Bob Geldof

Bob Geldof edita, con The Boomtown Rats, un disco después de 36 años

Fiel al espíritu contestatario con el que surgió la banda a mediados de los ’70, Geldof asegura que no podría importarle menos si el mundo necesita o no un nuevo disco de The Boomtown Rats. “Lo hacemos y eso es suficiente”, expresa.

Ciudad de México, 17 de marzo (MaremotoM).- Tiene 68 años pero para nosotros siempre tendrá el rostro de la película The Wall, ese protagónico por medio del cual crecíamos y pensábamos que la escuela y las instituciones estaban contra nuestro (bueno, eso no ha cambiado demasiado).

Bob Geldof es un músico y un activista inglés. A veces lo miramos con mucha compasión por todo lo que ha tenido que pasar en su vida personal, a veces con admiración por esos conciertos que ha inventado en ayuda a los países necesitados. El cinismo y el descreimiento le han quitado liderazgo y bonhomía a un hombre torturado, pero ahí sigue.

Vimos a él y a su banda The Boomtown Rats cuando fue el primer Festival Hay en Zacatecas. Todavía no había empezado la Guerra del Narco y esa hermosa ciudad (que yo por primera vez conocía) había expresado toda su belleza para recibir al artista.

Con un carisma que cautivó de inmediato a la audiencia y tras interpretar “Indifference”, “Love or Something” y “Sex Thing”, Bob saludó y dijo, “Buenas tardes, trataré de hablar un poco de español, aunque mi español es una mierda”, lo que fue falso, ya que durante casi todo el concierto habló un claro castellano.

Dio paso a “Cuando llega la noche”, a la que le siguieron: “Happiness”, “Banana”, “Harvest”, “Scream in vain”, “One for me”, “Mudslide”, Birthday Suit”, “Mondays”, Someone’s looking”, “Joey”, “Mary” y “Rat Trap” y por supuesto, al final del concierto, la infaltable “I Don’t Like Mondays”, el hit de la agrupación. Se trata de la legendaria canción dedicada a la adolescente Brenda Ann Spencer, quien había disparado con una escopeta en el patio de la escuela elemental de Grover Cleveland en San Diego, California, el 29 de enero de 1979, matando a dos adultos e hiriendo a ocho niños sólo porque no le gustaban los lunes.

Ahora, la banda liderada por Bob Geldof, The Boomtown Rats  acaba de publicar Citizens Of Boomtown, su primer álbum en 36 años. “Hay tanto para responder en esta nueva y diferente atmósfera febril en la que vivimos. La gente olvida que tomamos nuestro nombre de Woody Guthrie, el gran activista musical. Creo que The Boomtown Rats siempre ha demostrado que el rock and roll es una forma de activismo musical. La música tiene intención y propósito, incluso si eso es solo el sonido”, ha dicho.

Fiel al espíritu contestatario con el que surgió la banda a mediados de los ’70, Geldof asegura que no podría importarle menos si el mundo necesita o no un nuevo disco de The Boomtown Rats. “Lo hacemos y eso es suficiente”, expresa. Y tampoco quiere saber nada sobre un regreso nostálgico, teniendo en cuenta que el disco anterior del grupo era de 1984: “Si eso hubiera sucedido, nos lo hubiéramos sacado de encima al instante. Pero cuando tocamos ‘Someone’s Looking at You’, descubrí que ahora estaba cantando sobre la peligrosa vigilancia corporativa de Facebook, Apple, Google, esa mierda ‘inteligente’ cuyo producto eres tú. Cuando hacemos ‘I Don’t Like Mondays’, estoy pensando en el asesinato en masa de la semana pasada. Cuando se trata de ‘Banana Republic’, ahora es la muerte de la república en Estados Unidos. Cuando es ‘Rat Trap’, ese matadero en el que trabajé y donde escribí la canción, todavía sirve como una metáfora física, no solo por la muerte de los animales allí sino por la desesperanza de las vidas humanas que trabajaron allí. Todavía funciona por esa misma razón. No hay nostalgia aquí. Ninguna”, asegura.

