Angela Merkel

Angela Merker, su protección a los refugiados recibe un premio

Angela Merkel recibirá el Premio Nansen de ACNUR por haber brindado protección a las personas refugiadas de Siria en el punto álgido de la crisis.

Ciudad de México, 4 de octubre (MaremotoM).-  ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, anunció hoy que la doctora Angela Merkel y excanciller federal de Alemania, recibirá el Premio Nansen para los Refugiados de ACNUR 2022.

Cada año, el premio se otorga a personas, grupos u organizaciones que han realizado una labor extraordinaria para proteger a las personas refugiadas, desplazadas internas o apátridas. El nombre de este premio se inspira en el explorador, científico, diplomático y trabajador humanitario noruego Fridtjof Nansen.

Bajo el liderazgo de Angela Merkel, Alemania acogió a más de 1,2 millones de personas refugiadas y solicitantes de asilo entre 2015 y 2016, es decir, en el punto álgido del conflicto en Siria y en un momento de violencia letal en otros lugares.

En aquel momento, la ahora excanciller dijo: “Se trata de una situación nunca vista antes que ha puesto a prueba los valores europeos. Es, nada más y nada menos, una obligación humanitaria”. Angela Merkel instó a sus connacionales no solo a “ser libres, seguros, solidarios y abiertos”, sino también a rechazar el nacionalismo que divide.

Angela Merkel
Bajo el liderazgo de Angela Merkel, Alemania acogió a más de 1,2 millones de personas refugiadas. Foto: Cortesía

Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, reconoció la determinación mostrada por la excanciller alemana tanto para proteger a las personas que solicitan asilo como para defender los derechos humanos, los principios humanitarios y el derecho internacional. “Al haber ayudado a más de un millón de personas refugiadas para que pudieran sobrevivir y reconstruir sus vidas, Angela Merkel demostró gran valor moral y político”, señaló Grandi.

“Su liderazgo fue genuino, interpelaba nuestro sentido humano, y se mantuvo firme frente a quienes fomentaban el miedo y la discriminación. Angela Merkel dejó claro qué puede lograrse cuando la clase política emprende acciones en la dirección correcta y se esfuerza por encontrar soluciones para los desafíos que enfrenta el mundo, en lugar de hacer responsables a otros”.

El comité de selección indicó que reconoce el “liderazgo, la valentía y la compasión que mostró la excanciller alemana al garantizar que cientos de miles de personas desesperadas recibieran protección”. Por otra parte, el comité de selección aplaude también los esfuerzos de Angela Merkel por encontrar soluciones viables a largo plazo en favor de las personas que buscan protección.

Además de proteger a las personas forzadas a huir de guerras, de persecución y de violaciones de los derechos humanos, la excanciller alemana fue la fuerza motriz del esfuerzo colectivo que hizo Alemania para recibir y ayudar en la integración de las personas refugiadas mediante programas educativos y de formación, así opciones laborales y de incorporación al mercado laboral. Por otra parte, tuvo un papel clave en la ampliación del programa de reasentamiento de Alemania, que ayudó a proteger a decenas de miles de personas refugiadas en situación de vulnerabilidad.

De igual forma, su figura fue esencial para garantizar que Alemania se convirtiera en un socio humanitario confiable y activo, incluso en operaciones de refugiados en distintas partes del mundo. Tanto las políticas como las declaraciones públicas de Angela Merkel sirvieron como fuerzas positivas en los debates europeos y mundiales en torno al asilo y la gestión de crisis de desplazamiento forzado.

Además de la excanciller alemana, han sido seleccionados otros cuatro ganadores a nivel regional:

En África, la Brigada contra Incendios de Mbera, un grupo de bomberos refugiados voluntarios que ha apagado más de 100 incendios forestales y ha plantado miles de árboles para preservar y proteger la vida, los medios de vida y el medio ambiente en Mauritania;

En las Américas, Vicenta González, quien ha trabajado más de 50 años ayudando a las personas desplazadas y otras en situación de vulnerabilidad, y creó una cooperativa de cacao en Costa Rica para apoyar a mujeres refugiadas y locales supervivientes de violencia de género;

