Alejandro Rosas

“Cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador habla de religión, le habla al pueblo”: Alejandro Rosas

Rosas es licenciado en Relaciones Internacionales por la UNAM y fue coordinador de contenido histórico del Sistema Internet de la Presidencia. Hace poco le llamó la atención que Naucalpan sacara a la Virgen de los Remedios para rezar en beneficio de la cura por el virus. Rosas recordó cómo en el periodo virreinal la primera virgen a la que recurrían las autoridades era la de los Remedios, si su intercesión fallaba iban por la guadalupana.

Ciudad de México, 3 de junio (MaremotoM).- El historiador y escritor Alejandro Rosas ha escrito recientemente un capítulo en el libro dedicado a Álvaro Obregón, coordinado por Carlos Silva para la editorial Cal y Arena.

Me dice que no fue un prócer polémico, sino más bien alguien olvidado. El sonorense aparece con su desempeño militar y actuar político y también con su relevante papel en los ámbitos social, económico y cultural, así como su impacto en la producción literaria, fotográfica, artística, cinematográfica y teatral.

Rosas es licenciado en Relaciones Internacionales por la UNAM y fue coordinador de contenido histórico del Sistema Internet de la Presidencia. Hace poco le llamó la atención que Naucalpan sacara a la Virgen de los Remedios para rezar en beneficio de la cura por el virus.  “Solemne e Histórica Bendición con la Bendita Imagen de Nuestra Señora de los Remedios a todo el Valle de México, para pedir por el Fin de la Pandemia”, decía la oración y Rosas recordó cómo en el periodo virreinal la primera virgen a la que recurrían las autoridades era la de los Remedios, si su intercesión fallaba iban por la guadalupana.

Se nos dio entonces por hablar de religiosidad en un pueblo, como el mexicano, que tiene muchísimas historias con todos los cultos, en momentos que alguien necesita más de un santo para poder sobrevivir. Con Alejandro, autor entre otros de los libros México Bizarro 1 y 2 (con Julio Patán), de 365 días para conocer la historia de México, 99 Pasiones en la historia de México y El México que nos duele, comenzamos hablando de la Virgen de los Remedios y terminamos hablando de Andrés Manuel López Obrador. Así las cosas.

Alejandro Rosas
Yo creo que seguimos siendo en mucho sentido a lo de antes, hay una gran población que sí tiene fe, que sí cree que la fe es más poderosa que la ciencia. Foto: Feria del Zócalo / Cortesía

–Vamos a hablar un poco de la religiosidad, hay gente que va a rezarle a la Guadalupana y con eso resolvió todo…

–No sé si algunos países latinoamericanos tengan esta circunstancia como la mexicana. Hablamos por ejemplo de la época virreinal, donde había dos vírgenes a las que se recurría. Eso lo vimos ayer que en Naucalpan sacaron a la Virgen de los Remedios, que es la virgen que llega con los conquistadores y que desaparece durante la guerra de la conquista. Luego se aparece a un español y a partir de ahí se le venera. Luego viene en 1561 la aparición de la Virgen Guadalupana. Siempre que había algún tipo de problemas, cuando había sequías, enfermedades, a la primera virgen que recurría era a la Virgen de los Remedios. Si no hacía su trabajo, mandaban a traer a la Guadalupana. Decían que era el plato de segunda mesa, pero trabajaba mejor la Guadalupana, quien ganó con la Independencia. Ayer me llamó la atención que sacaran a la Virgen de los Remedios para rezarle. En tiempos de la conquista la religiosidad explicaba todo. Los temblores se los llamaba el temblor de San Carlos, el temblor de San Fernando, le ponían el nombre del santo. Las epidemias de cólera en 1833, la gente consideró que era un castigo divino, pues en ese año el presidente Gómez Farías comenzó a implantar una reforma liberal, para sacarle los derechos a la iglesia. Siempre estuvo aparejado el sistema religioso. Por eso, el presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando habla de religión le habla al pueblo. Hay una devoción muy grande en México.

Alejandro Rosas
Cuando Andrés Manuel López Obrador se encontró con el Papa. Foto: Cortesía

–Por otro lado están San Judas y la Santa Muerte compitiéndole a la Guadalupana

–San Judas por lo menos entra dentro de la religión católica, pero la Santa Muerte desde luego no está reconocida por ninguna iglesia. Evidentemente sí tienen ese poder donde lo pagano se mezcla con la religiosidad. La Santa Muerte es el santo de los narcotraficantes, donde está Jesús Malverde. Ahí ves la religiosidad claramente. Veo un rasgo muy sintomático, he perdido a dos familiares en estos días y lo que me llama la atención es que recibo correos invitándome al rosario o al novenario por las personas muertas. Entonces puedes entrar a través de Internet a las misas. Cosas de este tipo y tiene que ver con la religiosidad que siempre han acompañado a los mexicanos. Eso es tan de la época virreinal. Yo creo que seguimos siendo en mucho sentido a lo de antes, hay una gran población que sí tiene fe, que sí cree que la fe es más poderosa que la ciencia.

–Hablas de AMLO, cuando se refiere a la clase baja, la más numerosa de México, hace un poco lo mismo que hacía el PRI

–La clase media es un sector poco numeroso. Efectivamente es en esos núcleos sociales de la clase baja donde se da la religiosidad con la superchería. Aquí sigues viendo el Mal de Ojo, el Chamán, todo eso… Yo sí creo que el Presidente le habla a esa gente de menos recursos, donde el discurso no ha cambiado en todos estos años.

