Desde el caparazón de la tortuga

Desde el caparazón de la tortuga, en el Teatro Xola Julio Prieto

El mensaje del libro de Michael Ende es complejo, habla del uso del tiempo, de lo abstracto que es y cómo se percibe. Cómo es que el trabajo nos hace olvidar que el tiempo nos lleva al plano de que tarde o temprano moriremos.

Ciudad de México, 10 de junio (MaremotoM).- En el Teatro Xola Julio Prieto, Danza Visual presenta la obra Desde el Caparazón de la Tortuga, los sábados y domingos de junio a las 13:00 horas.

Se trata de un espectáculo infantil multidisciplinar que conjuga música en vivo, danza contemporánea y clásica; teatro, ópera, y artes circenses, que reinterpreta el clásico infantil Momo de Michael Ende.

ENTREVISTA EN VIDEO A PATRICIA MARIN

“El Teatro Xola nos abrió las puertas después de dos años. Estamos muy contentos. Es un elenco de 13 personas en escena, somos más de 20 los que trabajamos en Desde el caparazón de la tortuga. Nosotros nos definimos como un dispositivo creacional, los tres fundadores, Rogelio Marín, Leonardo Beltrán y yo tenemos distintas profesiones. Rogelio Marín es tenor mexicano, Leonardo es maestro de danza clásica y yo soy maestra de danza contemporánea. Nos dimos cuentas de entregar al público un espectáculo con diferentes aristas y mezclamos arte circense, danza, ópera, teatro y sobre todo artes visuales”, afirma Patricia Marín.

“Esta obra va por las 200 representaciones, estrenamos en Ecuador hace 7 años, luego la obra se fue a Corea del Sur y nosotros la trajimos hace dos años. Realmente la interdisciplina nos gusta pues hacemos un arcoíris para los niños. Nos ayudamos con una pedagoga para realizarlo en el tiempo correcto. No queremos infantilizar al niño y nos han recogido familias enteras. Honramos y respetamos al niño en su sensibilidad inteligente y ellos reciben así nuestros mensajes”, afirma.

El mensaje del libro de Michael Ende es complejo, habla del uso del tiempo, de lo abstracto que es y cómo se percibe. Cómo es que el trabajo nos hace olvidar que el tiempo nos lleva al plano de que tarde o temprano moriremos.

Te puede interesar:  No hacemos mejoralitos, dice la editora de Pax, Danu Hernández

“La tortuga nos lleva como un narrador, para que tuviera voz y nos ayudara a entender estas reflexiones”, expresa la directora.

“Más allá́ de una fascinación personal por la obra literaria, la posibilidad de exhortar a la reflexión en torno a las características de la vida postmoderna, su dinamismo subyugante y la impasibilidad con la que la afrontamos, permeó los estratos creativos deviniendo en una necesidad sobre la cual investigar”, comenta.

Momo, una niña capaz de escuchar incluso a las estrellas, junto a sus tres entrañables amigos: Beppo, el barrendero paciente, Giggi, el soñador incansable y Casiopea, la tortuga milenaria que se encarga de administrar el tiempo, exhortan al público a reflexionar en torno a la vida, el tiempo y el uso que le damos. Permite una aproximación amable y lúdica hacia la postmodernidad y sus concomitantes consumistas a través de los Hombres de Gris y Bibbi Gail, su muñeca perversa.

Rogelio Marín, el compositor de la música original, menciona “sin duda es un montaje fresco y familiar que redirecciona la atención del espectador hacia la importancia de vivir plenamente, disfrutar de vivir yno perder el tiempo”.

“Hoy sabemos el precio de todo, pero el valor de nada, diría Oscar Wilde, y en ese sentido, el recurso más valioso es el tiempo. Y es una realidad pasmosa como permitimos que se diluya y se esfume. Es precisamente esto lo que se busca retratar con los Hombres de Gris y sus cigarrillos, una homologación insospechada e inadvertida que resulta, justamente, en fumarse el tiempo, transformar el tiempo y su uso en algo pernicioso, irreparable y amorfo. Una combustión incompleta de la vida. La contraparte es Momo”, señala Leonardo Beltrán, codirector de Danza Visual.

“Momo ejemplifica la esperanza, la bondad, el respeto, la amistad, el amor; todo lo envuelto en las idiosincrasias compasivas y caritativas de la infancia y su capacidad transformadora. Ese poder arrinconado por presiones sociales, pero latente en cada niño.”, comparte Patricia.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*