Jorge Luján

AZOTEA DE LIBROS | Palabras manzana, de Jorge Luján

Constantemente, los poemas de Palabras manzana son una invitación al pensamiento, la filosofía se hace presente para dejar sembradas en quien lee las más profundas dudas sobre la existencia: la relación con el propio cuerpo, el sentido del amor, el pasar del tiempo, nuestro lugar en y con la naturaleza, sin afirmar verdades absolutas, más bien llevando, a través de la danza con las palabras, a que cada quien busque sus propias respuestas.

Ciudad de México, 11 de noviembre (MaremotoM).- “El gallo abre su pico y sale el sol…” comienza el primer verso de este libro para darle la bienvenida al día y al lector, primero, a un zoológico de poemas que describen con palabras sencillas pero elaboradas imágenes el asombro del poeta por los animales. Y así, echando mano de una innumerable galería de recursos retóricos que aparecen como no queriendo la cosa, como quien juega, como quien se admira por los sonidos que la escritura es capaz de evocar, así, se abre este primer apartado de una de las obras más acabadas de Jorge Luján.

Palabras manzana, es un libro indispensable en el corpus de la literatura infantil iberoamericana de las últimas décadas, tan es así que –raro entre los de su especie- este poemario ha logrado una nueva edición en México, ahora con ilustraciones de Jesús Cisneros, diecinueve años después de la versión española que acogió editorial Anaya y que llevó las geométricas viñetas de Manuel Marín.

A lo largo de estos años, varios de los poemas que constituyen este libro, como “Mi cuerpo y yo”, “Más allá de mi brazo” y “Tarde de invierno”, entre otros, han sido publicados individualmente, a manera de libro álbum, volver a esta reunión de textos los redimensiona dentro de un libro que puede ser disfrutado en orden o dejándose llevar, lúdicamente, por el azar, tal como parece ser el juego que la misma poesía le propone al poeta, y al lector.

Te puede interesar:  La Feria de Guadalajara termina hoy, necesitada de transformación y de vanguardismo

El humor, dado desde el propio lenguaje o a través de las situaciones absurdas que se proponen en algunos poemas está presente, siempre con inteligencia, página tras página de este libro, para recordarle a lectoras y lectores de cualquier edad que es en el juego y en la risa en donde se encuentran las grandes verdades de la vida.

Poemas que evocan la tradición popular hispánica o que reviven la audacia con que los vanguardistas del siglo XX reinventaron el lenguaje para cuestionarlo, al tiempo que expandían sus límites.

Palabras manzana
Edición de loqueleo. Foto: Cortesía

Constantemente, los poemas de Palabras manzana son una invitación al pensamiento, la filosofía se hace presente para dejar sembradas en quien lee las más profundas dudas sobre la existencia: la relación con el propio cuerpo, el sentido del amor, el pasar del tiempo, nuestro lugar en y con la naturaleza, sin afirmar verdades absolutas, más bien llevando, a través de la danza con las palabras, a que cada quien busque sus propias respuestas.

Las coloridas y sobrias ilustraciones, acompañan a vivir la experiencia de lectura de este libro de manera pausada, contemplando lo que los textos tienen para decirnos, mientras las ilustraciones despliegan su estampa de misterio, que también es una constante dentro de este libro, una obra que reivindica la calma, el juego y la alegría, en un mundo en el que hasta los libros para niñas y niños deben hablar de cosas tristes y, sobre todo, pragmáticas:

Abrigo el deseo

                       de no desear nada

                        de holgazanear como el viento

                       ligero de ropa

                       y de pensamientos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*