Óscar de la Borbolla

El erotismo es una forma de reconciliación con la vida: Óscar de la Borbolla

El escritor Óscar de la Borbolla acaba de publicar dos novelas eróticas de la juventud. Por el FCE, el también autor de La rebeldía de pensar, dio a conocer Nada es para tanto y Todo está permitido, dos libros que bien podrían representar al Adán y Eva de la literatura erótica mexicana.

Ciudad de México, 4 de enero (MaremotoM).- El escritor Óscar de la Borbolla acaba de publicar dos novelas eróticas de la juventud. Por el FCE, el también autor de La rebeldía de pensar, dio a conocer Nada es para tanto y Todo está permitido, dos libros que bien podrían representar al Adán y Eva de la literatura erótica mexicana.

En ellas, con una prosa deslumbrante e innovadora se cuenta la subversión de dos jóvenes que se rebelan contra el destino con que los amenaza su origen. Historias independientes que se suman en una lectura continua, porque son hermanas: el sexo, la risa, las escenas extremas y delirantes a que se enfrenta cada personaje arman un mundo paralelo a la realidad, donde se exhibe México en el estilo de uno de los escritores más interesantes de la literatura actual.

Así dice la promoción del Fondo de Cultura Económica, que publicó dos en una, en su colección popular y el escritor se ríe cuando le comentamos que en el tema erótico hoy hay mucha fantasía, pero poca realidad.

“Ahora que estamos confinados, esa es la ventaja que tiene la literatura. Una puerta que nos puede sacar a través de la imaginación es la literatura. En este caso me da mucho gusto que sea relanzada por el FCE, porque fueron escritas hace 30 años. Tuvieron en su momento una extraordinaria acogida y siempre fueron construidas por mí como una dupla. Gabriel y Gabriela son jóvenes que quieren liberarse de su familia y los dos están dirigidos por un deseo sexual extraordinario”, dice De la Borbolla.

Óscar de la Borbolla
Dos libros al precio de uno. Foto: Cortesía

“Ambos se enfrentan a un mundo mexicano, visto desde una manera hiperbólica, muy exagerada, que también aquí se critica. Es una novela picaresca, los dos personajes son unos pícaros y son como un Adán y Eva del erotismo mexicano”, agrega.

Óscar de la Borbolla
Ambos se enfrentan a un mundo mexicano, visto desde una manera hiperbólica. Foto: Cortesía Facebook

“Las dificultades con las que se encuentra un varón en este país, son muy diferentes a las dificultades con las que se enfrenta una mujer y eso es lo que explica por qué el personaje de Nada es para tanto, es un bobalicón, sin que llegue a ser víctima. Pero en Todo está permitido, mi personaje se convierte en una víctima pues por razones de verosimilitud se encontraba con un proxeneta o con un gígolo”, expresa.

Te puede interesar:  El primer día de la Feria, una infausta noticia: Muere Almudena Grandes

El personaje femenino es cada vez más inteligente, más sagaz, lo que demuestra algo revelador: para un hombre es mucho más fácil enfrentarse a la vida y salir adelante, en tanto que la mujer si no tienen la malicia suficiente cae presa “de algún desgraciado”.

La mujer tampoco esconde el placer en su lucha por vivir.

“Hay una creencia totalmente falsa a mi juicio. Las mujeres son como los varones seres sexuados. Por una mera apariencia externa se ha querido pasar a las mujeres como si fueran angelitos. En este caso, los personajes tienen la afición por el sexo, de manera muy marcada. A mis personajes los quise marcar con esta inclinación, para que me pudieran abrir a un mundo de aventuras eróticas, hasta cierto punto delirantes”, afirma Óscar.

En estos últimos años, De la Borbolla le ha dado cabida al filósofo más que al escritor.

“La verdad es que tengo una formación doble y creo que una vocación influye en la otra. En La rebeldía de pensar no he descuidado el lenguaje ni ciertos cortes poéticos para hacer más entendible la filosofía y en estas dos novelas ya desde los meros títulos hay una visión relativista de los valores”, explica.

Óscar de la Borbolla
Las novelas están concebidas dentro de un ambiente posmoderno, donde no hay principios. Foto: Cortesía Facebook

“Las novelas están concebidas dentro de un ambiente posmoderno, donde no hay principios. Tomé uno de los títulos de los Hermanos Karamazov, en el sentido de que si Dios no existe, todo está permitido”, agrega.

El teatro, la novela erótica, están muy poco publicadas últimamente. “El valor del erotismo es un factor de subversión, porque invita a la gente a tener un gusto por la vida. El erotismo nos da ganas de vivir. Estamos lejos del cuerpo, el lugar donde nos instalamos no es nuestro cuerpo, cuando el dolor nos cita o cuando el placer nos convoca vamos a nuestro cuerpo. El erotismo es una forma de reconciliación con la vida”, afirma.

“Se publica poco y no sé a qué se deben esas políticas editoriales, pero en mi caso no busco el erotismo per se, sino siempre en relación con el humor”, expresa.

Comments are closed.