Desde muy pequeña, supe que no era heterosexual…

Ciudad de México, 28 de abril (MaremotoM).- Desde muy pequeña, supe que no era heterosexual. Claro, llegar a decir esto y que soy lesbiana, implicó un proceso que tomó más tiempo.

Si bien mi familia siempre ha sido abierta, lo LGBTI+ parecía ajeno. Soy la oveja ultralencha.🤘🏼

Crecí en los 90 y mi familia no tan cercana sí era y es conservadora. Lo supe porque M, mi primo homosexual, nunca se enunció como tal ante ellxs. Vivió su vida gay cuando estuvo lejos de ese núcleo.

Por M empecé a querer a Juanga. M mariconeaba hermoso. M murió antes de que yo tuviera edad para decirle: quiero alborotar mis lentejuelas contigo.

Lo ocurrido con M me hizo temer varias veces lo que pasaría si yo hablaba de lo que sentía. De lo que era. También alimentaron ese temor historias que empecé a conocer de vecinxs y compis de pupitre: de rechazo y estigma hacia personas LGBTI+.

En esos años [infancia-adolescencia] fueron un refugio personajes lenchos que veía en la cultura pop, varios en subtexto puro: Haruka y Michiru, Xena y Gabriel.

Te puede interesar:  La siniestra historia del “Mengele de Franco”

Una de las historias que me alborotó tremendo fue la de Carol Airb y Therese Velivet, sí la pareja protagonista del libro The Price of Salt, de Patricia Highsmith. Llegué a ella por una compañera de la secundaria.

Durante mucho tiempo busqué referentes lésbicos. Busqué más cercanos a mí, a mi idioma y contexto. Fue una búsqueda muy en solitario.

Hasta que me sentí lista y hablé. Mi madre y hermanxs me abrazaron. No sufrí rechazo alguno. Tengo claro que para otras mujeres no ha sido así.

Pienso en esas mujeres que no han podido hablar o que aún tienen miedo de asumir lo que son. Pienso también en las lesbianas que admiro y también en aquellas con las que difiero.

Reparo también en todo lo que está pendiente para las lesbianas. Lo he hablado con amigas. Hay varios asuntos que mirar: desde los afectos, el amor romántico, hasta las políticas públicas y las formas de violencia que nos atraviesan.

[Ay, todo lo que alborotó el encontrarme a una de mis primeras noviecitas en el metro.]

Comments are closed.