El Gordo y el Flaco, con dos actores increíbles: Steve Coogan y John C. Reilly

Ciudad de México, 28 de abril (MaremotoM).- Los que somos viejos recordamos esas películas en blanco y negro, con los gags del Gordo y el Flaco que pasaban por la televisión.

Siempre nos hacían reír, a pesar de que ellos ya no estaban y no habíamos vivido la etapa de gloria y éxito que ellos disfrutaron.

La película Stan y Ollie no muestra tampoco todos esos años de popularidad, sino que refleja la decadencia y la salida de estos dos monstruos del humor y de la comedia.

Lo principal de esta película son los dos actores. Lo que hacen Steve Coogan y John C. Reilly es meterse de lleno en esos hombres que veían la vida irse, que miraban el poster de Abott y Costello, los que los reemplazaban y los que comenzaban a sufrir enfermedades que ya les impedían subir al escenario.

Dos actores magníficos. Foto: Cortesía

A veces es una película de nostalgia, pero casi siempre es un homenaje a lo corta que es la vida, a la amistad más allá del dinero y de la fama y al hacer lo que deseamos, porque otra cosa no sabemos hacer.

Steve Coogan, el actor inglés de 53 años, hace del flaco inglés, con diabetes, inventando a cada rato los guiones que harán reír al público, en una gira que fue exitosa pero ya se ve la decadencia y el secreto que guarda Laurie: la película que le habían prometido hacer fue cancelada.

Coogan ha dicho a The Guardian que “la comedia es para hombres jóvenes” y que él “no pensaba ser gracioso”. Lo habíamos visto en la película Philomena (ganadora de un Bafta), al lado de la impresionante Judi Dench, donde él hacía de un periodista británico, muy serio y bastante solemne.

Te puede interesar:  NOVEDADES | Breve historia de la igualdad, de Thomas Piketty

Está El viaje, de Michael Winterbotton, y es probable que de aquí, donde completa el dúo con Rob Brydon, haya sacado inspiración para su genial, dulce y “complicado” Stan Laurie.

Su pelo enredado y su rostro frente al conflicto que siempre mantuvo junto a Oliver Hardy son memorables en esta película que dirigió Jon S. Baird, quien se basó en el libro Laurel and Hardy: the british tour, de J. Marriot, con guión de Jeff Pope.

¿Qué decir de Oliver Hardy?

John C. Reilly dice que le daba terror personificar al gordo en la película Stan y Ollie, pero luego no dudó: “Esos son unos zapatos muy grandes de llenar, sin dobles sentidos. No sabía que iba a funcionar tan bien. Fue realmente un acto de fe”, dijo el actor que obtuvo una candidatura al Globo de Oro por su interpretación.

“Simplemente al principio no sentí que lo merecía, pero cuando aprendes sobre Laurel y Hardy y cómo el mundo los olvidó al final de sus vidas, me di cuenta de que tenía que hacer esto por Oliver. Me decía todo el tiempo, hazlo por Oliver”, agregó.

“A Ollie realmente le encantaba pasar un buen rato y siempre andaba detrás del vino, las mujeres y la música. Puedo identificarme con eso. Quiero decir, trabajo mucho también, pero me puedo identificar”, expresó el actor.

Un biopic entrañable, que será un clásico.

Comments are closed.