Futbol y Pandemia

El futbol tiene un componente social absolutamente decisivo: Juan Villoro

Futbol y pandemia fue el título de la conferencia transmitida en vivo, dictada el 9 de octubre por el escritor Juan Villoro, integrante de El Colegio Nacional.

Ciudad de México, 10 de octubre (MaremotoM).- Hasta la noche del viernes 9 de octubre, la Secretaría de Salud había reportado más de 83 mil fallecimientos. El aforo oficial del Estadio Azteca es de poco más de 87 mil: “me quedé aterrado con ese dato”, confesó Antonio Lazcano Araujo, integrante de El Colegio Nacional, al dar la bienvenida al escritor Juan Villoro, también colegiado, al ciclo Viernes viral, en el que se transmitió en vivo la conferencia Futbol y pandemia.

“No pensábamos en trivializar un problema tan severo, sino reconocer que la pandemia ha impactado todos los aspectos de nuestra vida intelectual y colectiva. Cuando uno se asoma a los distintos aspectos en que la enfermedad nos ha afectado, nos damos cuenta que son indicadores de problemas y situaciones infinitamente más profundas”, aseveró el biólogo.

El escritor Juan Villoro, integrante de El Colegio Nacional, recordó que el llamado “deporte de las patadas” tiene un componente social absolutamente decisivo, porque es el entretenimiento mejor organizado y más repartido en todo el planeta Tierra y, para conocer una época, es decisivo conocer cómo se divierte una persona”.

“En ese sentido, el futbol dice mucho de lo que somos como especie, a tal grado que la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), el máximo órgano que aglutina a las federaciones de los distintos países relacionados con este deporte, tiene más agremiados que la Organización de las Naciones Unidas (ONU); además, a la FIFA le hacen más caso, porque sabemos que a la ONU prácticamente la pasan por alto en todos los conflictos armados o no armados”.

De ahí surge el convencimiento de que el planeta se ha organizado mejor para el entretenimiento que para la geopolítica: en su organización y en el deporte como tal, se puede ver en forma exagerada qué es lo que ocurre, tan sólo porque los caudales económicos que manejan son alarmantes en ciertos momentos.

“Uno de los efectos decisivos de la pandemia ha sido el de transparentar muchas de las circunstancias y problemas sociales que estaban ahí desde antes, fenómenos estructurales, pero que no habían sido vistos de esa manera y con el virus se han desnudado”.

Futbol y Pandemia
Futbol y Pandemia en El Colegio Nacional. Foto: Cortesía

El escritor puso como ejemplo algunas de las respuestas a la pandemia que se han dado desde el futbol organizado en nuestro país, que pueden ir de lo grotesco a lo abusivo; así, una de las primeras medidas de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) respecto a la pandemia fue suspender la Liga de Ascenso, con la idea de evitar los contagios y los traslados.

Desde su perspectiva, la intención primordial fue organizar mejor a los clubes de primera división y protegerlos, porque ante la suspensión de partidos iban a perder dinero y si, además, tenían que bajar a segunda división, eso acabaría con ellos.

“Al calor de todo lo que se discutía con la pandemia hubo una venta de franquicias: la gente estaba muy involucrada con discusiones de la pandemia y la afición de Morelia vio que su equipo era vendido a Mazatlán, lo que habla de la impunidad y de la falta de respeto a la afición: la afición queda fuera de cualquier decisión y el futbol depende de la afición”, recalcó el autor de Balón dividido.

Te puede interesar:  Spencer: otra mirada a Diana, la hipervista
Futbol y Pandemia
Juan Villoro, el rey del zoom, ha hablado de algo bien importante. Foto: Cortesía

Entre lo económico y lo sanitario

“Los estadios vacíos son como mausoleos en los que no aparece la gloria”, enfatizó Villoro durante su charla. Ello, porque en la actualidad, en casi todo el mundo, se practica el deporte en estadios vacíos, a sabiendas de que la participación del público es esencial.

“Hubo algunos equipos en el mundo que trataron de poner aficionados artificiales en las tribunas, lo que demostró ser absurdo; si algo ha demostrado el futbol jugado en estadios vacíos es la importancia del público y el hecho de que la gesta quede trunca: no es lo mismo anotar ante un estadio lleno, en tu propia casa, que hacerlo en un estadio vacío, donde se simulan gritos, pero todo eso no es más que un sucedáneo de la épica”.

Para Juan Villoro, el futbol organizado en México no ha estado a la altura de las circunstancias y puso como ejemplo las estrategias que se han usado en el mundo para enfrentar la pandemia: el confinamiento físico, al que acudieron países como Francia, Italia, España o Alemania; o el análisis puntual de quiénes pueden estar contagiados o no: el examen de prácticamente todos los miembros posibles de la población, que fue la estrategia de Singapur, de Corea del Sur, de Japón.

“Esta segunda estrategia se pudo aplicar claramente en el futbol, porque estamos ante un universo controlado. Hablando de un grupo de jugadores que, con titulares y reservas son poco más de 20; un cuerpo técnico… es muy fácil estar haciendo pruebas continuas, a tal grado que los contagios de inmediato se hicieron ver: para el 19 de septiembre se hablaba de 60 contagiados en una semana”.

No contentos con manejar mal la situación, los directivos de la FMF propusieron regresar a los estadios con 50 por ciento de aforo, lo cual es bastante irresponsable, en palabras del escritor, porque estaríamos hablando de cantidades importantes de personas. En algunos casos, como el Estadio Azteca, más de 50 mil personas.

“La propuesta incluía algunas medidas francamente surrealistas, como la prohibición de gritar gol, porque al hacerlo se esparce la saliva y puede contagiar a la gente en torno suyo. Afortunadamente, la jefa de gobierno de la Ciudad de México dijo que eso no podía suceder y no se van a hacer estos partidos”.

Al final, el futbol no es ajeno a los principales problemas sociales, al revés: los condensa, los exagera, nos permite entender las cosas nobles que puede tener y también a comprender los excesos sociales que se dan a partir de este deporte, el más practicado en el planeta.

“Camus, quien jugó en la posición de portero, llegó a decir que nada le había dado más lecciones morales que el futbol: el mismo Camus que en La peste se pregunta por qué una epidemia hace que aflore lo mejor y lo peor de nosotros, por qué son necesarios esos cataclismos: para que podamos entender lo que verdaderamente somos como especie”, destacó Juan Villoro.

Aunque más allá de los elementos negativos que se pueden encontrar en el futbol, se trata de un deporte que, en buenos momentos, nos acostumbra a honrar a quien nos gana, “a respetar al triunfador, a no tratar de ejercer la venganza por propia mano”.

-0-

4 archivos adjuntos

Comments are closed.