Luis Sepúlveda

Duelo Universitario y el título póstumo de Hijo Adoptivo de Gijón: Ha muerto Luis Sepúlveda

“Luchito” es por supuesto Luis Sepúlveda (1949 – 2020), quien acaba de morir luego de estar internado durante un mes por el coronavirus.

Ciudad de México, 16 de abril (MaremotoM).- “De todos los muchísimos recuerdos voy a elegir dos. Uno de hace muchísimo, tanto que yo estaba embarazada de Celeste y no había cámaras digitales, en uno de sus Salones del Libro, con Graciela Cabal, Adela, Luchito, Pelusa, Antonio, el Pampino y Fajardín. Y uno más reciente, en casa de Antonio, de esos momentos que una ruega que duren para siempre, esa noche además nos acompañaban Marisa y Daniel”, recuerda Natalia Porta López, Coordinadora de colecciones para niños en Librería ConTexto y Directora General en Fundación Mempo Giardinelli.

“Luchito” es por supuesto Luis Sepúlveda (1949 – 2020), quien acaba de morir luego de estar internado durante un mes por el coronavirus.

Solo vuela el que se atreve a hacerlo. La muerte de Luis Sepúlveda es una terrible pérdida para el mundo entero. Su fallecimiento es solo otro recordatorio de la tragedia que representa este virus que se lleva la vida de nuestros seres queridos y que no hace distinciones”, ha dicho Michelle Bachelet, ex presidente de Chile y actual Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

Trabajador del departamento cultural del gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende. Preso, torturado y exiliado de la dictadura pinochetista. Brigadista internacional en la revolución sandinista, en su obra destaca la preocupación que sentía por el desequilibrio del planeta y el futuro de la humanidad, contiene ciertos rasgos de moraleja y de aliento profético, al tiempo que su escritura aparece como una evolución del neorrealismo hacia nuevas tendencias.

“Ha muerto el genial Luis Sepúlveda. Lucho, amigo y gran escritor, vencido por este mal bicho. Era tan vital y superlativo en todo que aún no me lo puedo creer. Todo mi amor a su mujer, la poeta Carmen Yáñez y a sus hijos. Leed Un viejo que leía novelas de amor, es maravilloso”, escribió la española Rosa Montero.

Te puede interesar:  Jazz, el caos perfecto: el espectáculo que te enseña a enfrentar la incertidumbre

Se refiere a su célebre novela, publicada en 1993 por Tusquets. A este éxito —traducido a numerosos idiomas y llevado al cine con guion del propio Sepúlveda— le siguieron las novelas Mundo del fin del mundo y Nombre de torero, el libro de viajes Patagonia Express, y los volúmenes de relatos Desencuentros, Diario de un killer sentimental seguido de Yacaré y La lámpara de Aladino.

Con Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar, publicado en 1996, Sepúlveda se convirtió en un clásico contemporáneo para muchos jóvenes y escolares.

 Luis Sepúlveda
Considerado un clásico de la literatura latinoaméricana, su obra es un legado para el mundo. Foto: Cortesía

Considerado un clásico de la literatura latinoamericana, su obra es un legado para el mundo.

Luis Sepúlveda nació en Ovalle, Chile, en 1949. En 1993 Tusquets Editores empezó la publicación de su obra con su célebre novela Un viejo que leía novelas de amor, traducida a numerosos idiomas, con ventas millonarias y llevada al cine con guión del propio Sepúlveda, bajo la dirección de Rolf de Heer y protagonizada por Richard Dreyfuss.

Le siguieron las novelas Mundo del fin del mundo y Nombre de torero, el libro de viajes Patagonia Express y los volúmenes de relatos Desencuentros, Diario de un killer sentimental seguido de Yacaré y La lámpara de Aladino. Con Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar, Sepúlveda se convirtió en un clásico vivo para muchos jóvenes y escolares. En esa misma tradición publicó Historia de un perro llamado Leal, un relato puro y emotivo que volverá a conmover al lector, con independencia de su edad.

“Y se murió Luis Sepúlveda. Estuvo mes y medio hospitalizado y aislado. Qué manera triste de morir. Me lo crucé poco en la vida, pero sabía de él por amigos escritores de aquí y de afuera, de su energía, de su capacidad de convocar”, ha dicho Pablo Simonetti. En la Universidad de Chile han decretado Duelo Universitario por su fallecimiento. Gijón propone nombrar a título póstumo “Hijo Adoptivo de la Ciudad”. Ha muerto Luis Sepúlveda, qué tristeza.

Comments are closed.