José María

Con el corazón destrozado, uno puede hacer las mejores canciones: José María

“La canción mexicana ahí va, defendiéndose. Yo trato desde mi trinchera de poder defenderla un poco, porque está perdida. Siento que en esta vida todos tenemos una oportunidad en cierto momento, es bueno pensar que hay gente para todos los estilos. Se me hace imposible que alguien se pueda enamorar con un reggaetón. ¿Qué sentiría el padre de una novia si le pone como serenata un reggaetón?”, se pregunta este gran cantante de baladas y al mismo tiempo un compositor ingenioso.

Ciudad de México, 27 de julio (MaremotoM).- José María Napoleón Ruiz Alba es hijo del compositor y cantante José María Napoleón, autor de éxitos como “Lo que no fue no será” y quien ha mantenido una trayectoria de más de cinco décadas, con grandes éxitos y letras entregadas a cantantes estelares como el fallecido José José.

El último disco de José María salió en 2019 y se llamó Vudú bajo la firma de Universal Music. Ahora prepara su nuevo disco con producción de Kiko Cibrián.

Dice, precisamente, que cuando apareció en su vida este conocedor de la música, que ha trabajado al frente de los éxitos de Luis Miguel, no tuvo más que decir, aunque también acepta que él, como gran intérprete de baladas, ha elegido una música sin secuencias, con la línea de guitarra viva, con el piano (el instrumento con el que compone) en la línea de una música eterna, porque, a ver, ¿le mandarías un reggaetón a alguien que amas?

ENTREVISTA EN VIDEO AL CANTANTE JOSÉ MARÍA

“La canción mexicana ahí va, defendiéndose. Yo trato desde mi trinchera de poder defenderla un poco, porque está perdida. Siento que en esta vida todos tenemos una oportunidad en cierto momento, es bueno pensar que hay gente para todos los estilos. Se me hace imposible que alguien se pueda enamorar con un reggaetón. ¿Qué sentiría el padre de una novia si le pone como serenata un reggaetón?”, se pregunta este gran cantante de baladas y al mismo tiempo un compositor ingenioso.

“Cuando viene el amor, es cuando tenemos oportunidad los baladistas de abrirnos un hueco y de ser escuchados”, agrega.

José María tiene 35 años, nació en una época donde los baladistas no están de moda y es hijo además de una persona que hizo carrera alrededor de una balada.

Te puede interesar:  Si no existiera el ajolote, sería parte de la zoología fantástica de Jorge Luis Borges: Andrés Cota Hiriart
José María
La canción mexicana ahí va, defendiéndose. Foto: Cortesía

“Prácticamente toda mi vida he estado ligado a José María Napoleón. Es mi padre, trabajo con él, ahora nos estamos yendo de gira juntos y es fascinante. Mi padre me enseña un camino por donde están Camilo Sesto, Diego Verdaguer, Amanda Miguel, Yuri, Cristian Castro, Luis Miguel. Pero también está mi madre, quien me enseña el rock anglosajón. Los dos me abrieron el mundo para poder hacer mi propio camino. Mis baladas tienen el sello de casa, son un poco más guitarreras, se parecen un poco a esas baladas rockeras que hacía Bon Jovi”, expresa.

Este baladista rockero, amante de la cuerda, con su nueva canción trabaja de la mano de Kiko Cibrián. “Con ello cumplo uno de los sueños más grandes de mi vida”, dice.

“Comienzo desde casa, aquí en este espacio, mi piano, mis guitarras y le entregué a Kiko mi material en calzoncillos, él se encargó de vestirlo todo, no me metí para nada. Me encantó ver el resultado final, pero sí tomamos la decisión de que queríamos todo en vivo. No queríamos nada secuenciado y prescindimos de los robots”, afirma.

“Es un gran desafío, sobre todo hoy, donde las canciones son desechables. Ya no existe un clásico como tal. Creo que saber que la gran canción será clásica es la de Carlos Rivera, “Que lo nuestro que se quede nuestro”, porque es una canción que tiene una letra compleja, escrita con el alma, con sangre. No quiero insultar a nadie, meterme donde no me llaman, pero no puedo imaginarme que para escribir un reggaetón con 30 palabras se ocupa a 15 personas”, agrega.

José María
Es un gran desafío, sobre todo hoy, donde las canciones son desechables. Foto: Cortesía

José María es un cantante del amor y del desamor, es adicto a esa melancolía que da el corazón destrozado y con la que se puede hacer hermosas canciones.

“Me gusta mucho cantar a la mujer en general, tengo una hija de 7 años y a la que le intento demostrar que no se necesita a una pareja para ser ella misma. Ella puede ser el pilar de su casa, que puede ser libre, viajar por el mundo y explorar su mundo y ver qué le gusta, que sea feliz”, afirma.

Comments are closed.