Evelio Rosero

Casa de furia es la culminación de todas mis indagaciones literarias sobre la violencia en Colombia: Evelio Rosero

Es abril de 1970 y la imponente casa de los Caicedo, ubicada en uno de los barrios más distinguidos de Bogotá, se prepara para celebrar el aniversario de bodas de los patriarcas de la familia: Alma Santacruz y el magistrado Nacho Caicedo. El día y los festejos avanzan, al mismo tiempo que un desfile de variados personajes —que entran y salen del lugar— entrelazan sus historias y sellan sus destinos en la vida, el placer y la muerte.

Ciudad de México, 8 de marzo (MaremotoM).- Evelio Rosero lo ha hecho de nuevo. Siguiendo sus principios novelísticos dio por terminada la investigación y su tratamiento sobre Colombia, la violencia y ha dicho todo lo que tenía que decir.

Cuando decimos que lo ha hecho de nuevo, es porque Casa de furia (Alfaguara) pinta por todo lo alto la capacidad, el talento y ese “esteticismo”, que él mismo define, como algo a qué apuntar con sus historias.

Es abril de 1970 y la imponente casa de los Caicedo, ubicada en uno de los barrios más distinguidos de Bogotá, se prepara para celebrar el aniversario de bodas de los patriarcas de la familia: Alma Santacruz y el magistrado Nacho Caicedo. El día y los festejos avanzan, al mismo tiempo que un desfile de variados personajes —que entran y salen del lugar— entrelazan sus historias y sellan sus destinos en la vida, el placer y la muerte.

Son 70 personajes, unidos por cuatro hermanas que son el sostén moral y tal vez algo de esperanza para la familia, en una novela que remite al boom latinoamericano, que cuenta Colombia antes que la cocaína entrara en la sociedad y la transformara y que establece un pesimismo que no tiene que ver con un estado de ánimo, sino con la firme voluntad de analizar la objetividad de unos hechos que raramente lo desmienten.

ENTREVISTA EN VIDEO A EVELIO ROSERO

Encantadora, misteriosa y al mismo tiempo dramática, en una casa que pareciera ser el país mismo, es la novela de Evelio Rosero. “No me propuse que la casa de Caicedo representara al país, pero de alguna o de otra forma, cada escritor, cada novelista, muestra en cada faceta literaria, una parte de su cultura”, afirma Rosero.

Su novela nos hace acordar a Gabriel García Márquez. “La novela está ubicada en los 70, una época muy especial en la historia de Colombia, está la marihuana antes de la cocaína, su posterior influencia en los mismos políticos y la década de los cambios personales, el auge del hipismo, la influencia literaria del boom, cuando empecé a leer a Gabriel García Márquez, a Mario Vargas Llosa, a Juan Rulfo. Tenía 12 años al comenzar esta década y tiene mucho que ver con mi experiencia personal y lo que recuerdo del país y de la familia”, afirma Evelio.

“Cada escritor tiene su impronta, su manera de asumir la realidad, en Casa de furia me propuse algo épico y se fue presentando con esta cantidad de personajes. No fue consciente. Yo trabajo por intuición. La fiesta es la que liga a los personajes y la sorpresa muestra a la sociedad en su hecatombe”, agrega.

Te puede interesar:  LECTURAS | Prólogo de José Emilio Pacheco a su traducción de De profundis, de Oscar Wilde
Evelio Rosero
Una gran novela de Evelio Rosero. Foto: Cortesía

Rosero narra la historia familiar antes de la cocaína, que luego llegó para transformarlo todo. “Ya el narcotráfico con la cocaína significó la existencia de otro ejército para Colombia. El narcotráfico actúa con la guerrilla, con los paramilitares, a veces con el mismo ejército. Alimenta de armas a todos estos grupos y ahora con la inminencia de las elecciones, la mayoría de todos estos candidatos tiene alguna relación con el narcotráfico”, precisa.

“Esos candidatos tienen dependencia de favores que se les han hecho, luego tienen que devolver esos favores y por eso no es mucha mi esperanza. No es porque sea pesimista, sino porque soy objetivo. Y de eso hablo en mi novela. Hay un secuestro, matan al oponente y creo que Casa de furia es la culminación de todas mis indagaciones literarias. En novelas anteriores como Los ejércitos, El lejero, La carroza de Bolívar, eran el preámbulo y en Casa de furia finalmente he logrado la indagación total del fenómeno”, agrega.

Evelio Rosero
Evelio Rosero lo ha hecho de nuevo. Foto: Especial

La desigualdad que hay en Colombia está también marcada en la novela. “Por desgracia esa es otra realidad del país. A todos los niveles, no todos podemos acceder a la educación, tenemos que pensar en sobrevivir, esa es la realidad de la gran mayoría. La minoría detenta el poder, dependiente como ya señalé del narcotráfico”, dice Evelio Rosero.

“Es muy parecido a lo que ocurre en México y a lo que ocurre en muchos países. El trabajo de la creatividad, del arte, son motivos para tener esperanzas, para que en futuro, ojalá no muy lejano, comiencen a cambiar”, afirma.

“Alma Santacruz es el prototipo de una mujer de armas tomar. En el transcurso de la novela su fuerza se ve menguada por la misma realidad y por ese último invitado que es el asesino y que llega a la familia y lo transforma todo”, agrega.

“Alma y Uriela, su hija menor, son ejemplo de renovación, de entereza; Uriela tiene una mirada espiritual ante la barbarie que se desarrolla. Convoco a una reflexión a través de una historia de ficción”, expresa.

Evelio Rosero
Foto: Especial

Casa de furia es una gran novela de Evelio Rosero, a quien entusiasma mucho la respuesta de los lectores. “Estoy muy confortado, todavía no comienzo otra novela y me he dedicado a la lectura, por eso estoy feliz. Cuando terminé Casa de furia sentí que fue una entrega total. Desde el punto de vista formal, desde el esteticismo que me gusta desarrollar, también fue arduo”, dice.

“Me siento joven, con mucha fuerza para abordar otra novela. Ahora estoy dedicado a leer y organizo algunas notas, empezando a pensar en una novela totalmente distinta y que no esté relacionada con la violencia en Colombia”, concluye.

Comments are closed.