María Rosa Yorio

Asesínenme, de María Rosa Yorio: una memoria imprescindible de un territorio inexplorado

“Un buen día, después de una escena casi de pugilato orquestada por mi madre, estrellé un televisor contra la pared. Charly me sacó de allí con lo puesto y nos metimos en un bar para pensar dónde, cómo y con qué viviríamos de ahí en adelante. Solo teníamos perfectamente claro que huíamos de nuestros hogares para estar juntos.”

Ciudad de México, 8 de junio (MaremotoM).- He leído por sistema electrónico el flamante libro de la cantante argentina María Rosa Yorio (1954), que relata –aun casi sin quererlo- todo el nacimiento del rock argentino y sin duda el papel de la mujer en ese territorio sin explorar y sin juzgar.

Editado por Planeta Argentina, el libro se titula Asesínenme: Rock y feminismo de los 70, aunque no habla mucho de feminismo y el papel de genio e ídolo atribuido a Charly García deja sin duda un poco menoscabada a la autora.

Ella no juzga, no pone ningún arbitrio sobre las cosas vividas, sólo se relata a contar y es probable que en su manera de decir, de recordar, las mujeres de hoy, tan luchadoras, tan valientes, puedan sacar algo de lo que sucede en el rock y en la vida de hoy.

Vemos el campeonato mundial de futbol de mujeres. ¿Cómo antes no nos llamó la atención dicha competencia y estábamos dispuestas a adorar como siempre a los hombres hicieran lo que hicieran?

María Rosa Yorio, de ese rock que empezaba a nacer y que nunca absorbió a las mujeres, fue pionera en muchas cosas. Se casó con quien inauguraría el símbolo de estrella de rock en Argentina, tuvo un hijo con él, se aguantó los insultos y las bravuconadas de muchas mujeres que eran amantes de Charly, poco a poco se fue percatando de su propia belleza, de su propio talento, poniendo cara de culo a las circunstancias que le tocó vivir, tocando el timbre en la casa de su ex marido –donde estaba su hijo- y que nadie le abriera.
Eran tiempos doloridos, donde una mujer dispuesta a ser la protagonista de la vida de un hombre cada vez más popular, era insultada y vapuleada por las propias mujeres: “De un día para el otro, hordas de mujeres corrían detrás de mi pareja y me resultaba algo muy difícil de asimilar. Hoy quizás lo hubiese metabolizado de otro modo, pero en ese momento fue trágico”, dice María Rosa.

Un libro imprescindible
Un libro imprescindible para entender el papel de la mujer en el nacimiento del rock argentino. Foto: Planeta Argentina

“El sexto también puede matar, yo era muy ingenua e inocente. No estaba preparada para el mundo del rock y su costado más reventado, lleno de groupies y mujeres bravas como Liliana Lagardé y Ada Moreno, entonces novia de Billy Bond y fotógrafa del sello Talet. Un mundo con sus propios códigos y energías que, para colmo, estaba en un momento radical, de crisis y de profundas rupturas”, agrega.

Te puede interesar:  Luis Gerardo Méndez protagoniza Belascoarán en Netflix

Hoy nos cuesta pensar en esas mujeres que Yorio califica de “bravas”. Hoy, las mujeres son solidarias con sus congéneres. Hacen fuerza juntas para lograr cualquier derecho y se juzgan mucho menos.

“Podía verlas burlarse de mí desde el público. Decían que era la chanchita de los Muppets. Cuando desfilaban ante nosotros, sonreían a los ojos de Charly como si yo no existiera. En ninguna de esas chicas había algún deseo de superación o inquietud artística. Era simplemente seducción”, comenta María Rosa.

“Hoy veo muchos avances en los vínculos de las mujeres. Somos capaces de sentirnos más hermanas. La necesidad de apoyarnos y la urgencia por cicatrizar nos ha hecho más mansas entre nosotras, menos tolerantes al engaño. En ese momento, en cambio, la liberación femenina pasaba por el lado de la libertad sexual”, agrega.

El libro se lee fácil, como si fuera una tía que cuenta su historia y al no juzgar, deja que nosotros saquemos las propias conclusiones.

“Hoy me encantaría estar con él, por supuesto que sí; incluso me gustaría cuidarlo, pero también quiero mucho a la persona que ahora está a su lado, que es Mecha, que siendo tan joven hizo y hace tanto por él. Pese a ser casi una niña es bien brava, por algo la llaman “La talibana”. Es la que puso límites en el entorno de Charly. Si no estuviera en pareja con ella, sería una fantasía hermosa volver a estar con él. Jamás le haría a ella lo que otras mujeres me hicieron a mí, seducir a un hombre por detrás. No está en mi ADN hacer algo así”, acaba de decir María Rosa Yorio en una entrevista a La Nación.

Asesínenme. Rock y feminismo en los años 70 recupera la memoria de una mujer que rompió esquemas para trazar un camino que, incluso hoy, continúa siendo difícil recorrer, pero que entonces era casi imposible.

“No habrá sido fácil estar en sus zapatos cuando, allá por los albores de los años 70, María Rosa Yorio diseñaba en tiempo real el manual de cantante argentina de rock. Un libro que, como este, prácticamente no tenía antecedentes y que le tocó escribir mientras asistía a la construcción del genio conocido como Charly García, de quien fue su primera musa”, dice la editorial al promover el libro.

María Rosa Yorio integró las agrupaciones Porsuigieco y Los desconocidos de siempre. Hizo su carrera solista y como bien dice León Gieco en el prólogo, “es cierto que frente al público masculino respondía con soltura, sensual y divertida, también sexy y provocativa. Pero todos sabíamos que lo angelical ocupaba un porcentaje muy alto dentro de su corazón”.

Comments are closed.