Delhi Criminal

Delhi Criminal | La violación, un caso de cultura en la India

Netflix, en uno de esos cada vez más raros casos en que ofrece algo bueno, presenta Delhi Criminal, una serie de siete episodios que cuenta el caso de la policía de la incesante lucha de Varthika Chaturvedi, la agente encargada de la investigación, por encontrar a los autores del delito.

Ciudad de México, 28 de agosto (MaremotoM).- Los casos policiales son leídos fugazmente. Nos enteramos de ese padre que en Baja California ha matado a sus dos hijos y luego nos olvidamos. Tuve que hacer un gran acto de memoria para acordarme del caso Nirbhaya, en la India, en 2012, donde una joven fue violada por seis individuos, vejada con una barra de metal y luego con las manos le sacaron parte de los intestinos, en un hecho que causó condena social y cambió las leyes para ese infame delito.

Netflix, en uno de esos cada vez más raros casos en que ofrece algo bueno, presenta Delhi Criminal, una serie de siete episodios que cuenta el caso de la policía de la incesante lucha de Varthika Chaturvedi, la agente encargada de la investigación, por encontrar a los autores del delito.

Delhi Criminal
Delhi Criminal, por Netflix. Foto: Cortesía

El programa se estrenó el 22 de marzo y no fue demasiado promovido y uno se pregunta cómo es que nos pasó por encima, pues eso es lo que está pasando con Netflix: la cantidad excede la calidad y el espectador debe de buscar como una aguja en un pajar aquellos ciclos edificantes y buenos, como es éste.

Cuando se habla de violación recuerdo siempre unas líneas que he leído de alguna novela que creo yo no se ha publicado. Hace muchos años, era como un texto de concurso y me quedó tan pegado: el hombre que escupe a la mujer que somete y le hace tragar su escupitajo, como un signo de total entrega a ese monstruo que ha sido rechazado durante toda su vida.

En este caso, la víctima fue Jyoti Singh, una mujer de 23 años que fue brutalmente violada y golpeada por seis hombres mientras viajaba de regreso a su casa en un colectivo, la noche del 16 de diciembre de 2012. Ella estaba con un amigo, que fue golpeado, amordazado y agredido con una barra de hierro hasta quedar inconsciente.

“Los informes médicos dijeron después que la mujer sufrió heridas graves en el abdomen, los intestinos y los órganos genitales debido al asalto y que el daño indica que fue hecho con un objeto contundente… un implemento oxidado, en forma de L, del tipo de las utilizadas como manija para el gato de las ruedas”. La mujer murió a causa de las gravísimas heridas 13 días después de la agresión.

Te puede interesar:  La escritora Vivian Gornick repasa las cuentas pendientes del feminismo

Delhi Criminal muestra por un lado las tribulaciones personales de la investigadora y además el grado de precariedad en el que se mueve la policía de una de las ciudades más grandes del mundo. Las costumbres entre el vegetarianismo y comer carne, las funciones que cumplen las mujeres a pesar de que viven en uno de los países más discriminadores, los niños olvidados entre las calles, los perros que van y vienen buscando comida, conforman el escenario siniestro de la India y de sus autoridades.

Hay que decir que según los últimos datos de la Agencia Nacional de Registro de Delitos de la India (NCRB), en 2019 se denunciaron 30.868 violaciones en el país asiático, más de 80 al día. Además, la Policía identificó a 1.891 mujeres víctimas de trata de blancas, por lo que este caso que muestra la serie sólo ha sido un aporte para tratar de vencer el crimen.

De hecho, uno de los culpables de la violación declaró en 2015 a la BBC que las chicas son las culpables de que las violen: Mukesh Singh sostenía que si ella no se hubiera defendido, la historia hubiese sido diferente. “Cuando estaba siendo violada, ella no debía de haber peleado. Debía haber estado en silencio permitiendo la violación. Entonces ellos la hubieran soltado después de hacérselo y sólo hubieran golpeado al chico”, afirma el violador, que fue ahorcado en 2020, luego de muchas idas y vueltas con el fallo del tribunal.

La investigadora está a cargo de la actriz Shefali Shah, una verdadera heroína que con trabajo y más trabajo logra resolver el caso, con miles de presiones a su alrededor y exigiendo a un personal disciplina y eficiencia hasta el final.

Delhi Criminal tiene además a Rajesh Tailang, como el inspector que acompaña a la jefe de policía, con un dolor de espalda tremendo y tratando de convencer a los aspirantes a novio de su hija que no está nada mal tener a un detective de pariente.

Es una gran serie que refleja la gran lucha de las mujeres en el mundo por imponer sus derechos y defender su vida, en un planeta que no consigue avanzar en este punto, a pesar de que estamos en el 2021.

Comments are closed.