Alejandro Rosas
Con Julio Patán, presentando México Bizarro. Foto: Cortesía

–Un discurso, pareciera ser que tampoco quiere una clase media para esa gente…Lula, los Kirchner, levantaron las clases sociales en sus países…

Te puede interesar:  DAVID TOSCANA: Premio Mazatlán de Literatura, por El peso de vivir en la tierra

–Coincido contigo. Quiere ayudarlos, quiere apoyarlos, pero que se mantengan en su estrato. Es la manera más fácil de tener el control sobre la sociedad. Si das ayuda de becas, de recursos, no hay un esfuerzo como contraparte, no hay reciprocidad. En México, la clase media no es la más numerosa pero es la que sostiene el país. La clase media paga sus impuestos regularmente, tiene empleos regulares, no está dentro de la economía infernal. Tiene razón el Presidente cuando dice que hay una clase media y una clase alta que han existido siempre por los compadrazgos. Pero al final, en el 82 con López Portillo, en el 85 con Miguel de Lamadrid, en el 94 con Ernesto Zedillo, fue la clase media a la que más jodieron. A los pobres se los siguió ayudando con los beneficios del PRI. Los créditos hipotecarios en el 95, cuando mucha gente perdió casa y todo lo demás, hay mucha gente de clase media que está indignada, no es gente de clase media que tenga que ver con partidos ni es gente de Felipe Calderón, es gente que nuevamente empieza a sentir que vamos a tener que sacar la cara para sostener el país. Somos los ciudadanos cautivos en el padrón de hacienda.

–Ahora faltan cuatro años para que termine este gobierno. No estoy a favor de Calderón ni de Peña Nieto, nunca me pondré en un auto para hacer golpismo, pero estoy profundamente decepcionada…

–Fíjate que también tengo esa misma decepción. Me parece que para los 12 años que llevaba el ahora Presidente luchando, enfrentándose a los poderes, esperaba que viniera con un plan bien definido para el país. Su discurso solo trae buenas intenciones. Sus resultados aparecen tan magros, ¿Qué estuvo haciendo estos 12 años? Tendría que tener un gran proyecto de nación. No llega a los dos años todavía, pero ha perdido el gobierno la brújula. No se escucha más que a sí mismo, nunca había visto un gabinete tan postrado a los pies del Presidente.

–¿Qué va a pasar con las obras públicas? ¿Qué va a dejar este gobierno?

–Creo que es desventurado decirlo. Poner al petróleo como fuente de todo lo que debe de ser para México, me parece un despropósito. En el caso del aeropuerto y del tren maya, no sé si vayan a funcionar como se espera. Este faraonismo de López Portillo, sólo que López Portillo tenía el petróleo desde 1971, cuando descubren el gran yacimiento de Cantarell. Aquí no hay lana. Los fideicomisos, los recortes que se están dando para los procesos de investigación científica, no sé si van a dar el Tren Maya y el Aeropuerto a tiempo. Si de ahí puede haber una recuperación económica en algún sentido, a ver si no terminan siendo dos elefantes blancos que tanto hemos sufrido en el pasado. ¿A cuántos hospitales dejó sin terminar Enrique Peña Nieto? La famosa refinería que iba a construir Felipe Calderón. No creo por supuesto que ellos hayan sido mejores. Me parece indignante que Calderón nos diga ahora qué es lo que tenemos que hacer.

Alejandro Rosas
Cuando AMLO habla de religiosidad le habla al pueblo. Foto: Collage

–¿Hay oposición?

–No, lo que quiere hacer la oposición tendría que rezarle a Santa Inteligencia. Están en la lona. Como partidos no hay ni para donde hacerse. El PAN, el PRI, el PRD… ¿Qué está haciendo la gente que está en contra del gobierno? Llamando “queques” al Presidente, es absurdo totalmente. Es que está gordo porque come barbacoa, si esa es la oposición que va a convencer a la gente que va a votar en el 2021, es patético. Pronostico que va a ganar Morena, con menos diferencia, pero va a ganar con cierta ventaja. No veo ninguna estructura opositora.

–¿Qué escribiste sobre Álvaro Obregón? Es una figura polémica, ¿verdad?

–Fíjate que más que polémica es muy poco conocida. Es tan grande el clamor popular por Villa y Zapata, que de pronto son desconocidos Obregón, Carranza o Calles. Falta un conocimiento de divulgación en torno a ellos. Me tocó escribir la parte de José Vasconcelos. Obregón sabía que no tenía idea de la cultura y procuró rodearse de gente que sabía su oficio. Le dejó a Vasconcelos hacer lo que tenía que hacer. Había mucho de utopía en Vasconcelos, sí, pero Obregón tuvo la humildad de reconocer que él no lo sabía todo.

En México, la clase media no es la más numerosa pero es la que sostiene el país.

–Luego de la Reforma Educativa de José Vasconcelos no hubo una sola reforma educativa más

–Ese fue un momento fundamental. De pronto Vasconcelos imprimió muchos millones de libros, los famosos Clásicos de la Literatura Universal para repartirlos por el país. El tema es que llegaban a una ranchería y de pronto llegaba con sus libros, obviamente lo que la gente quería era un saco de maíz para cultivar. Lo que se dio en la época de Vasconcelos fue la idea de “lo mexicano”, donde México se encuentra a sí mismo. La educación ahora está en uno de los peores momentos.

–¿Qué estás haciendo, además de ese México Bizarro, con Julio Patán, dos libros maravillosos?

–Estoy empezando a escribir una novela histórica que tiene que ver con el cadáver de Maximiliano. Quise tomarme un respiro para acercarme a eso. He estado haciendo cosas para History Channel, donde haré un programa que se llama Entrevista History.

Comments are closed.