AutoConcierto

Autoconcierto de Toluca: La música en automóviles

El #Autoconcierto de Toluca salió como se esperaba, se montó un escenario 360 (4 lados) con estructuras de Ground Support con el piso a 3 metros de altura. Se adoptó esa idea 360 porque si se ponía un solo frente la distancia a las últimas filas de autos sería demasiado grande.

Ciudad de México, 10 de agosto (MaremotoM).- La fecha llegó y se logró producir este concierto al aire libre en Toluca y con el público en automóviles.

El antecedente viene de que en plena Pandemia de Coronavirus, algunos países como Lituania, Corea del Sur y Nueva Zelanda fueron los pioneros en hacerlos, hace meses. Estuve en contacto con algunos de los productores de esos países y con toda humildad y espíritu de compartir conocimientos nos dieron mucha información y claves de como realizarlos, con especial atención a las medidas sanitarias.

Obviamente esos conciertos tenían soporte de gobierno (excepto Lituania) y sus aforos demasiado pequeños para considerarlos redituables; los autos ocupan mucho espacio, por lo que se necesita un terreno muy grande y que cuente con sistemas de acceso y control de boletaje y seguridad. A eso hay que sumarle el escenario, pantallas y personal de operación.

AutoConcierto
Todos usaron cubrebocas. Foto: Julio Rivarola / Cortesía

Uno de los datos más relevantes de esos conciertos en Europa es que los boletos se agotaron en cuestión de minutos.

Para la iniciativa privada mexicana resulta inviable un aforo de 200, 300 ó 400 autos. Los números no salen. Y esto nos lleva a otro tema, el valor económico de los artistas respecto al mercado que ostentan, pero ese tema lo voy a tratar en otro post.

El #Autoconcierto de Toluca salió como se esperaba, se montó un escenario 360 (4 lados) con estructuras de Ground Support con el piso a 3 metros de altura. Se adoptó esa idea 360 porque si se ponía un solo frente la distancia a las últimas filas de autos sería demasiado grande.

Para recibir y acomodar 1,500 autos (4 personas en cada uno) el trabajo logístico para preparación y marcado del terreno fue monumental, calles, distancias, señaléticas y 300 personas de staff para dirigir los autos a su lugar y comunicar al público las medidas sanitarias e informar sobre baños y alimentos, todo con servicio a los autos, o sea, el público no tenía permitido ir a los puestos de comida. Los baños eran sanitizados después de cada uso.

Al ingresar al predio el staff verificaba los boletos, cantidad de personas, que todos portaran cubrebocas y  se le tomaba la temperatura a todos.

AutoConcierto
Lo mejor: el nivel emocional y de excitación se respiraba en cada metro cuadrado del evento. Fotos: Julio Rivarola / Cortesía

Se designó un cuadro para cada coche a 2 metros de distancia alrededor, imposible evitar que el público permaneciera en el interior de los vehículos, la gente se bajó y sólo se le permitió disfrutar del concierto parados junto a su auto, cosa que público respetó y lo que no se permitió fue acercarse a las vallas de contención del escenario.

La mayor parte de la gente portaba cubrebocas, aunque nunca faltan los que no. El staff de control estaba todo el tiempo recorriendo el área dando indicaciones sanitarias.

En el aspecto técnico, 70 personas de audio, iluminación, video,portaban trajes sanitarios anaranjados (tipo Breaking Bad, jaja) y se respetaron a rajatabla las medidas sanitarias.  Por ejemplo, cada micrófono estaba asignado a una sola persona, o sea nadie los compartía.

El escenario tenía 4 sistemas de bocinas, dirigidos uno a cada lado del escenario.

Video: 4 Pantallas digitales de alta resolución, 4 cámaras móviles, una Camera Cable, una cámara en riel, una cámara frontal y 4 drones GoPro.

Te puede interesar:  QUE LA CIENCIA TE ACOMPAÑE | Muchos contagios y pocas muertes: ¿escenario deseable?

Aunque había un gran sistema de audio (el tremendo Clair Brothers, de Sergio Zenteno ), también se transmitía en FM y desde tu coche lo podías sintonizar.

Iluminación: cerca de 120 instrumentos móviles, no había seguidores.

La batería de Moderatto era cuádruple: 4 bombos, 4 snares etc etc, en cada canción el baterista tocaba hacia un lado diferente solo girando su cuerpo.

Camerinos: ninguno alrededor del escenario, se usaron los camerinos del Foro Pegaso, que están a 200 metros de distancia y los artistas se transportaban en camionetas hacia el escenario. Los camerinos estaban equipados con Gel y catering sanitizado, sana distancia del mobiliario, los baños eran sanitizados continuamente y todo el mundo portaba cubrebocas sin excepción.

En la oficina de producción se aplicaron las mismas medidas, sana distancia en las mesas de trabajo, gel por todas partes, cubrebocas y catering sanitizado.

Las conclusiones: el encuentro fue un éxito total, lo que al principio parecía una utopía (meter 1,500 autos), se logró en su totalidad. En lo personal, me parece que el negoció salió un poco apretado, el enorme despliegue técnico y logístico, la cantidad de staff requerido, artistas, publicidad, todo eso cuesta dinero. Esta experiencia sirve a los promotores que se asociaron para refinar y pulir el modelo, aunque una cosa es cierta, para que un autoconcierto sea redituable hay que jugarle a una cantidad masiva de coches, por eso fue un gran acierto el escenario 360.

Lo distinto: hacer un concierto con estas características rodeado de medidas sanitarias, en la producción todos atentos al cubrebocas, sana distancia y aplicación permanente de gel.

Lo mejor: el nivel emocional y de excitación se respiraba en cada metro cuadrado del evento, el público estaba feliz, contento y participando ruidosamente con sus claxons, luces, cantos y aplausos. De verdad fue sumamente emotivo ver al público disfrutando y a todo el staff logístico y técnico entregado a full a su trabajo.

Hubo 2 grupos abridores, Rail Road y Pokerman, dieron lo mejor de sí y el público les respondió igual.

Las estrellas de la noche, Moderatto, dieron un show con toda su potencia, manejaron la atención a los 4 lados del escenario con total maestría y con un Jay de la Cueva que no paró de actuar continuamente en todos los frentes del escenario y transmitiendo mucha emoción y alegría al público.

Me dio mucho gusto encontrarme con colegas y amigos del showbusiness y un placer ver al gran guitarrista Adrian Toussaint, tocando con Moderatto.

Este formato de #Autoconcierto me queda claro que funciona y muy bien, solo falta que las marcas patrocinadoras se animen a participar mas intensamente ante este modelo y le pierdan el miedo.

En realidad, no noté diferencia en el nivel emocional del público que si fuera de parados sin autos, todo en el suelo es distinto, pues los autos ocupan mucho lugar, pero no fue un factor limitante para disfrutar.

Todos los involucrados estábamos muuuuyyy contentos de poder trabajar, muchos meses de vacío en los espectáculos, esta forma de hacer conciertos es completamente nueva para todos y se demostró que funciona, hasta que en algún momento podamos regresar al formato conocido.

Vienen más #Autoconciertos en el #ForoPegaso con la misma organización:  14 de agosto: El Tri de Alex Lora, 15 de agosto: Intocable.

Comments are closed.