescubres un poco la obra?

–Fíjate que sí, en el fondo eso pasa con cualquier obra, cuando la vas a trabajar escénicamente, tienes que darle tantas vueltas a tantas cosas, a tantos detalles, que es algo fascinante. De pronto dices por qué está esa coma allí, un solo verbo toma una importancia trascendental. Es verdad que con la de mi abuelo en particular, aunque conozco bien toda su obra, crecí con ella, aproximarme de esta forma vuelve a darle una vida diferente.

–También es cierto que eres admirador de la obra, no haces obligatoriamente estas aproximaciones

–Sí, es cierto, estás tocando un punto importante. Nunca pensé en involucrarme con su obra. Todo empezó en el 2009, cuando yo me acerqué a la Casa del Lago, que estaba Pacho dirigiéndola y le propuse hacer el espectáculo con Michel Houellebecq. Entonces me dijo que sí y aprovechó para pedirme otro espectáculo que tenía que ver con el aniversario de la Casa del Lago. En un disco tuyo intervienes un texto de tu abuelo, donde está su voz, me dijo Pacho, ¿por qué no llevas eso más lejos? Cuando sucedió lo del Bestiario, otra vez fue la Secretaría de Cultura de Jalisco que me invitó a un Festival para que lo inaugurara. Otra vez fue como una provocación con el plato servido, pues estaba el lugar para hacerlo. Esto de la mirada ocurre porque hace tiempo una amiga muy querida que se llama Andrea Puentes Silva, la dueña fundadora de la editorial Caja de Cerillos, me dice, oye, necesito el permiso de tu familia para publicar en un librito muy cuidado, con diseño de Alejandro Magallanes y dibujos de Gabriel Pacheco, el cuento de “La migala” y entonces conseguí los derechos, cuando lo presentaron en el Museo del Chopo me invitaron a presentarlo. Hice entonces una cosa loca, le hablé a Mardonio Carballo y en una tarde hicimos una lectura, yo le hice la musicalización. Hicimos algo rápido pero fue muy efectivo. El año pasado, que fue el centenario de mi abuelo, presenté otra vez Bestiario, me dice la gente del Claustro, Moramay Kuri, que por qué no hago algo diferente en torno a mi abuelo. Y opté por “La migala”.

Te puede interesar:  ¿Por qué te vas de mí?, el nuevo sencillo de Chayín Rubio
La Migala
La Migala en el Foro del Tejedor. Foto: Cortesía

–¿Qué es “La migala”?

–“La migala” ronda la idea de un suicidio torcido. A mí esa idea siempre me pareció muy atractiva. El espectáculo no es una defensa ni una apología del suicidio, pero sí es una invitación a verlo de manera diferente. La migala es una araña venenosa, lo interesante del hecho que cuenta el cuento es que el narrador se obsesiona y reflexiona sobre ella. Escribí un guión para llevarlo más lejos, me puse a investigar sobre suicidas mexicanos, básicamente lo que construí fue una telaraña a cuatro voces, por un lado está la araña tejedora del destino, el personaje de Sofía Mora (un músico bajista), está Juan Manuel Torreblanca y lo tengo a él como personaje principal, narrador de la historia de la migala. Es el personaje que la libera. Denisse es un personaje que es el espíritu de Beatriz (el desamor que tiene el personaje de La migala), que ronda textos y canciones. Las canciones van de Lucha Reyes a arreglos radicales de “Black hole sun”, de Chris Cornell, canciones de Nirvana, de Joy Division, todos suicidas. Hay un repertorio que tocamos entre todos con arreglos desnudos de esta pieza y el cuarto personaje que soy yo, un locutor de radio que se llama “La noche suicida”. Lo que me parece súper atractivo es ver la muerte como tábula rasa, como igualadora. Es algo bastante dinámico, en un espectáculo que tiene una autonomía extrema, tenemos un mobiliario que multipliqué por cuatro y nosotros nos vamos iluminando nosotros mismos. Es una lectura dramatizada llevada un poco al extremo. Lo difícil ha sido transmitir a todos los que estamos que por más entusiasmo que tengamos no se trata de llegar a la actuación. Somos quienes somos, se trata de abordar estas canciones y estos textos desde lo que somos hoy nosotros. No es teatro.

–Siempre fuiste como nieto de tu abuelo, ahora te reencuentras con él

–Yo me siento muy tranquilo porque soy un fan de su obra. Yo estudié literatura, me gusta escribir, me siento muy tranquilo de hacerlo. Después de esto, no voy a seguir abordando su obra en mucho tiempo. No deseo vincularme tanto. Quiero trabajar con otros autores, hacer otras cosas.

–El 7 de junio es una sola fecha, ¿no será poco?

–Tenemos cinco días después, en Guanajuato, en el Teatro Juárez, otra presentación. Estamos por cerrar Aguascalientes y otras plazas. Lo bonito de esto es que lo definí con una portabilidad muy especial, para que pueda ocurrir lo mismo en espacio chico que en un espacio más grande. Es como una telaraña, se puede expandir y contraer. No necesitamos más que un audio básico y nosotros nos estamos iluminando. Yo deseo que ocurra más veces. Es una pieza artística llena de una triste belleza.

Comments are closed.