The Boomtown Rats se desbandó después de los conciertos benéficos organizados por Geldof en los ’80, tras haber publicado seis álbumes (el debut epónimo, A Tonic for the Troops, The Fine Art of Surfacing, Mondo Bongo, V Deep e In the Long Grass). El cantante, por su lado, grabó otros siete como solista. Todas las letras que Geldof escribió para la banda y para sus trabajos en solitario acaban de ser compiladas en Tales of Boomtown Glory, una antología que además incluye las historias de 28 de las 189 canciones incluidas, en las que Geldof las pone en contexto y habla de qué las inspiró.

Te puede interesar:  Los Angeles Rams lanza sorteo para los fans mexicanos del Super Bowl

La banda está formada por Pete Briquette en bajo, Simon Crowe en batería y Garry Roberts en guitarra.

En estos tiempos de coronavirus tienen eco sus declaraciones políticas en el Hay Festival. “Es fundamental tratar de entender el punto de vista de los otros antes de invadir un país y no estoy hablando de relativismo, pues el relativismo político sólo sirve para charlar en el bar y su efecto termina cuando el bar se cierra. Lo que estoy diciendo es que Occidente debe hacer esfuerzos por escuchar a quienes piensen diferente”, afirmó el líder de la banda The Boomtown Rats.

BOB GELDOF, UNA VIDA EXITOSA Y TRÁGICA

Bob Geldof comenzó su carrera artística en 1975 y en los ‘80 su vida dio un giro radical a raíz de un programa de televisión transmitido por la BBC.

“Después de seis años de muchos éxitos musicales, veía que mi carrera comenzaba a declinar y que aparecían los grupos jóvenes con mucha fuerza. Estaba sumido en muchos problemas personales y profesionales. Una tarde, al volver a casa a las seis de la tarde, algo inusual, me puse a ver la televisión con mi esposa”.

“Pasaban un programa especial en el que contaban cómo toda una población de Etiopía había ido a un lugar a esperar la muerte por hambre. Un periodista inglés los había encontrado por casualidad y con ira y vergüenza transmitió la nota para que el mundo conociera esa situación”, contó Geldof.

Fue cuando el hoy famoso e influyente líder global decidió grabar un disco con varios famosos, contactar al productor Quincy Jones y al cantante Michael Jackson, quienes hicieron la ahora legendaria canción “We are the world” y crear, entre otras cosas, la fundación “Band Aid Trust”, que organiza los famosos conciertos mundiales “Live Aid”.

https://www.youtube.com/watch?v=M9BNoNFKCBI

Bob Geldof, responsable de una vida trágica y contradictoria vio morir a su ex esposa Paula Yates de una sobredosis de droga y que enfrentó los mismos demonios con el caso de su hija, la modelo Peaches Geldof. Además, la muerte por suicidio de Michael Hutchence, pareja de Yates y padre de Tiger Lily, la hija de ambos que crece con Bob Geldof.

El nombrado Caballero de la Orden Británica, por ejemplo, ha sido el guía privilegiado del ex presidente de Estados Unidos, George Bush, a quien llevó a conocer gran parte del territorio africano, en el que es experto, para que el entonces mandatario entendiera de primera mano la problemática de este continente.

“Soy un hombre que tiene opiniones sobre muchas cosas y esas opiniones las doy generalmente en el bar, pero de lo que hablo con voz clara y fuerte es de África, donde soy escuchado, donde conozco bien y donde puedo cambiar algunas cosas”, dijo Geldof.

Bob Geldof
La banda liderada por Bob Geldof, The Boomtown Rats  acaba de publicar Citizens Of Boomtown, su primer álbum en 36 años. Foto: Facebook

“Aunque digan que estoy loco, África será una fuerza poderosa en el mundo, no puede escapar de ese destino. El mundo necesita de África y las grandes historias y transformaciones planetarias vendrán de ese continente”, agregó.

El chico pobre y huérfano de madre, que cocinaba solo y buscaba la leña para el fuego del hogar vacío pues su padre vendía toallas de lunes a viernes en el interior de Irlanda y sólo venía los fines de semana, criado por sus hermanas que también se fueron temprano de la casa, es hoy un líder político planetario.

Pasó por las drogas y el sexo, “lo mejor que tuvo mi época de joven en mis tiempos de músico profesional a tiempo completo”.

Comments are closed.