Andrés Calamaro “carga la suerte” con Luis Ortega: “El pop se resquebraja”, dice

Dirigido por el reconocido cineasta Luis Ortega, el video de “Tránsito lento” fue rodado en la cárcel de Caseros y otras locaciones de la ciudad de Buenos Aires, resultando en un clip de alto impacto.

Ciudad de México, 16 de marzo (MaremotoM).- “Al día siguiente que Andrés me propusiera ponerle imágenes a esta canción, caminaba por Buenos Aires con la letra y la melodía en la cabeza. En ese tránsito me crucé con los protagonistas del video. Zacarías (hijo de la República de Paraguay) andaba por Constitución, sobre sus muñones, al tempo de ‘Tránsito Lento’. Una chica que dormía, pipa en mano, en un cajero, me interceptó para contarme que era una actriz frustrada, ahora en situación de calle. Y vi a un senegalés aferrado con uñas y dientes a su mercadería, mientras la policía lo arrastraban al patrullero que lo conduciría a la cárcel. Para coronar la jornada, esa noche bailaba en la vereda, Humberto Sanmartino, el Jagger de Abasto. Supuse que nada de esto había inspirado la bella canción que Andrés me había mostrado, pero ya no pude pensar el trabajo sin ellos y vi cómo, en la fusión, todo se resignificaba”.

Ese es el relato del importante cineasta Luis Ortega, contando cómo fue que hizo el video de “Tránsito lento”, que integra el reciente disco de Andrés Calamaro, Cargar la suerte.

Escena del video. Foto: Cortesía

¿Cómo es Cargar la suerte? Un disco de rocanrol puro, un disco hecho en California con Germán Wiedemer (el compositor de las canciones junto con Calamaro) en pianos y teclados, Aaron Sterling en batería y percusión, Erik Kertes en bajo, Rich Hinman en guitarras y Mark Goldenberg en guitarras, más una orquesta de cuerdas y vientos, con músicos estadounidenses.

Te puede interesar:  Los Tigres del Norte presentan su EP "La reunión"

Hecho a 20 años de su disco icónico Alta suciedad, hay 12 canciones que demuestran lo mucho que va a hacer todavía, a pesar de sus 57 años y que tal como dice que se irá a los “Cuarteles de invierno”, una canción con arreglo de cámara, probablemente la mejor del disco.

Rapea en “Las rimas”, dando muestra de cómo está Argentina, el país que no sabe si es de él o lo echa, “Verdades afiladas”, el clip de promoción, donde se despide de su viejo amor, más “Diego Armando Canciones”, “Siete Vidas”, “Mi ranchera”, “Falso LV”, “Adán rechaza”, “Egoístas” y “Voy a volver”, en un disco producido por Gustavo Borner.

Andrés Calamaro en su mejor momento. Foto: Cortesía

¿Y qué dice Andrés Calamaro de “Tránsito lento”?

“Es una canción que se ensancha y se amplía; que excava hacia lo profundo de la existencia en las imágenes del artista Ortega. El envase del pop se resquebraja.

Entonces “esperar salir” es: Esperar salir del encierro, de la miseria, de las adicciones y de la propia cárcel de la naturaleza humana. La variedad de imágenes, personajes, escenas y secuencias es extraordinario cine y arte.

Pocas veces una canción se completa con arte y cine de esta categoría. El tránsito bailable, entonces, adquiere dimensiones marginales de insólita belleza real. El maridaje de canción y cine induce a la reflexión profunda y al baile, en una danza hermosa y terrible, que bailan el cine y la música. La vida y la libertad”, dice.

Comments are closed.