Nick Cave

Celebrando a Nick Cave

No tengo un disco favorito, en todos hay por lo menos un par de canciones que me abrazan y me conmueven. Las suyas no son arcoíris, ni rayos de sol; son días nublados, de aires frescos pero no gélidos.

Ciudad de México, 22 de septiembre (MaremotoM).- La primera letra que leí de Nick Cave fue “God is in the house”, canción que viene en su disco No More Shall We Part. Ese disco lo tuve primero en una copia que me regaló Carolina Olguín, ya después lo conseguí original. Y si bien la letra tiene desde el título una fuerte carga espiritual, me pareció que en ella había tanta poesía volcada en cada una de sus líneas. Entonces fueron llegando poco a poco las canciones de Cave a mi vida; algunas llegaban ofreciendo abrazos conciliadores, caricias consoladoras. Otras aparecían como una bofetada y unas más como laberintos intrínsecos donde no se encuentra la salida, pero se disfruta recorrerlos sin prisa.

Nick Cave nunca ha sido de primera escuchada para mí, es decir, siempre he tenido que escucharlo varias veces para encontrar la belleza en sus canciones y sus discos. Pero sé que está ahí, para nada escondida, solo inmersa entre palabras y melodías. La belleza del océano no se ve desde la superficie, hay que sumergirse para poder verla y entre más profunda sea la inmersión, mas sorpresas por descubrir. Así ocurre con la música de Nick. Es otra forma de escuchar música, cuando vas pacientemente quitando capas y descubriendo lo que esa obra tiene para ti; buceando y sumergiéndote tranquilamente en el mar de las canciones.

Te puede interesar:  LECTURAS | La primera novela del universo de Heartstopper, Nick y Charlie

No tengo un disco favorito, en todos hay por lo menos un par de canciones que me abrazan y me conmueven. Las suyas no son arcoíris, ni rayos de sol; son días nublados, de aires frescos pero no gélidos. Sus canciones son cabañas en medio del bosque nevado y cicatrices que un día fueron heridas. Son canciones que buscan la redención y el consuelo del Dios que habita en la urbe del alma humana. Son canciones humanas.

Nick Cave
Hoy cumple 63 años, y sí, celebro su vida porque con su existencia y a través de su música muchas veces le ha dado tranquilidad a mi espíritu golpeado. Foto: Cortesía

Hoy cumple 63 años, y sí, celebro su vida porque con su existencia y a través de su música muchas veces le ha dado tranquilidad a mi espíritu golpeado, consuelo a mi orgullo navajeado, compañía a mi tristeza involuntaria y cuando he tenido que bajar algunos escalones hacia el sótano de mi vida, a veces, ha caminado conmigo. Por eso uno celebra la vida, música y existencia de alguien como Nick Cave, porque sin él, esas bellezas de canciones simplemente no existirían en este mundo.

Comments are closed.