Santa Sabina

“Con el concierto del Metropolitan, terminamos la historia de Santa Sabina”: Poncho Figueroa

“Rita Guerrero nos estaba juntando, para que le diéramos un final distinto a la banda”, dice el bajista de la agrupación, que estará el 27 de septiembre en el Teatro Metropolitan.

Ciudad de México, 27 de julio (MaremotoM).- Son siete varones, pero falta la gran mujer que fue Rita Guerrero. Está por supuesto su sobrina, Belén Ruiz Guerrero, que toca el chelo. Pareciera ser que el concierto que Santa Sabina dará en el Metropolitan dentro de dos meses fuera el inicio de algo, pero Poncho Figueroa se encarga de aclararlo: es nuestra gran despedida.

En el medio una historia de una gran banda del rock mexicano, con un discazo llamado Mar adentro en la sangre, con una líder que se ha muerto: Rita Guerrero y con un músico, el baterista Julio Díaz, que también se ha muerto.

Son 30 años de vida en el Teatro Metropolitan. Desde su gestación en 1989, la Santa, como también son llamados por el público, comenzó a hacerse de una gran base de seguidores, gracias a su música y letras, que en su momento fueron catalogados como rock gótico o dark funk, pero a medida que la banda fue evolucionando se incorporaron también sonoridades de jazz y rock progresivo.

Santa Sabina
Santa Sabina estará con todos los músicos que tocaron durante los 30 años de su historia. Foto: Cortesía Liliana Estrada

Entre productores que fueron Alejandro Marcovich, Adrian Belew (King Crimson), Pedro Aznar, Gerry Rosado, Alejandro Otaloa, la banda fue cambiando a lo largo de la historia de la música, pero siempre manteniendo su interés en la oscuridad del sonido, en tener a una mujer como gran portadora de una mensaje subliminal (junto con la escritora Adriana Díaz Enciso), en siempre aportar para las luchas sociales y en dar al rock canciones maravillosas.

Grabaron el Unplugged de Santa Sabina, para la MTV y el 27 de septiembre darán un concierto para festejar su aniversario y para hacer despedidas en un presente donde vuelve Patricio Iglesias y donde arderán a la luz de casi todas sus canciones, de Símbolos, Babel, de Mar adentro en la sangre.

–Tarde o temprano Santa Sabina tenía que seguir, más allá de los homenajes a Rita Guerrero, ¿verdad?

–Si tú lo dices, es así. Nosotros lo estamos viendo como un pequeño cierre de la historia, regresando a los escenarios, estamos terminando la historia de la banda.

–Vi que va a tocar Patricio Iglesias

–Sí, él es el baterista otra vez de la banda.

–¿Cómo es este cierre?

–Ahora sí lo que tiene que ver con estar cerca de la historia de Santa Sabina, siempre le di aprobación. Después de lo que pasó con el documental, nosotros imaginamos presentar en 2016 la película de Arturo Díaz Santana, pero por cuestiones de permiso y otros temas no pudimos estrenarla. Fue en 2017 y en ese año nos dimos cuenta de que Rita Guerrero había programado la proyección del documental para el 11 de marzo a las 13 horas, fue el único horario al que podía ir su madre, que tiene 90 años. Cuando le preguntamos a los programadores si tenían noción de ese horario, ellos dijeron que no, al final hay algo más allá de todos nosotros que mueve esa energía. Nos dimos cuenta de que Rita Guerrero nos estaba juntando, para que le diéramos un final distinto a la banda. Hay un libro que andamos queriendo hacer y un concierto donde evoquemos e invoquemos a nuestros hermanos muertos y digamos ya. Terminó, eso fue lo que hicimos, no terminó con la muerte de nuestros compañeros sino con esto que hicimos, que es muy hermoso.

https://www.youtube.com/watch?v=WkE3V8s8mXE

–¿Ustedes han tocado, qué han hecho con las canciones?

