José Ignacio Valenzuela

¿Cómo describes físicamente una pieza arquitectónica como esa, que es un delirio?: José Ignacio Valenzuela, “El Chascas”

Cuando el escritor conoció a la Sagrada Familia, esa basílica que nunca se termina y que caracteriza a Barcelona, comenzó a idear Mona Carmona y el enigma de la Sagrada Familia (Planeta), una novela juvenil que cuenta la historia de que un hombre ha muerto y con eso ha cambiado el destino de la ciudad.

Ciudad de México, 12 de marzo (MaremotoM).- José Ignacio Valenzuela, conocido como “El Chascas”, quiere ser Agatha Christie. Al menos recuerda las grandes novelas negras que lo entretuvieron durante su adolescencia y por supuesto ahora.

La verdad es que se pone chinito cuando recuerda al detective Sherlock Holmes o a Poirot, tratando de develar algún misterio.

Cuando conoció a la Sagrada Familia, esa basílica que nunca se termina y que caracteriza a Barcelona, comenzó a idear Mona Carmona y el enigma de la Sagrada Familia (Planeta), una novela juvenil que cuenta la historia de que un hombre ha muerto y con eso ha cambiado el destino de la ciudad. Se ha ido Francesc Carmona, el último ser humano capaz de contar la verdad sobre la Sagrada Familia, una de las obras emblemáticas de Antoni Gaudí situada en Barcelona, la cual lleva más de cien años en construcción. Ahora solo quedan la especulación y la leyenda.

Después de esta pérdida, Mona y su padre viajan a Barcelona desde México para atender el papeleo y los asuntos pendientes que dejó el difunto. Mientras papá se hace cargo de los trámites y las cosas de adultos, ella decide indagar con toda la curiosidad que la caracteriza sobre la fascinación y los supuestos secretos que se llevó el abuelo a la tumba.

José Ignacio Valenzuela
Cuando el escritor conoció a la Sagrada Familia, esa basílica que nunca se termina y que caracteriza a Barcelona, comenzó a idear Mona Carmona y el enigma de la Sagrada Familia (Planeta), una novela juvenil que cuenta la historia de que un hombre ha muerto y con eso ha cambiado el destino de la ciudad. Foto: Cortesía

A menos que Mona Carmona logre demostrar que su viejo no se llevó nada consigo y que la verdad está ahí, es cuando dará inicio la aventura para quien tenga la capacidad —y la audacia— de revelar la verdad.

Esa es la sinopsis de esta novela que guarda todos los mecanismos de una novela de misterios y que al mismo tiempo el gran atractivo que siempre tienen estas historias para los lectores. No importa cuántas veces las leamos, estaremos de todos modos interesados.

José Ignacio Valenzuela nació en Santiago de Chile, en 1972 y escritor y guionista de veinte novelas (como La familia de al lado, Dama y obrero y Amor a domicilio), ha desarrollado diferentes proyectos televisivos, literarios, cinematográficos y teatrales en Chile, México, Estados Unidos y Puerto Rico. Es autor de novelas juveniles, libros infantiles y obras para el público adulto.

–¿Quieres ser Sherlock Holmes?

Yo siempre fui y sigo siéndolo un ávido consumidor de novela policial. En los años 80 no existía este concepto de literatura juvenil, que sí existe hoy. Agatha Christie, Conan Doyle, no es la literatura juvenil, pero para los jóvenes de entonces era nuestra literatura juvenil. Todo lo que huela a misterios yo caigo rendido, flojito y cooperando como dicen los mexicanos. La Sagrada Familia me entró por el ojo y fue maravilloso ver cómo había una persona que quisiera construir algo tan delirante. Luego empecé a leer sobre Gaudí, cada fachada tiene un significado distinto, hay símbolos que nadie sabe qué significan y por qué están ahí, se mezcla la masonería, con el zodíaco, con la filosofía y con la cultura judeo cristiana. Me dije que era un misterio a resolver. Se me cruzaron los cables adentro de la cabeza y se me vino todo el mundo del detective Poirot y de Sherlock Holmes y por el otro lado se me vino la cantidad de respuestas que pide la Sagrada Familia. Todo dice que en 2026 se acaba la construcción. Hay algo fascinante en un monumento inacabado que está siempre en construcción. Todos los días tiene algo nuevo que ofrecer.

