Camilo Lara

“Cuando una idea de canción da con el personaje correcto, se vuelve una canción”: Camilo Lara

“Hay mucho talento en Guatemala”: Gaby Moreno

Ahora es productor independiente y ha sacado el tema “Yemayá”, acompañado de la voz celestial de la guatemalteca Gaby Moreno, donde habla entre otras cosas de ese estado de ser un enamorado.

Ciudad de México, 30 de junio (MaremotoM).- En los últimos 20 años casi toda la música mexicana ha pasado por los oídos y el corazón de Camilo Lara. Como ex productor de Warner, ex dueño de Casete, líder del Instituto Mexicano del Sonido, ha logrado armonizar su gusto popular y erudito con una naturalidad entrañable.

Ahora es productor independiente y ha sacado el tema “Yemayá”, acompañado de la voz celestial de la guatemalteca Gaby Moreno, donde habla entre otras cosas de ese estado de ser un enamorado.

Entre las muchas cosas que ha hecho Camilo está la de haber sido asesor de la película Coco, de Disney y Pixar. Al frente de su proyecto, el Instituto Mexicano del Sonido lleva ya cinco discos y prepara el sexto con la misma pasión que le pone a todas sus actividades en la música.

–Me pareció maravillosa la canción, hablando del enamoramiento, algo que tú viviste, ¿verdad?

–Bueno, algunas veces, algunas las he logrado más que otras, pero sí. Tuve en un proceso de hacer un disco, una camada de canciones y cuando hago ese proceso llevo como una maleta de canciones, voy grabando con distintos músicos, en distintos estudios; esta canción estuve intentando trabajar con varios músicos, no funcionaba muy bien, hasta que di con Gaby. Cuando una idea de canción da con el personaje correcto, se vuelve una canción. He trabajado con otros músicos, Paco Huidobro le metió algunas guitarras, también Graham Coxon, de Blur, hizo el riff. Me dio el tiempo y me dio la cabeza para meterle cierto lujo de detalle casi terapéutico.

Camilo Lara
Si un productor no se ocupa de poner detalle en las cosas, preocúpate. Foto: Cortesía

–Cierto lujo de detalle es algo que tiene que ver con el productor

–Sí, bueno, es mi trabajo. Si un productor no se ocupa de poner detalle en las cosas, preocúpate. Mis canciones son una especie de collage, encontrar sonidos, sampleos, construir una especie de mil hojas.

–Grabaste con Graham Coxon

–Sí, vino a tocar a México. Un día después hicimos una sesión para una canción y luego sobró un poco de tiempo, le hice escuchar varios temas, hasta que supo que con “Yemayá” se unía y grabó un riff.

–¿Cómo conociste a Gaby Moreno?

–Nos conocimos en un festival en Alemania, hace unos diez años. Siempre nos fuimos persiguiendo en giras y conciertos. Finalmente hace dos años nos tocó en Edimburgo, con Caléxico y a partir de ahí nos volvimos muy amigos. El año pasado ella cantó en una artista que produje, que se llama Mireya Ramos y me pareció brutal. Es muy buena música, pero al verla me pareció de otro nivel. Es una guitarrista brutal, nivel Prince. Es súper emocionante encontrar a alguien que toque así.

Te puede interesar:  Majo Aguilar, una candidatura a Premios Lo Nuestro, marca la revelación de su éxito

–El Instituto Mexicano del Sonido es ciento por ciento nacional, ¿tiene que ver con los sonidos que están en la calle?

–Para bien y para mal sí. Yo empecé a hacer música no agarrando una guitarra o una batería. Yo tenía una computadora y empecé a samplear cosas, sampleaba del danzón, del chachachá, pero yo quería hacer hip hop, quería hacer otras cosas, pero al final terminaba sonando como mexicano. Al final salí del clóset y asumí que ese era mi sonido. Conforme he ido creciendo y me enamoré de la música mexicana. Los mariachis, por ejemplo, que me gustan mucho.

–Siempre está Juan García Esquivel, por supuesto

–Sí, claro. Esquivel era de los primeros que sampleaba.

–El otro día hablábamos con una escritora diciendo que basta del estereotipo de México, tú en la música borras ese estereotipo

–Es que había dos caminos, la música estereotípica del mexicano que son los mariachis no se escuchaba mucho, los jóvenes no lo escuchaban, oían a Luis Miguel, algo muy lejano a mí, la otra era música de nacos, no era correcta. Siempre me gustaron las dos músicas mucho. La cumbia, los sonidos de la calle, pensaba que no iban a tener historia.

–¿Qué pensaste de Ya no estoy aquí?

–Me parece una película demoledora, de las mejores películas que he visto en estos últimos tiempos. La música existe, me encantó. Como clasemedieros, yo crecí en Coyoacán y al lado de mi casa se oían sonideros. Yo crecí oyendo a The Cure, pero también oía la música tropical de los sonideros.

Camilo Lara
Yo crecí oyendo a The Cure, pero también oía la música tropical de los sonideros. Foto: Cortesía

–El Instituto Mexicano del Sonido se escucha afuera, ha formado parte de la serie Californication, como que en los Estados Unidos lo escuchan los “clasemedieros mexicanófilos”

–Sí. La verdad es que me ha tocado negociar mucho allá, creando una historia. Cuando sales de México, hay un elemento de nostalgia tremendo. Lo que hice fue darle otro enfoque a la música mexicana, como si el mariachi lo estuvieran escuchando los jóvenes, cosa que no es así. No soy el único, hay un montón de músicos de gente que está rescatando sus raíces para hacer algo nuevo.

–¿En tu música hay nostalgia?

–Mucho. La nostalgia es importante, pero no creo que haya música nostálgica. Son dos cosas distintas para mí. Más que nostalgia lo llamaría la “denominación de origen”.

–¿Este “Yemayá” forma parte del nuevo disco?

–Sí, saco el disco en octubre y esta canción se aleja de las que he estado haciendo. El disco entero es una carta de amor al Distrito Federal.

Comments are closed.