Gabriel Gatti

¿Cómo contar cosas donde están pasando cosas para las que no tengo palabras?: Los desaparecidos, según Gabriel Gatti

El sociólogo Gabriel Gatti ha analizado no sólo la fuerza y el alcance del término, sino también ha descripto una “cartografía del abandono” por donde la existencia moderna se saca sin problemas a los migrantes, a los pobres, a los indeseables.

Ciudad de México, 27 de julio (MaremotoM).- ¿A qué se llama hoy decir desaparecidos? ¿Tiene que ver con el enemigo político que establecían las dictaduras sudamericanas? ¿O con los muertos por el narcotráfico de México o por los desaparecidos durante el largo gobierno represor de Francisco Franco?

El sociólogo Gabriel Gatti ha analizado no sólo la fuerza y el alcance del término, sino también ha descripto una “cartografía del abandono” por donde la existencia moderna se saca sin problemas a los migrantes, a los pobres, a los indeseables.

Gabriel Gatti
La palabra desaparecido es una palabra planetaria. Foto: Cortesía

La vida hoy es como la película Blade runner, donde miles de rostros sin nombre y sin identidad pasean por una tierra desbordada y donde los ricos viven en el acomodado Marte.

Desaparecidos. Cartografías del abandono (Turner Noema) está escrito para encontrar palabras donde no las hay. “A caballo entre la crónica, la investigación académica y la crítica filosófica, el profesor Gabriel Gatti, hijo de un desaparecido por la dictadura uruguaya, recorre el mundo la frontera sur de Europa en busca de los indocumentados que viajan en patera; las dos fronteras mexicanas, de Tijuana a Tapachula, donde se atestigua el maltrato a los migrantes; las cunetas de la guerra civil española y las clínicas donde se robaron niños en el tardofranquismo; las ciudades perdidas que generan las grandes capitales latinoamericanas para atestiguar, documentar y comprender que el horror que dio nombre al fenómeno de los desaparecidos, por obra y gracia de las dictaduras sudamericanas, sigue actuando en el mundo actual”.

La sinopsis del libro es apenas el esqueleto donde el autor no sólo va al campo para hallar desplazados, desaparecidos, muertos sin nombre, sino que también encuentra a las organizaciones como MSF (Médico sin Fronteras), compañeros de él en este largo camino que a estas alturas quién sabe por donde comenzará a resolverse.

ENTREVISTA EN VIDEO A GABRIEL GATTI

“El término es ampliado, mucho más allá de lo que nunca supimos que iba a llegar. Aquel que se refería al enemigo político absorbido por las catacumbas de la dictadura que se llamaba desaparecido, hoy va mucho más allá y se refiere a gente que está desaparecida viva. Están en las mismas ciudades, pero no los vemos”, afirma Gabriel Gatti en entrevista por zoom.

Gabriel Gatti
Desaparecidos, editado por Turner. Foto: Cortesía

El planeta es un lugar de desapariciones. “Una de las cosas que ha ocurrido con la categoría de desaparecidos es que ha viajado tanto que ya significa esos sujetos sin nombre que viven a nuestro paso. La palabra desaparecido es una palabra planetaria, pues como un mecanismo para gestionar la existencia de los abandonados es una problema mundial. Es una forma de administrar los restos sociales, la basura social, desaparecer es un mecanismo donde dejamos fuera a una enorme cantidad de gente”, expresa.

Te puede interesar:  ¿La gentrificación es inevitable?

Le cuento a Gatti la historia de Moisés Ville, una comuna de Santa Fe, donde fueron muchas familias emigrantes de la Segunda Guerra Mundial y que en ese tiempo eran como desaparecidos, aunque fundaron un pueblo y son precisamente importantes porque han establecido una identidad heredada.

“Me parece interesante que lo pienses, quizás hay una posibilidad de llamarlos desaparecidos. En muchas ocasiones el nombre de desaparición se aplicó con mucho rigor, para situaciones que tenían que ver con procesos de represión. Estado, ciudadanía, Estado, derecho. En el 2005 empezó a utilizarse de manera masiva y no tengo más remedio que aceptarlo. Haciendo caso al fenómeno hoy podemos pensar en los vecinos, en los sujetos que no son sujetos con los que compartimos espacio y tiempo y pensar hacia atrás en fenómenos que sabemos que existieron y para el que no teníamos nombre”, afirma.

Gabriel Gatti
En República Dominicana se llama desaparecidos a gente sin papeles. Foto: Cortesía

“Pensar en los muertos de la Guerra Civil Española, a los que llamamos desaparecidos, aunque no es desaparición. En República Dominicana se llama desaparecidos a gente sin papeles. La migración invisible me parece interesante nombrarla con un término que fue creado para otra cosa”, agrega.

¿Los desaparecidos con identidad pueden transformar el mundo?

“Lo que hace la desaparición es retirar identidad, sacar el nombre, una historia, el cuerpo y lo que hacen los movimientos sociales es restituir aquello que fue retirado. Está bueno como un acto político, pero merece ser pensado. Moralmente está bueno devolver algo que no tuvo, pero también está bien pensar cómo es un mundo lleno de gente a la que se retira la identidad”, expresa.

“El problema se recrudece, donde no se trata tanto de devolver la identidad a alguien muerto, sino pensar la identidad de alguien que está vivo y ha sido desaparecido. Hoy son millones”, agrega.

Gabriel Gatti no ha trabajado con políticos, en un campo de migraciones donde suele haber gente desagradable.

“La sociología es una ciencia social fantástica para los momentos de orden. Cuando ese orden se moviliza y establece realidades impensadas, ahí nos encontramos sin palabras. El problema es cuando nos encontramos con realidades que no funciona bien. El mundo es imprevisible y es incierto. ¿Cómo contar cosas donde están pasando cosas para las que no tengo palabras? El esfuerzo es tratar de contar. El lenguaje común rebota y son circunstancias que exceden nuestra capacidad de lenguaje. En un mundo de mierda y fragmentado como el que tenemos, ¿qué tipo de cuentos tenemos que hacer?”, concluye.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*