Hilda Hilst

Descubramos a la poeta y dramaturga Hilda Hilst: Jus publica Cuentos de escarnio

Hilda Hilst fue una poeta, cronista y dramaturga brasileña, considerada por la crítica una de las escritoras en lengua portuguesa más importantes del siglo XX.

Ciudad de México, 24 de febrero (MaremotoM).- Hilda de Almeida Prado Hilst conocida como Hilda Hilst (Jaú, 21 de abril de 1930 – Campinas, 4 de febrero de 2004) es una poeta admirable. Probablemente, luego de Clarice Lispector, una de las voces más aclamadas y escuchadas de Brasil.

Hace unos años, el músico Zeca Baleiro, hizo un disco con sus poemas, un gran disco y la conocimos mediante canciones increíbles, que interpretaban varias cantantes en el trabajo “Oda discontinua y remota a flauta y oboe: de Ariana a Dioniso”, del libro Júbilo, Memória, Novitiado da Paixão , de 1974. Escuchen ese disco y sientan las palabras de Hilda, tan certeras y tan terribles.

“El primer libro de Hilda Hilst que leí fue Con mis ojos de perro y otras novelas , de 1986, una novela frenética y deconstruida , cuando todavía no estaba de moda incluir esa palabra en ninguna crítica artística. Me sorprendió el flujo nervioso y ultrapoético de su escritura, la superposición de narraciones siempre densas, la fragmentación del tiempo / espacio, todo lo que se celebraría años más tarde como moderno e incluso inaugural en literatura, y también en cine”, cuenta Zeca.

Lo cierto es que cuando Baleiro e Hilda se conocieron ella quería ser compositora, sobre todo por su vida modesta, al lado de 12 perros adoptados, donde cada mueble era para ellos, en la llamada Casa Do Sol.

“Desafortunadamente, debido al nivel de dificultad del proyecto, especialmente debido a las muchas agendas en juego, Hilda no pudo ver el álbum terminado, lo que me entristeció profundamente. En la tarde del 4 de febrero de 2004, fui al cementerio Parque Flamboyant, en Campinas, para darle un último beso. Se había ido a Marduk, ya que solía referirse a dónde iban los muertos. Pero su deseo, al menos parcialmente, se había cumplido: se había convertido en compositora”, cuenta el compositor e intérprete Zeca Baleiro.

Hilda Hilst
Un libro editado por JUS. Foto: Cortesía

¿Quién fue Hilda Hilst?

Hilda Hilst fue una poeta, cronista y dramaturga brasileña, considerada por la crítica una de las escritoras en lengua portuguesa más importantes del siglo XX.

Vivió siempre en Casa Do Sol, cerca de Campinas, y se dedicó en principio a la dramaturgia. En 1970 salió su primer libro Fluxo-poema, que según la investigadora alemana Mechthild Blumberg (Universidad de Bremen), se caracteriza por la “inquietud metafísica y la invención literaria”.

Te puede interesar:  Inauguran dos exposiciones del Perú en la FIL Guadalajara

No quería que la llamaran poetisa y escribió cosas como esta: “Me dio el amor este don:/ Para decir en poesía./ Poeta y amante es lo que soy…”.

Hilda Hilst
Hilda Hilst. Foto: Fundación Hilda Hilst

La escritora Hilda Hilst murió en la madrugada del día 04 de febrero de 2004, a los 73 años, en Campinas (interior del estado de São Paulo). Escribió durante 50 años y recibió muchos premios, entre ellos, el Premio PEN Clube de São Paulo, por Sete Cantos do Poeta para o Anjo (Massao Ohno Editor, 1962). En 1969 la obra O Verdugo fue galardonada con el premio Anchieta. La Asociación Paulista de Críticos de Arte (Premio APCA) consideró Ficções (Ediciones Quíron, 1977) el mejor libro del año. En 1981 la misma asociación galardonó a Hilda Hilst con el Grande Prêmio da Crítica al conjunto de su obra. En 1984 la Cámara Brasileña del Libro concedió el premio Jabuti a Cantares de Perda e Predileção (Massao Ohno – M. Lydia Pires y Albuquerque editores, 1983), y el año siguiente, la misma obra recibió el premio Cassiano Ricardo (Clube de Poesía de São Paulo). Rútilo Nada, publicado en 1993 por la editorial Pontes, recibió el premio Jabuti al mejor cuento. Finalmente, el 9 de agosto de 2002 fue galardonada en la 47ª edición del Premio Moinho Santista en la categoría poesía.

Ahora, la editorial JUS publica Cuentos de escarnio. Tras labrarse una sólida carrera como poeta en su juventud y madurez, Hilst decidió plantarle cara a una vejez que temía inminentemente escribiendo libros eróticos febriles, lúdicos y furiosos.

En estos cuentos y estos actos dramatúrgicos, representan una farsa barroca y obscena en todas sus disciplinas y moralidades. Dice la sinopsis: “Al hilo de sus confesiones iremos conociendo a sus mujeres y camaradas, una jovial cofradía de pícaros para que los que la búsqueda del placer es la más alegre de las fiestas y la más dichosa de las metafísicas”.

Un magnífico ejercicio de vitalidad y libertad literaria escrito en una prosa cruda, precisa y vibrante que combina con soltura la novela, el teatro, la fábula y el cuento de la mano de una de las autoras más emblemáticas del siglo XX en Brasil.

Comments are closed.