Homero Ontiveros

Bitácora del encierro

El músico y periodista Homero Ontiveros reflexiona sobre el encierro. Mientras tanto, mañana, sábado 11 de abril, tocará un set acústico desde casa en el No voy a salir de casa Fest, a las 20:30.

Monterrey, 10 de abril (MaremotoM).- Hoy por primera vez siento que la situación me supera. La información llega de todos lados y de todo tipo, eso hace que me sienta perdido y no saber en qué punto estamos. Me desespera ver que muchos repiten encabezados y que, ante una situación que sin duda sucederá y que será catastrófica, cosa que nadie ha negado, seguimos peleando por tener la razón. Me abruma, me pesa, me quita la iniciativa. Desde que comenzó el encierro hoy es el primer día que no pongo ningún disco. Intenté hacerlo a la hora de hacer la comida y, como un acto del inconsciente, escogí el de “Honestidad Brutal” de Andrés Calamaro, pero no lo terminé. Sonaba pero no lo escuchaba y sentía que solo hacía ruido.

He querido leer desde la mañana alguno de los libros que estoy leyendo, pero tampoco pude. Solo seguía las letras pero mi atención no estaba ahí. No sé dónde está aún, de hecho. Los cerré y aunque los tengo frente a mí, algo me impide volver a intentar leerlos. Detecto que cada vez estoy más irritable, pero es un un ir y venir entre el enojo y la tristeza. Quise acompañar ese naufragar con música y abrí Spotify, pero ni siquiera supe qué buscar. No solo eso, ni siquiera he tenido ganas de escuchar nada. Me fui a mi cuarto estudio a tocar el piano y pensé que podría intentar componer una canción. No pude, ningún acorde me suena a nada. Y cuando pensé en alguna letra solo se me ocurría pensar en dos ideas: no sabemos dónde estamos ni a dónde vamos, y cada uno quiere tener la razón. Pero quería hacer una canción positiva y con esas ideas rondando pues simplemente no. Me levanté de la silla y dejé el piano. Ni siquiera me daba por tocar mis canciones.

Te puede interesar:  Las cosas por limpiar, serie que deriva en Las culpas por limpiar
Homero Ontiveros
Concierto desde casa. Foto: Cortesía

Me asusta no saber cómo vamos a pasar esta crisis ni cómo ni cuándo nos repondremos de ella. Hoy se agudizó. No me desespera estar encerrado, siempre he sido un tipo que lidia muy bien con la intimidad del hogar, pero tampoco puedo negar que con esta crisis de salud viene también una emocional y esa es la que está ocurriendo. Los ánimos de todos nosotros están a flor de piel y para eso solo basta ver las discusiones en redes. Hoy no he tenido ganas de hacer nada. Hoy por primera vez se empieza a sentir el encierro.

Comments are closed.