El abanico

El abanico, una obra de Oscar Wilde, vigente y con mucho humor

“La misma dinámica de la sociedad, nuestros grupos, nuestras comunidades, nos lleva por ciertos modos de convivencia que de pronto no te pones a pensar en lo que está pasando realmente”, afirma Amaro.

Ciudad de México, 22 de junio (MaremotoM).- El abanico, del londinense Oscar Wilde,  reestrena temporada en la Sala Magna del Instituto Cultural Helénico, con esta obra que retrata el drama de celos que vive Lady Windermere, en una versión protagonizada exclusivamente por mujeres.

“Se trata de una versión bajo una perspectiva de género que busca identificar, cuestionar y hacer una crítica al rol de la mujer en la sociedad”, dice el director Michell Amaro, fundador de la Compañía Abanico, que se ha presentado con su primer montaje en diferentes festivales como Puente al Mictlán 2019 y el Festival de Teatro Universitario de la UNAM (FITU) 2019.

La producción ejecutiva es de Yazmin López y el elenco consta de las actuaciones de Frine Obregón, Verónica Muñoz, Ana Karen Gaona, Xóchitl Júarez, Araceli Espinoza y Yazmin López.

ENTREVISTA EN VIDEO A MICHELL AMARO Y ANA KAREN GAONA

“Para mí como adaptador y director es algo personal. Hace unos 12 años empecé a actuar en obras de teatro cuando vivía en Cancún. La primera obra que hice fue El abanico. ¿Por qué Oscar Wilde? Es una obra que tiene que ver con las estructuras de las clases sociales y creo que habla mucho de eso la época contemporánea. Cómo nosotros nos enfocamos en ser algo de acuerdo a los convencionalismos de la sociedad. El rol de la mujer en específico de la sociedad, es donde hacemos centro. Los roles de la mujer están cambiando”, afirma Michell Amaro.

Te puede interesar:  Las mujeres tenemos una potencia para actuar y resistir: Dahlia de la Cerda

¿Qué tiene Wilde de feminismo?

Contesta Ana Karen Gaona. “Estamos tratando de darle ese cambio de perspectiva, somos seis actrices en escena y algunas hacen personajes masculinos. Es este juego de escuchar estos textos de hombres, que dicen cosas bastante fuertes de las mujeres, pero interpretado por una dama. Es como un poco ridiculizar a los hombres cuando hablan de las mujeres”, afirma.

“Esta crítica a la sociedad tiene muchos textos juguetones. Es una comedia, que ridiculiza a la sociedad que tiene una moral absurda, que tiene un deber ser tremendo”, agrega.

El abanico
El abanico, en el Centro Cultural Helénico. Foto: Cortesía

“Hay muchas similitudes frente a lo antiguo y lo actual. Hubo un momento en que hablé con las actrices, para preguntarles cuáles eran las contradicciones que encontraban y lo asombroso es que los mexicanos funcionamos a partir del chisme. A veces la sociedad en la que se basaba Londres de 1821 era fundamentalmente patriarcal y como dice Ana Karen Gaona lo dicho es realmente fuerte”, afirma Michell.

“Siempre juzgamos desde arriba a alguien que está haciendo algo diferente a la convención. Las decisiones afectan cuando uno es mujer y cuando uno es hombre. Hay que tener un hombre para nos dé lo necesario. Los chismes comprometen el modo de vida de la mujer y para un hombre no”, dice Ana Karen.

“La misma dinámica de la sociedad, nuestros grupos, nuestras comunidades, nos lleva por ciertos modos de convivencia que de pronto no te pones a pensar en lo que está pasando realmente”, afirma Amaro.

La obra El abanico puede verse en el Centro Cultural Helénico, para pensar y reír.

Comments are closed.