Ben Affleck

Ben Affleck, ese muchacho intenso e insoportable, ¿dónde quedaron los Oscar?

Prueba de ello es el último filme hecho para HBO, Un largo camino a casa. Claro, no lo ha hecho específicamente para la gran cadena de televisión, pero está en estas semanas como lo más destacado y en vistas de cómo está el cine gracias a la pandemia, podría considerarse un estreno.

Ciudad de México, 27 de enero (MaremotoM).- Ben Affleck, ese actor de 48 años, que a veces funciona como director y que en 2014 hizo la película Perdida, de David Fincher (un gran filme, aunque las críticas hayan estado encontradas), está cada vez más intenso y más insoportable.

Prueba de ello es el último filme hecho para HBO, Un largo camino a casa. Claro, no lo ha hecho específicamente para la gran cadena de televisión, pero está en estas semanas como lo más destacado y en vistas de cómo está el cine gracias a la pandemia, podría considerarse un estreno.

También es cierto que el actor, ex de Jennifer Garner, ex de Ana de Armas, ex de Jennifer López, acaba de firmar el año pasado un contrato con HBO Max y regresó como Batman en la película Snyder Cut de Justice League

Decimos que es ex, porque todas sus relaciones han sido intensas y él con cada una de ellas vuelve a ocupar la prensa rosa, se emborracha públicamente y esa ironía con la que vemos los destinos de las estrellas nos hacen reír de costado diciendo: ah, mira, otra vez él. Claro que en declaraciones ha dicho que comenzó a beber mucho con Liga de la Justicia y sus amigos dicen que debería ser menos intenso con sus romances, que se terminan luego de la luna de miel.

Muy atrás quedó el Oscar que ha ganado con Matt Damon, cuando eran jovencísimos e hicieron ese bello guión de Good Will Hunting, dirigido por Gus Van Sant y protagonizado por ellos mismos y por el fallecido Robin Williams.

Por supuesto, ellos se convirtieron en estrellas, pasaron a ser famosos y millonarios, aunque hay que decir que Damon tiene un sistema un poco más tranquilo y cada tanto nos sorprende con algún filme bueno.

Te puede interesar:  Las cosas por limpiar, serie que deriva en Las culpas por limpiar
Ben Affleck
Poco creíble en su papel de entrenador. Foto: Cortesía

En el caso de Affleck, más allá de sus escándalos y que siempre esté en las noticias, podríamos decir que cuando ya tiene casi 50 años no ha demostrado ser el gran actor que fue Robert de Niro, que fue Al Pacino, que fueron incluso gente de su generación como Keanu Reeves o el muy torturado Robert Downey Junior.

¿O será que las películas que elige no se ajustan a su prestigio y prefiere esos filmes de palomitas son los que más se ajustan a sus motivaciones? Claro que hizo Argo, con el que ganó el Oscar, aun cuando sea una película del stablishment.

The Way Back (2020) es una película palomera. Un obrero alcohólico, con un hijo muerto por cáncer y que de pronto le llega la oportunidad de entrenar a un mediocre equipo de baloncesto de colegio.

Gavin O’Connor, el director de El milagro, se encarga también de esta y es probable que en su cabeza el filme funcione. Como las drogas mortales, los primeros minutos en Hollywood son adictivos y una vez que estás adentro, miras de reojo para ver cuándo se terminará.

Hay escenas que te atrapan, como cuando él está frente a una cerveza o llora solo o se queda en silencio frente a las cosas que no entiende a su alrededor, pero todo en el guión es sorpresivo y forzoso. La mujer, la hermana, los recuerdos, los amigos, esos chicos que entrena frente a alguien absolutamente agresivo y que no puede mandar ni enseñar nada.

A veces pareciera que la vida de Ben Affleck ingresa en la película, pero al mismo tiempo, uno podría pensar que todas las películas ingresan en su vida y es cómo su alcoholismo que viene a romper los parámetros en El largo camino a casa.

https://www.youtube.com/watch?v=HRBDzRio80A&t=29s

Como si hiciera todo para lograr publicidad y que la gente vaya a ver sus películas. Ahora pronto llega Deep Water, de Ben Affleck y Ana de Armas, o sea…

Comments are closed.