Béisbol

Béisbol, te robotizaron, te quitaron el  alma, el sentido común

Un mala hoja que al terminar pone su foto en las redes y cuenta los likes, cuántos de zurdos, cuántos de derechos, cuántos de carita feliz, de deditos levantados y de corazoncitos. En eso te convirtieron. Y yo tengo ganas de llorar.

Ciudad de México, 29 de octubre (MaremotoM).- Béisbol, que fuiste mi vida, lloro.

Béisbol, que hiciste que recuerde el día que mi padre se fue de la casa porque fue el del jonrón de Marquetti en el Mundial de Managua y no  por el trauma ¿qué te hicieron, amor mío?

Béisbol,  gracias a ti tracé el camino de mi vida porque lo que yo lo que quería ser era Bobby Salamanca, el contador de historias de la pelota cubana, y el periodismo fue consecuencia.

Pelota mía, fuiste mi amor de segundo grado de primaria al salir de la clase de la maestra Georgia, pero no queda nada de aquello. Te robotizaron, te quitaron el  alma, el sentido común. Ahora eres como una rama de los esports, que se juegan con computadora.

Te puede interesar:  La parábola de los poderosos y los débiles
Béisbol
Te robotizaron, te quitaron el  alma, el sentido común. Foto: Cortesía

Béisbol mío, antes eras como un tipo que amaba la vida y a su mujer le hacía el amor 9-12 veces a la semana, le eras fiel, le escribías poemas y te reías con ella a toda hora. A veces olías a sudor y a efluvios del buen amor. Ahora eres un niño mimado, afeitadito, con el pelo engomado, las uñas cortaditas que tiene relaciones sexuales con su mujer de senos operados los días 6, 19 y 31, si el mes trae 31, nunca antes de tres horas después de comer.

Un mala hoja que al terminar pone su foto en las redes y cuenta los likes, cuántos de zurdos, cuántos de derechos, cuántos de carita feliz, de deditos levantados y de corazoncitos. En eso te convirtieron. Y yo tengo ganas de llorar.

Comments are closed.