Ángela Molina

Ángela Molina entrega un vestido de tafetán negro de Las cosas del querer al Instituto Cervantes

El acto de entrega del vistoso vestido largo con escote y volantes, colocado sobre un maniquí, se celebró en un acto abierto al público en el marco de la Reunión Anual de Directores que el Instituto Cervantes celebra en el centro cultural Tabakalera de San Sebastián.

Ciudad de México, 21 de diciembre (MaremotoM).- La actriz Ángela Molina (Madrid, 1955) entregó en San Sebastián al director del Instituto Cervantes, como legado para la Caja de las Letras, un vestido de cola, de tela de tafetán negro azabache, que lució en la segunda parte de la película Las cosas del querer, de Jaime Chávarri (1995). Luis García Montero recibió el legado y anunció la intención de que forme parte del museo de la cultura que el Instituto quiere crear como complemento a la Biblioteca Patrimonial estrenada este año.

El acto de entrega del vistoso vestido largo con escote y volantes, colocado sobre un maniquí, se celebró en un acto abierto al público en el marco de la Reunión Anual de Directores que el Instituto Cervantes celebra en el centro cultural Tabakalera de San Sebastián.

Visiblemente emocionada, Ángela Molina leyó un discurso que comenzó con un “Gracias por estar, con todo el tesoro que significa acompañarnos los unos a los otros”. Confesó su “alegría serena de entregar esta noche algo ligado a mí sin remedio”, como es “este vestido de cola de tafetán negro que me ofreció su impulso durante el rodaje” de aquella exitosa película.

Y agregó: “Aunque en el cine la imagen es su esencia más pura, las palabras han sido en mi vida un hogar”. Por eso reivindicó la palabra: “Lo que nos decimos sirve para comunicar ideas, sentimientos…, pero su destino es expresar que nos amamos”.

Te puede interesar:  El crimen como un cálculo del destino en La ira de Dios
Ángela Molina
Ángela Molina entrega su vestido al Cervantes. Foto: Cortesía

Luis García Montero quiso destacar no solo la “trayectoria excepcional” y el talento de la actriz, reconocidos cuando se le entregó este año el Goya de Honor, sino también su autenticidad. Es, dijo “una actriz fundamental en la historia del cine contemporáneo”, que empezó muy joven con Luis Buñuel y trabajó con directores de la talla de Jaime Chávarri, Gutiérrez Aragón, Bigas Luna o Pedro Almodóvar.

Una actriz, en resumen, “muy reconocida” a quien agradeció su disposición a estar presente en la Caja de las Letras. Será en breves fechas, cuando ambos deberán coincidir para dejar el vestido en la caja número 1275 de la cámara acorazada de la sede cervantina en Madrid, junto a legados de pesos pesados de nuestra cinematografía como los directores como Berlanga o Gutiérrez Aragón o intérpretes como Nuria Espert o Ana Belén, entre otros.

Ángela Molina cuenta también con el Premio Nacional de Cinematografía 2016, la Medalla de Oro 2012 de la Academia de Cine y la Concha de Plata 1986 del Festival de Cine de San Sebastián por su interpretación en La mitad del cielo.

A continuación se proyectó la película franco-española Ese oscuro objeto del deseo (1977). Ángela Molina, coprotagonista de esta última película de Luis Buñuel, cerraba con su presencia el ciclo que la Filmoteca Vasca (con sede en Tabakalera) ha dedicado al gran cineasta aragonés. La actriz recordó con profundo cariño a aquel “director con alma de poeta, un ser fuera del tiempo, un genio valiente que sabía dejarse acompañar por el misterio”.

Fuente: Instituto Cervantes / Original aquí.

Comments are closed.