–Bueno, la historia es que el único que convivió con todos fui yo. Las combinaciones que s han dado en el tiempo, ahora viene a dar una combinación nueva. Tenemos que por una cosa muy natural, la sobrina de Rita, que se dedicó a la música, es una de nuestras chelistas. Tenemos dos chelos, que son Belén Ruiz Guerrero y Leonel Pérez. Está Aldo Max, que es líder de los Músicos de José y padre del hijo de Rita Guerrero, haciendo saxofón y clarinete. Juan Sebastián Lach, el tecladista y Jacobo Lieberman, que estaba con nosotros cuando éramos cinco, también estan Alex Otaola y Pablo Valero, dos guitarristas que nunca convivieron pero que ahora lo harán, invitamos a Alfonso André, que si bien no fue de la banda nosotros lo consideramos adentro, invitamos a Jimena Moreno…hemos estado acercando a amigos que le tienen cariño a la banda.

Te puede interesar:  La Arrolladora presenta Por Las Cosas Que Sabía

–¿Quién va a cantar?

–Muchos amigos están invitados cantarán algunas canciones, otras las cantarán los coros con los que estamos trabajando, que son el coro del Claustro Sor Juana y el coro del maestro Aquiles Morales…tenemos un espacio donde conseguimos algunas voces de Rita para que también esté. Es muy difícil, porque las pistas de nuestros discos sólo existe Mar adentro en la sangre, que acabamos de reeditar en vinilo.

https://www.youtube.com/watch?v=qEy9yaPe8LQ

–¿No harán otro concierto?

–Por momentos haremos sólo ese concierto. No hemos pensado en ninguno más. El pacto de nosotros es así, con esos músicos, con ese repertorio, con ese espíritu. Este es de alguna manera es único, la alienación así y ya veremos.

–Habrá por supuesto un homenaje a Julio Díaz

–Por supuesto. Parte de lo bonito y extra que tendremos en este concierto son las canciones que hemos compuesto con Julio. También queremos llevar parte de este concierto a Aguascalientes, invitar al hijo de Julio que es un monstruo de la batería, igual que su padre.

–¿Qué sientes con todo esto?

–No lo sé. Creo que estamos todos aprovechando el tiempo. También sabes que cuando quieres a alguien, en términos musicales te identificas para tocar, es algo muy especial. Como cuando haces un amigo en la vida, te quedas con él. Nuestra experiencia en la vida siempre ha sido muy vivencial. Muy del momento, muy antigringa, no pensamos en el futuro nada. No creo que sea lo más correcto siempre, pero nos hace fregarnos a la circunstancia. Ahora estamos ensayando, reconociendo las canciones, Patricio tiene que las canciones de Julio, el grupo se vuelve vivo, se vuelve presente, una noción que estamos haciendo las cosas ahora, no es sólo la evocación. Disfruto mucho con mis hermanos estar haciendo estos.

Santa Sabina
Por momentos haremos este concierto. No hemos pensado en ninguno más. Foto: Cortesía Liliana Estrada

–¿Cuál es el mejor disco de Santa Sabina?

Mar adentro en la sangre, para mí. Santa Sabina también, éramos unos chamaquitos. Donde más pleno fui a la hora de grabar un disco fue en Hollywood. Le preguntábamos al mismo ingeniero si podíamos hacer tal o cual cosa y él nos contestaba, chicos, están en Hollywood, pueden hacer lo que se les ocurra.

–¿Qué ha quedado de esta banda tan significativa para el público mexicano?

–Pues, no nos toca tanto a nosotros decirlo. En relación a Rita Guerrero, ella era una artista ejemplar, da una noción de hacia donde puede ir una mujer con su ímpetu. Tan joven dejó este plano, pero dejó un ejemplo interesante. La banda se hizo porque la música era nuestro oficio, no pensábamos en nada más. Lo que hacemos ahora es como siempre: por la devoción que le tenemos a la música y por lo que nos da la música.

Comments are closed.