Archie Moore

DEPORTE Y LITERATURA | Archie Moore, Cortázar y Galeano

Buenos Aires, 14 de diciembre (MaremotoM).- Archie Moore nació en Benoit, Mississippi, Estados Unidos, el 13 de diciembre de 1916 (¿Será así? Aparecen fuentes que afirman que lo parieron el 9 de diciembre, pero de 1913). Los libros de historia del boxeo y las memorias de todos los rings dicen que fue largo campeón de los mediopesados, visitante de la Argentina en la que gobernaba Juan Domingo Perón, rival de Rocky Marciano, de Floyd Patterson y de Muhammad Alí, un crack que brota en el cuento “El Laucha Benítez cantaba boleros”, del maestro Ricardo Piglia (“hasta encontrar el ajado recorte de El Gráfico donde se veía su cara, joven y borrosa, al lado de la cara de Archie Moore”).

Julio Cortázar lo admiraba tanto que en “El noble arte” (que está en La vuelta al día en ochenta mundos) lo llama “el poeta Archie Moore”. Y termina de encumbrarlo como poeta de los puños en una entrevista que salió en la revista Crisis en marzo de 1974, en la que el escritor argentino jugó -la especialidad de Cortázar: jugar- a que Polanco y Calac (personajes de su libro 62 modelo para armar) lo entrevistan. Fue una idea o una broma que se le ocurrió a Cortázar al enterarse de que un joven periodista uruguayo quería ser su entrevistador: el periodista era Eduardo Galeano.

Te puede interesar:  Caroline Fourest: “Hay que aterrorizar a los racistas y a los violadores, no a los hombres ni a los blancos” 

Acá va el tramo de ese texto en el que, campeón de unas cuantas cuestiones, emerge Archie Moore en la pluma de Cortázar:

“En realidad -le dice Calac a Polanco-, nosotros no vinimos a preguntarle esta clase de cosas, vos fijate cómo se va colocando en el terreno que más le conviene, es el Archie Moore de la labia.

-Me gusta la imagen -le digo-. ¿Ustedes querían hablar de boxeo o era solamente una alusión? Cuando estuve en Buenos Aires, los muchachos de El Gráfico me invitaron a ver pelear a Castellini, y yo les escribí una opinión más bien fría de su performance. ¿Qué tal anduvo el muchacho desde entonces?

-Las preguntas las hacemos nosotros -dice Polanco-, pero para darte el gusto podés contamos qué te pareció Monzón frente a Bouttier.

-No pude ir porque estaba con sinusitis.”

Fuente: Deporte y Literatura

Comments are closed.