Fórmula UNO

ARABIA SAUDITA 2022: Un par de controversias y otras tantas certezas para un campeonato que promete fuegos artificiales

Estos nuevos coches de Fórmula 1 pueden perseguirse de manera más eficiente, pero las mayores dificultades para encontrar succión se compensan de alguna forma con el uso eficaz del Drag Reduction System (DRS). De manera que el objetivo de darlo de baja a corto plazo parece ilusorio.

Ciudad de México, 28 de marzo (MaremotoM).- ¿Se puede decir que el segundo Grand Prix de Arabia Saudita fue protagonizado por sutiles rehenes? Después de los acontecimientos del viernes, motivados por la caída de un misil a 10 kilómetros del circuito y que derivó en una reunión de pilotos de casi cuatro horas, nada más grave ocurrió. Ahora que equipos, autos y conductores van saliendo del país, una vez terminada la carrera, es probable que puedan tenerse más precisiones sobre lo que realmente sucedió en el circuito de Jeddah en las horas posteriores al atentado, libres ya de relatar lo sucedido y dicho en esa reunión, en los diálogos con los titulares de los equipos, con los organizadores, y los dueños de la Fórmula 1.

Acaso en la semana, lejos de la influencia del mundo árabe, los verdaderos protagonistas puedan contar si efectivamente quisieron detener la carrera y si, en ese caso, se les sugirió que la decisión más sabia era no hacerlo. Una frase de Toto Wolff (“los pilotos estaban muy unidos en sus discusiones iniciales pero, cuando nos escucharon a nosotros y a los oficiales (de la Fórmula 1 y de la FIA), se convencieron de que correr era lo mejor que podían hacer”) parece muy apta para ser leída entre líneas. Mientras esperamos luz definitiva sobre un episodio muy enojoso, nos focalizamos en un par de controversias y otro par de certezas que nos entregó el segundo GP del torneo 2022.

 ¿RedBull regaló la posibilidad de victoria de Checo Pérez?

Esa fue la sensación cuando el equipo lo detuvo en el giro 16 reaccionando a una puesta en escena de Ferrari, que amagó detener a Charles Leclerc y lo mantuvo en pista. El mexicano lideraba desde el arranque y retornó a pista justo detrás del Mercedes de George Russell. Quizás no habría demorado más que una vuelta en dejarlo atrás, pero al toque Nicholas Latifi disparó una neutralización: lo que en Abu Dhabi favoreció a Max Verstappen, aquí perjudicó a su compañero. Como fuera, la decepción de Pérez era indisimulable.

Según el propio Pérez, la decisión no fue polémica: era para ponerse a salvo de un undercut de Leclerc. Tiene lógica, dado que con más downforce, las cubiertas de la Ferrari podrían estar sufriendo menor degradación que los RedBull más descargados. Fue otra neutralización, como la que había provocado Latifi y complicado a Pérez, la que al cabo le permitió a Verstappen recuperar terreno sobre el líder del torneo y, finalmente, batirlo por 549 milésimas. De modo que es improbable que RedBull se cuestione la operación de la vuelta 16.

¿Cuál es realmente el verdadero nivel de Mercedes?

Ya no quedan dudas ni siquiera para quienes acusaban al equipo campeón, durante las pruebas, de no mostrar su verdadero potencial. Acaso es cierto que el verdadero potencial del W13 está escondido, pero en cualquier caso sus ingenieros no pueden destrabarlo. El nivel de controversia se extremó con la pobrísima clasificación de Lewis Hamilton, sin poder superar la Q1. Sin embargo, con una estrategia destinada a limitar daño, el inglés mostró que el equipo está detrás de RedBull y de Ferrari pero por delante del resto: en Arabia eran Alpine, Haas y Alfa Romeo, más o menos en ese orden.