En Asia y el Pacífico, Meikswe Myanmar, una organización humanitaria que brinda asistencia a comunidades necesitadas – entre ellas, personas desplazadas internas – proporcionándoles artículos de emergencia, atención médica, educación y oportunidades de medios de vida;

Te puede interesar:  Una falla técnica histórica en la FIL de Guadalajara

En Oriente Medio y el Norte de África, la doctora Nagham Hasan, una ginecóloga iraquí que brinda atención médica y psicosocial a niñas y mujeres yazidíes que sobrevivieron a la persecución, la esclavitud y la violencia de género a la que fueron sometidas por grupos extremistas en el norte de Irak.

La excanciller alemana y las personas ganadoras a nivel regional recibirán el Premio Nansen de ACNUR en una ceremonia el próximo 10 de octubre.

Considerando que el número de personas desplazadas forzosas en el mundo ya supera los 100 millones por primera vez en la historia, Filippo Grandi recalcó que es imperativo que el público no deje de lado la compasión hacia las personas que se han visto obligadas a dejar sus hogares. Asimismo, instó a los países a honrar la antigua tradición de brindar asilo, como lo han hecho la mayoría de los países que generosamente brindan acogida (entre ellos, Türkiye, Pakistán y Uganda).

Este año se cumple un siglo desde que, en 1922, Fridtjof Nansen, el primer Alto Comisionado para los Refugiados, recibió el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos por repatriar a los prisioneros de guerra y por proteger a millones de personas desplazadas por el conflicto, la revolución y el colapso de los imperios ruso, otomano y austrohúngaro.

De igual forma, se cumplen cien años desde la creación del pasaporte Nansen, un documento de identidad para las personas refugiadas – muchas de ellas también apátridas – que les permitió cruzar fronteras para buscar empleo.

Creado en 1954, el Premio Nansen para los Refugiados de ACNUR conmemora el legado de Fridtjof Nansen, un científico, explorador y diplomático noruego que fue el primer Alto Comisionado para los Refugiados de la Liga de las Naciones. Designado en 1921, Nansen de inmediato se dedicó a buscar soluciones para las personas refugiadas de Rusia y de Armenia, así como de Grecia y Türkiye que fueron desplazadas por el colapso del imperio otomano y por la guerra de independencia turca, respectivamente.

Por la Primera Guerra Mundial y por el colapso de los tres imperios principales en aquel momento, millones de personas refugiadas se convirtieron en apátridas debido a los cambios que sufría el mapa de Europa, lo cual se tradujo en la desaparición de algunos países de origen. Una de las soluciones propuestas por Fridtjof Nansen fue la emisión de un documento que serviría como documento de identidad y como permiso de viaje para que quienes lo portaran pudieran buscar trabajo en terceros países, es decir, más allá de las fronteras del país que les había dado acogida. Alrededor de 450.000 personas refugiadas de Rusia y Armenia recibieron el pasaporte Nansen.

Otras acciones llevadas a cabo por Fridtjof Nansen en el mismo período incluyen la repatriación de cientos de miles de prisioneros de guerra y la operación de socorro para ayudar a las víctimas de la hambruna en Rusia.

Fridtjof Nansen recibió el Premio Nobel de la Paz en 1922, es decir, hace cien años. Por tanto, en 2022 se conmemora también la creación del pasaporte Nansen, que desapareció en 1942. El Premio Nansen para los Refugiados de ACNUR se creó en 1954 y la primera persona en recibirlo fue Eleanor Roosevelt, la primera presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y primera dama de los Estados Unidos (durante la administración del presidente Franklin D. Roosevelt).

El senador estadounidense Edward Kennedy, el cantante de ópera Luciano Pavarotti, la trabajadora humanitaria Graça Machel, Médicos Sin Fronteras y el pueblo de Canadá son algunos de los ganadores de alto perfil. Sin embargo, el premio suele otorgarse a organizaciones o personas que, aunque no suelen estar en los reflectores, merecen recibir apoyo financiero y tener un perfil más prominente por la excepcional labor que llevan a cabo. En ese contexto, ACNUR también ha seleccionado ganadores regionales desde 2017.

 

Comments are closed.