–Mona Carmona es bastante complicado y divertido

–Me gustó mucho que usaras la palabra complicada para Mona. Como tú bien sabes yo también hago mucho trabajo audiovisual, una de mis peores pesadillas sería que un actor viniera y me dijera: ¡Qué aburrido mi personaje! Siempre he tenido pánico de eso. Por eso hago personajes tridimensionales, por el ego herido, para que todos digan que es interesante. Cuando me enfrenté a Mona quería hacer un personaje complejo. Uno a os 13 años es un personaje complejo, se parece a Indiana Jones, muy activo, pero por otro lado tiene los conflictos internos del primer amor. También la ausencia de la madre, en un personaje que me costó mucho. Cuando más viejo estoy uno está consciente de las metidas de pata que pueda hacer. Por otro lado, el abuelo fue fruto de una investigación, a través de él quería pintar Barcelona.

Hay algo fascinante en un monumento inacabado que está siempre en construcción

–También es cierto que describes los interiores con mucho detalle, no dejas cosas colgadas para luego verlas en otro contexto

Te puede interesar:  Siempre pensé que podía ser libre cuando me pudiera levantar de un lugar donde me siento incómodo: Mariño González

–Yo tengo una obsesión particular, sobre todo cuando escribo para jóvenes, que es la fijación particular de hacer una frase, un párrafo, que genere una imagen en el lector. Yo creo que esa es la mejor manera de llegarle a los jóvenes. Si digo la palabra manzana va a generar una imagen en tu cabeza, pero si digo la palabra soledad no va a generar una imagen. ¿Cuál es mi misión como escritor: construir una imagen en torno a la palabra soledad? Se crea un vínculo mucho más poderoso con el texto. ¿Cómo describes físicamente una pieza arquitectónica como esa, que es un delirio? Fue una labor difícil.

–Ahora Mona Carmona también tiene una relación con el pasado, ella parece ser un poco más grande

–Mona es hija única, vive sola con su padre, tiene un mundo interior muy grande. Las mujeres además siempre maduran antes que los hombres. Mona es una chica vieja. No es la clásica chica de 13 años.

–No tuviste ningún reparo en hacer un libro como de Agatha Christie

–Es un homenaje directo a los títulos de Agatha Christie y a los títulos de Conan Doyle. Además, Mona Carmona será una serie. De esa manera quiero construir este personaje detectivesco, que irá creciendo, los casos se irán complejizando.

–Te saco de tema, ¿cómo ves el tema de las marchas femeninas?

–Me costó entender que el feminismo tenía que luchar por imponerse. En mi familia, los ejes de vida han sido mujeres. Hay muchas mujeres que viven dentro de mí. Para mí siempre fue tan natural y además de ser un hombre gay, perteneciendo a las minorías y teniendo tantos apoyos femeninos en la primera juventud, siempre consideré que soy lo que soy gracias al feminismo. Siempre voy a celebrar que alguien salga a la calle a exigir sus derechos. La búsqueda del feminismo es la solución a los problemas que tenemos en la sociedad. Muchos comparan al feminismo como la vereda opuesta del machismo. El machismo lo que plantea es la superioridad del hombre sobre la mujer, pero el feminismo no plantea eso, sino la igualdad entre ambos. Me cuesta entender y respetar que alguien se oponga a eso.

José Ignacio Valenzuela
Hoy todo lo que tengo se supone que no era para mí y me encanta. Foto: Cortesía

–Poder pensar en esas reglas de los ’60 y los ’70, que eran homofóbicas, que eran paidófilas, hemos vivido equivocados

–Me encanta esa revisitación a lo que nosotros hemos sido. Uno dice qué machista era yo o siendo gay qué homofóbico era yo. Eso a mí me da una sensación de avance, si digo hoy cómo pude hacerlo es que evolucioné. Lo viví en carne propia cuando hace 20 años saqué El filo de tu piel. Cuando hice la gira de prensa, no podía decir la palabra gay. Era un libro de un amor polémico, de un amor atípico. El año pasado salió la edición aniversario de ese libro y lo primero que se decía que era un amor entre hombres. Dentro de 10 años vamos a mirar para atrás y vamos a darnos cuenta de las cosas que decíamos sobre el feminismo. Yo creo sinceramente que una sociedad debe ser feminista.

–Siempre hablas de todos estos temas, cada vez más estamos absolutamente fuera de la norma…tú eres un hombre que tiene una nena preciosa, pareciera ser que nuestra mente, a pesar de que el mundo se venga abajo, se abre

–Yo entendí muy joven que por alguna razón no cabía dentro de los casilleros disponibles. Nunca pude ser qué camino tenía que seguir. Hoy todo lo que tengo se supone que no era para mí. Tengo un marido desde hace 20 años, tengo a una nena maravillosa, vivo en los Estados Unidos que tiene una mirada diferente de cómo veo el mundo y todo eso no era para mí. Sinceramente, ¡me encanta!

Comments are closed.