Concurso Gastronómico

El Concurso Gastronómico ¿A qué sabe la Patria? será anual

“La patria sabe a humo, a nostalgia y a la memoria que define qué puede comerse, qué puede beberse, cuánto dura su ingesta y cuándo se ingiere; aquella memoria que nos recuerda que al maíz se le canta, se le baila y se le pide; porque mientras crece puede ser hombre, mujer, pero siempre es dios”, dijo el poeta Mardonio Carballo.

Ciudad de México, 10 de julio (MaremotoM).- La Secretaría de Cultura entregó los premios de esta primera edición a María Teresa Solís López, de Ixtenco, Tlaxcala, y al Colectivo Otomí de Cocina Tradicional del municipio de Santiago de Anaya, Hidalgo, ganadores en la categoría Individual y Colectiva, respectivamente

Por sus contribuciones a la protección, difusión y enaltecimiento de la cultura alimentaria de México por medio de la cocina tradicional, la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través de la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas (DGCPIU), en colaboración con la Secretaría de Economía, premió a las ganadoras en las categorías Individual y Colectiva y otorgó menciones honoríficas del Concurso Gastronómico “¿A qué sabe la Patria?”, el cual se llevó a cabo en el marco de las conmemoraciones emblemáticas que organiza el Gobierno de México para recordar los eventos relacionados a los 200 años de la Consumación de la Independencia, 500 años de Resistencia Indígena, y 7 siglos de historia de México-Tenochtitlan.

Concurso Gastronómico
Atole de maíz morado. Foto: Cortesía

En el salón Adolfo López Mateos del Complejo Cultural Los Pinos se llevó a cabo la ceremonia de premiación, en donde María Teresa Solís López, del municipio de Ixtenco, Tlaxcala, recibió el reconocimiento como ganadora en la Categoría individual, gracias a la receta “Atole de maíz morado”.

Mientras que en la Categoría colectiva, el reconocimiento fue para la receta “Xincoyote relleno de escamoles y flor de palma en hoja de maíz”, del Colectivo otomí de Cocina Tradicional del municipio de Santiago de Anaya, Hidalgo, integrado por las cocineras Porfiria Rodríguez Cadena, Martha Gómez Aguilar, Claudia Hernández Ángeles y Cecilia Aldana Mayorga, representante del grupo.

Concurso Gastronómico
Xincoyote relleno de escamoles y flor de palma en hoja de maíz. Foto: Cortesía

En representación del colectivo ganador, Porfiria Rodríguez Cadena afirmó que es un honor y un compromiso el que la votación haya favorecido a su platillo y que este represente al estado de Hidalgo, a su municipio, Santiago de Anaya, y a su gastronomía.

“Lo que representamos fue una comida que en aquellos tiempos decían que era la comida del pobre, y quizás sí, porque no había para comprar carne. Nuestros padres salían a cazar, traían a casa conejos, ardillas, xincoyotes; sobre el rescoldo de la lumbre asaban a los animalitos y solo se acompañaba de sal y unas gorditas hechas a mano; eso era nuestra comida. Hoy quisimos rescatar esto porque se está perdiendo, es algo ancestral, habla mucho de nosotros, lo llevamos en la sangre; lo presentamos a ustedes porque con eso crecimos y para nosotros es un orgullo”.

Te puede interesar:  La presidenta de Madrid levanta la indignación en España tras llamar "malcriadas" a las feministas

A su vez, María Teresa Solís, ganadora en la Categoría Individual, recordó que en Ixtenco, Tlaxcala, se encuentra al oriente del volcán de la Malintzin, “región muy rica en minerales, que nos provee de maíces de colores impresionantes”.

Explicó que antiguamente este atole solo se bebía en conmemoraciones religiosas, pero ahora es común encontrarlo en cualquier momento; para su producción se buscan granos de maíz de color oscuro, por lo que en su pueblo se han especializado para producir este tipo. “Ixtenco viene de tres vocablos otomíes y quiere decir ‘atole agrio en festividad’. Yo digo que por las venas de los ixtenguenses no corre sangre sino atole morado, porque siempre lo estamos tomando”, agregó.

Por su parte, el director general de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas, Mardonio Carballo Manuel, comentó que la respuesta al concurso “¿A qué sabe la Patria?” es tan diversa que tendríamos que hablar de sus ingredientes, y de estos, los más importantes quizá son las lenguas que la habitan.

“La patria sabe a humo, a nostalgia y a la memoria que define qué puede comerse, qué puede beberse, cuánto dura su ingesta y cuándo se ingiere; aquella memoria que nos recuerda que al maíz se le canta, se le baila y se le pide; porque mientras crece puede ser hombre, mujer, pero siempre es dios”, afirmó.

Las personas interesadas compartieron y revelaron conocimientos ancestrales, populares y culinarios en español y en las lenguas indígenas maya, cuicateco, náhuatl, zapoteco, mixteco, otomí, totonaco, chinanteco, tseltal, mixe, mazateco, tsotsil, chontal de Oaxaca, mazahua, purépecha, huave, amuzgo y tarahumara; además de la comunidad afromexicana y la menonita en idioma alemán.

Concurso Gastronómico
Las ganadoras Foto: Cortesía

Cabe recordar que, de acuerdo con la convocatoria, además del reconocimiento, la ganadora en la Categoría individual es acreedora a 80 mil pesos y el grupo ganador en la Categoría colectiva, a 150 mil pesos. Asimismo, las recetas se difundirán en las redes sociales de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, de la DGCPIU, como parte de su programa “Las semillas que nos dieron patria” y en las plataformas contigoenladistancia.cultura.gob.mx y Google Arts & Culture, dentro del proyecto de cocina tradicional de la Secretaría de Cultura.

Comments are closed.