Hamilton terminó décimo porque -como a Pérez- las circunstancias de la carrera no lo ayudaron, cuando Alonso y Ricciardo se detuvieron camino a la entrada a los boxes. Russell llegó quinto y es el rasante del equipo: muestra verdaderamente dónde se encuentra el grado de competencia de los coches plateados. Pero en esa posición probablemente habría acabado Hamilton de haber alcanzado la Q3…

Te puede interesar:  Cristina Pacheco, en su regreso a Canal Once, conversará con la soprano Olivia Gorra

En definitiva: segundo en el campeonato a causa de los abandonos de RedBull en Bahrein, Mercedes está lejos de la punta (“totalmente inaceptable”, al decir de Wolff), y no faltan quienes ahora creen que no podrá ganar una sola carrera en el año. Todavía es demasiado pronto para emitir juicios tan cargados de determinación.

Fórmula UNO
Checo Pérez largó en primera posición. Foto: Cortesía formulauno.com

Se establece una nueva manera de correr

Estos nuevos coches de Fórmula 1 pueden perseguirse de manera más eficiente, pero las mayores dificultades para encontrar succión se compensan de alguna forma con el uso eficaz del Drag Reduction System (DRS). De manera que el objetivo de darlo de baja a corto plazo parece ilusorio.

-Sin DRS no podría haber pasado nunca hoy- admitió Verstappen.

-Creo que por ahora necesitamos el DRS- reconoció Leclerc.

-Sin DRS, la cantidad de sobrepasos se reduciría de manera significativa- opinó Sainz.

Pero como mostraron Verstappen y Leclerc tanto en Bahrein como en Jeddah, el uso más eficaz del dispositivo implica cierta inteligencia táctica, que el piloto de Ferrari usó a su favor en la primera carrera del 2022 y que el neerlandés aprendió sobre la marcha en este GP.

Esa combinación de velocidad final y líneas blancas (de detección de DRS) desempeñará un papel importante en las futuras batallas, no solo por la punta, como se vio en los duelos que sostuvieron, por ejemplo, Alonso, Ocon, Bottas y Magnussen.

Fórmula UNO
Hamilton perdió la oportunidad de entrar en boxes bajo el segundo VSC, ya que los coches habían bloqueado la entrada a boxes. Foto: Cortesía formulauno.com

Los Fórmula 1 actuales van a proporcionarnos grandes momentos durante 2022, por su nivel competitivo. Pero como todavía no pueden desprenderse del DRS, el dispositivo juega otro rol ahora que los autos pueden seguirse más de cerca sin perder tanta carga aerodinámica. Eso exigirá una destreza adicional de parte de los pilotos, que debe evitar, de paso, envolverlos en la farsa que supone tener que correr a baja velocidad (justo antes de la zona de detección) para poder ganar…

La pelea por los títulos quedó servida.

Ferrari tiene un auto más maniobrable y completo, RedBull puede correr con menos downforce y más velocidad punta. La F1-75 y el RB18 son los autos de mayor rendimiento del 2022, con características poco parecidas. Es un momento particular de la historia de la Fórmula 1 y el duelo entre ambas escuadras -que no es novedoso- quedó instalado.

Leclerc (45 puntos) y Verstappen (25), por ahora primero y tercero en el campeonato de pilotos (con Sainz entre ambos, con 33), acentuarán esa característica. En dos circuitos de muy distintas morfología -Sakhir y Jeddah- sostuvieron su nivel, de forma que es posible imaginar que a partir de ahora, si el ritmo de desarrollo está a la altura de lo que ambos equipos pueden entregar, el choque se sostendrá hasta noviembre.

Con un elemento llamativo: el duelo entre ambos pilotos, tan corrosivo como fue en los años del karting, podría volverse estimulante en contraste con el grado tóxico de enfrentamiento que alcanzaron el campeón y Hamilton durante 2021. Las señales que se prodigaron los protagonistas del GP de Arabia parecen querer mostrar otro sentido. Pero aquí no se pueden recabar tantas certezas: a este torneo le quedan 21 carreras, oportunidades más que suficientes para que el duelo se caliente a estratos que hoy ni siquiera podemos sospechar.

Comments are closed.