Homenaje a José Emilio Pacheco

“Con sus letras, Pacheco consumó el triunfo del nosotros sobre la primera persona del singular”: Vicente Quirarte 

Este lunes 23 de septiembre se homenajeó, en El Colegio Nacional (Colnal), al escritor de Las batallas en el desierto y miembro fallecido de la institución, José Emilio Pacheco. Los también colegiados Vicente Quirarte y Juan Villoro coordinaron y moderaron el homenaje en el que participaron estudiosos de su obra y amigos.

Ciudad de México, 25 de septiembre (MaremotoM).- “José Emilio Pacheco construyó una obra unánimemente admirada por su compleja sencillez, su envidiable claridad, su honestidad avasalladora y su maestría para borrar la primera persona del singular y fundirla con la primera persona del plural”, fueron algunas de las palabras con las que inició Vicente Quirarte el homenaje a José Emilio Pacheco en El Colegio Nacional. Agregó que “no hay página suya que no sea estimulante y que no diga algo nuevo, polémico o insólito”.

Después de la participación de Quirarte, Juan Villoro fue quien tomó la palabra y moderó la mesa. Destacó la versatilidad de Emilio al mencionar su labor como periodista —con la columna Inventarios—, novelista, cuentista, guionista, traductor y miembro del Colnal —con su conferencias dedicadas siempre a la literatura mexicana—. Luego de ello, leyó un par de poemas: “Los días que no se nombran” y “Alta traición”. El primero retrata “la fugacidad de todas las cosas, la imposibilidad de asirlas y, al mismo tiempo, la necesidad de capturar esos instantes fugitivos”; el segundo, la patria de José Emilio Pacheco.

El ensayista José Ramón Ruisánchez, quién contribuyó a la selección de los Inventarios que publicó la editorial ERA, continúo relatando su experiencia como alumno de Pacheco en la Universidad de Maryland: anécdotas, enseñanzas y algunas curiosidades que vivió su maestro dentro y fuera de las aulas. Rememoró lo que éste le pronunció alguna vez sobre el Colnal que: “está situado entre el Zócalo y la plaza de Santo Domingo. Su ubicación nos recuerda que un escritor es en primer término un escribano, un evangelista, pone en la página lo que los otros le dictan”.

Alvaro Ruiz Rodilla prosiguió con su intervención, en la cual trató a Pacheco como un maestro del homenaje, lo practicaba en su columna “Inventario”: “fue un maestro del homenaje, pero no solemne ni protocolario, sino a través de la escritura”. De la misma columna —publicada desde agosto del 1943 hasta enero del 2014— añadió que “hay innumerables ejemplos de homenajes, algunos son artículos; otros son fragmentos de biografías, otros más son traducciones o bien poemas”. “Con sus miles de artículos Pacheco nos mostró que no hay cosa tal como el oportunismo periodístico si el trabajo y la dedicación toman las riendas del oficio”, objetó Alvaro.

Te puede interesar:  Sabores y saberes en el Colegio Nacional

El siguiente turno en la mesa fue el de la bióloga Ek del Val de Gortari. Ella se encargó del análisis desde la mirada de su disciplina a la obra del autor de Morirás lejos. La investigadora reafirmó la tendencia naturalista que encontró al investigar la visión ecologista del escritor. Encontró en él: “la perspectiva de un naturalista, un estudioso, un observador del medio natural que es capaz de fijarse en los detalles de lo poco obvio”. Examinó la obra Nuevo álbum de zoología, en él halló un poema: “Las flores del mar”, cuyo tema son las medusas; otros poemas que encontró con la temática ambientalista  fueron: “La fisiología de la babosa”, “Rattus norvegicus”, “Por Vietnam” y “La primavera de Maryland”.

La colaboración final de la mesa estuvo a cargo de Joselo Rangel, escritor, músico y miembro de Café Tacvba, quien relató la gestación de la canción “Las batallas”. Ésta la concibió Enrique Rangel, hermano del ponente, a partir del bolero “obsesión” —inspirado en la novela— de Pedro Flores, en dicho bolero había una estrofa que retomó la banda mexicana “por alto que este cielo en el mundo / por hondo que sea el mar profundo / no habrá una barrera en el mundo / que mi amor profundo no rompa por ti” —la última línea la modificaron—. “Descubrí que la canción más que estar basada en los hechos ocurridos en la novela, es la reacción de Quique como lector, de ahí que el inicio de la letra es un reclamo al protagonista”, aseveró Joselo Rangel.

Antes del homenaje a Pacheco, Quirarte y Villoro estuvieron presentes, firmando libros, en la inauguración de la nueva librería del Colnal, la cual inició el 5º Gran Remate de Libros —que ofrece todo su fondo editorial con descuentos de hasta 80% en títulos con más de dos años de publicación— que durará del 23 de septiembre al 21 de octubre, de lunes a viernes, con un horario de 11 a 20 h. A las actividades también asistió Cristina Pacheco.

Comments are closed.