Pablo Milanés

Cinco canciones de Pablo Milanés

Milanés incursionó en el bolero santiaguero, son montuno, bolero filin, guaguancó, guajira son, contradanza, changüí, conga, guaracha, danzón. El mayor expositor de la cubanía entre los trovadores surgidos en los años 70 en la isla.

Ciudad de México, 26 de noviembre (MaremotoM).- La muerte de Pablo Milanés (1943 – 2022) ha sido motivo de comentarios polémicos: unos dicen que fue un incondicional defensor del régimen cubano; otros, subrayan que en los últimos años se convirtió en un tenaz crítico del sistema gubernamental impuesto en Cuba. Promotor de la Revolución castrista en los años 70/80 dentro de esa imprecisión que se llamó Movimiento de la Nueva Trova Cubana, después se convirtió en un acérrimo discrepante de la dictadura de 63 años, usurpadora de las esperanzas del pueblo cubano: muestra de desencanto revolucionario.

“Yo me quedo”, tema en el contexto de la emigración de Mariel en 1980: el trovador proclama su adhesión al castrismo en la opción de permanecer en la isla frente a la decisión de millares de tomar la ruta del exilio. “Yo me quedo / Con todas esas cosas / Más dignas, más hermosas / Con esas yo me quedo”: copla referida para atacar con saña a uno de los mayores compositores e intérpretes del cancionero cubano. No eximen al autor de estos versos: “Creo en ti /como creo en Dios, / que eres tú, /que soy yo. /En ti…/Revolución” (fragmento de “Acto de fe”).

Milanés incursionó en el bolero santiaguero, son montuno, bolero filin, guaguancó, guajira son, contradanza, changüí, conga, guaracha, danzón.

El mayor expositor de la cubanía entre los trovadores surgidos en los años 70 en la isla. Renacimiento (2013): álbum resumen de grandes momentos de la música cubana. Me regocijo en “Apocalipsis”, “Dulces recuerdos”, “Homenaje al Changüí”, “Canto a La Habana”, “Los males del silencio”. Asimismo, vuelvo a cinco canciones esenciales y trascendentes del trovador bayamés: “Mis veintidós años”, “Ya ves”, “Para vivir”, “Yolanda”, “Años”.

Te puede interesar:  Anthony Bourdain: correr más allá del cuerpo

“Mis veintidós años”: tema en concordia de guajira-son considerado como el puente entre el filin y la nueva trova. Resumen de “penas y dolor” donde el juglar proclama sepultar en la nada su tristeza.

“Ya ves”: copla de ropaje barroco con reflujos ascendentes/descendentes en guiños de tocata bachiana. “Ya ves, y yo sigo pensando en ti, /como ave que retornará. / Una gota de lluvia en mi alma cayó, / una hoja de otoño en mi pecho durmió, / mas un rayo de sol se negó a acompañarme /por mi estrecho sendero sin luz”.

“Para vivir”: composición de fluida belleza melódica complementada con un texto que rompe con el esquema de las canciones de desamor: “Y lo peor es que ya no puedo sentir…/ Y ahora tratar de conquistar  / con vano afán / ese tiempo perdido /que nos deja vencidos/ sin poder conocer / eso que llamar amor para vivir”.

“Yolanda”: matices de bolero-son, sustancial tema del cancionero cubano que recuerda a “Longina”, de Manuel Corona. “Esto no puede ser no más que una canción / quisiera fuera una declaración de amor, /romántica, sin reparar en formas tales, / de lo que siento ahora a raudales: te amo, / te amo, /eternamente te amo”. “Años”: copla sonera donde Milanés subraya una de las temáticas más recurrente en su obra: el implacable tiempo: “El tiempo pasa, / nos vamos poniendo viejos, / el amor no lo reflejo / como ayer…”.

Pablo querido más allá de todas sus indecisiones, siempre en nuestras más gratas y entrañables evocaciones musicales. Eternamente, Pablo de Cuba.

Comments are closed.