Rodolfo Tarraubella

¿Cuánto vale la naturaleza? Rodolfo Tarraubella, líder de la ONU en medioambiente

Actualmente, Rodolfo es el director ejecutivo de la entidad del sistema de Naciones Unidas CIFAL Argentina. Entidad dependiente de UNITAR y presidente de Fundación EcoConciencia (brazo técnico de CIFAL Argentina en sostenibilidad y finanzas climáticas).

Ciudad de México, 8 de enero (MaremotoM).- Entrevistar a un amigo que se ha convertido en símbolo del medio ambiente y en todas esas luchas que nos permitirán seguir viviendo, es un poco intimidante, porque a las claras, ¿qué sabemos de eso que creemos saber?

Hay todo un horizonte oscuro en nuestro conocimiento y es desde esa humildad que me acerco a Rodolfo Tarraubella, licenciado en Finanzas, con posgrado en Cambio Climático y Protocolo de Kioto (Becado por la OEA),  mención de Honor por la Tesis “La evitación de la deforestación como herramienta generadora de ingresos para zonas rurales de extrema pobreza” y posgrado en Tratamiento de Conflictos Socioambientales (Universidad del Centro de Perú)

Actualmente, Rodolfo es el director ejecutivo de la entidad del sistema de Naciones Unidas CIFAL Argentina. Entidad dependiente de UNITAR y presidente de Fundación EcoConciencia (brazo técnico de CIFAL Argentina en sostenibilidad y finanzas climáticas).

Lo primero que le pregunto cuando nos encontramos es si se va a terminar el mundo.

ENTREVISTA EN VIDEO A RODOLFO TARRAUBELLA

Él contesta con suma paciencia sobre sus propios temas: las finanzas climáticas y sostenibles, materializar los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU y los conflictos socioambientales, que son los que están “de moda” en el mundo.

“Si algo se puede terminar es el ser humano, no el mundo. Hoy son dos problemas que nos ocupan, la pandemia y el calentamiento climático”, dice.

Rodolfo Tarraubella comenzó con el tema del medioambiente en su propia casa financiera y creó la primera tarjeta ecológica del mundo. Generaron una manera de producir fondos y esos fondos lo destinaban a organizaciones que trabajaban por el ambiente. Esto fue en 1992.

“Era algo de lo cual se hablaba poco”, cuenta Rodolfo.

El ambiente era algo súper abundante de los cuales nadie se hacía cargo, sin embargo, esos bienes son los que deberían administrarse.

“Lo que empezó a suceder que la palabra sostenibilidad, que contemplaba lo verde, lo ambiental, y el desarrollo, que era sacar a la gente de la pobreza. Lo verde era caro y la gente con escasez de recursos no tenía acceso a eso. Así que me metí mucho más en los temas sociales”, dice.

Te puede interesar:  Lugares en Guadalajara para cinéfilos auténticos
Rodolfo Tarraubella
La Casa de la Paz. Foto: Cortesía

“Lo que tenía era una sensibilidad artística, pues yo soy músico, no concibo hoy la sostenibilidad si uno no es socio ambiental”, afirma.

Rodolfo Tarraubella creó también, junto con Nicolás Carolin, Biciventura, el proyecto La Vuelta al Mundo en Bicicleta por los ODS, donde un grupo de jóvenes que bicicletea para generar conciencia en la juventud.

¿Cómo es dedicar toda la vida al medio ambiente, a la sostenibilidad?

“Una de las cosas que yo relacioné y que no estaba relacionado era ver cómo lo financiero se unía a la causa ambiental. Que la ganancia sea una ganancia con sentido. Los bonos de carbono, de agua, las criptomonedas son un sentido de medio ambiente. En la empresa apareció la nota de un cajero, que decía que había que trabajar sólo por dinero. No estaba pudiendo contagiar valores y escribí una nota de contestación, donde hacía un mea culpa por no haber podido desarrollar un producto y es cuando nace Mastercard Ecoconciencia”, expresa Tarraubella.

“Ha ido creciendo en los últimos tiempos los conflictos socioambientales. La conflictividad es tan agresiva que los proyectos no pueden sostenerse. En algunos de los casos existen justificaciones plenas, pero en otros casos existe una percepción pero que no existe una realidad última. La gente dice el agua está envenenada y luego la analizamos y no está envenenada”, explica.

“Las creencias de lo que la gente esgrime y la realidad es difícil de hacer notar, los grupos fanatizados por el medio ambiente son muy cerrados. Tú dices, vamos a dialogar y ellos dicen no”, agrega.

Rodolfo Tarraubella
La Fundación EcoConciencia. Foto: Cortesía

“El sentido de vida que da pertenecer a esos grupos tienen mucha fuerza. Salen en la prensa todos los días y te hacen caminar el sitio del héroe, que puedes juzgar al otro, tú eres bueno, el otro es el malo”, expresa.

Hoy tiene varias vías de desarrollo, con una campaña que se hará en 2022, que va a decir: Pongámosle un precio a la naturaleza.

“La naturaleza tiene un precio. Cuando uno quiere un ecosistema, hay que invertir. El Estado se hace cargo y la gente que va a hacer el negocio toma lo que le es gratis. Puedo hachar árboles, no hago reuso de agua, contamino el aire, total no pago nada. Hay que regular los servicios ecosistémicos”, afirma.

Comments are closed.