Stefan Zweig

Ediciones Godot lanza la Colección Stefan Zweig

“Creo que tengo fiebre, quizás sea la gripe que ahora se escabulle de puerta en puerta y eso sería bueno, porque así me iría con mi hijo, sin necesidad de hacer nada contra mi persona. A veces se me oscurece la vista, quizás ni siquiera pueda terminar de escribir esta carta, pero quiero reunir todas mis fuerzas para hablar esta vez, solo esta única vez, con vos, querido mío, que nunca me reconociste”. Stefan Zweig

Ciudad de México, 5 de abril (MaremotoM).- Comenzamos a recorrer la colección Stefan Zweig con Los ojos del hermano eterno, Una partida de ajedrez y Carta de una desconocida, de nuestro lado con su publicación, del tuyo con la lectura. Personajes tormentosos, confesiones atroces, relatos de vidas impensadas, obsesiones, castigos, encierros y monólogos interiores se entrecruzan para generar historias atrapantes con varios niveles de lectura.

Porque si bien se trata de tres historias distintas, con personajes distintos en situaciones distintas, hay algo que parece unirlos en un relato mayor, parecen pertenecer al mismo escenario.

Stefan Zweig
Stefan Zweig. Foto: Cortesía Ediciones Godot

La mujer que ha perdido un hijo y confiesa su amor al hombre que nunca la reconoció, el misterioso personaje que cuenta su tiempo que lentamente nos abre la puerta a su vida pasada, aquel hombre justo que decide recluirse de forma voluntaria, parecen estar unidos por un hilo pequeño y fino de emociones humanas y situaciones históricas, plagadas de conflicto externo e interno. Con estos tres libros miramos el abismo de la bella literatura de Stefan Zweig.

“Pero ¿Para qué te cuento todo esto, este frenético fanatismo, enojado consigo mismo, tan trágico y desesperado de una niña abandonada?” Stefan Zweig

Te puede interesar:  La programación del Festival Internacional Cervantino, Caifanes en la clausura

Stefan Zweig nació en Austria en 1881 y es considerado uno de los autores más importante del período de entreguerra.  Durante la Primera Guerra Mundial sirvió al Ejército austrohúngaro con tareas administrativas y escribió varios artículos apoyando el conflicto. Sin embargo, luego de ser testigo de las implicancias de la guerra, cambió radicalmente su posición.

Stefan Zweig
También están en ebooks. Foto: Cortesía

En base a ello, escribió Jeremías, en la cual establecía sus firmes convicciones antibelicistas, por las que tuvo que exiliarse a Suiza. Durante su exilio trabajó como corresponsal, escribiendo sobre la realidad bélica desde una perspectiva apartidista y pacifista.

La gran cantidad de viajes que el autor pudo realizar, marcaron definitivamente la identidad de su persona, lo cual se trasladó a sus obras.

En la mayor parte de su producción se opuso al nacionalismo y propuso temáticas y personajes íntimamente relacionados a los conflictos y al peligro. Desde 1933, con la llegada de Hitler al poder, sus obras fueron prohibidas.  Se exilió nuevamente en 1934, debido a la ocupación de Austria y de vuelta una vez comenzada la Segunda Guerra Mundial. 

En 1941 se instaló en Brasil con su esposa Lotte Altmann, donde el 22 de febrero de 1942 se suicidaron ambos en vista a la inmensa avanzada del nazismo. Antes de suicidarse escribió cartas a todos sus amigos y conocidos, pidiendo disculpas y explicando las causas de su muerte. En 1944 se conoció su autobiografía: El mundo de ayer.

Comments are closed.