Margo Glantz

El gran año de Margo Glantz

Cierra así el año como una de las autoras más exitosas y reconocidas de México, que este año en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara presentó la reedición de Historia de una mujer que caminó por la vida con zapatos de diseñador, a cargo de Trilce Ediciones.

Ciudad de México, 7 de diciembre (MaremotoM).- Ayer se hizo la primera entrega del Premio Internacional a la Trayectoria Literaria “Sor Juana Inés de la Cruz”, para reconocer la trayectoria de escritores  nacionales e internacionales que, como la Décima Musa, hayan contribuido a la literatura en el mundo.

El premio es otorgado por el Estado de México y la titular de cultura Ivett Tinoco nos hablaba de que la elegida había sido la escritora y crítica Margo Glantz. Su amor, admiración y pasión por Juana de Asbaje le valió ser elegida entre 26 escritores.

Margo Glantz
Margo Glantz recibe el premio de manos de la Lic. Marcela González Salas, Secretaria de Cultura y Turismo y el Dr. Alfredo Barrera Baca, Secretario Ejecutivo del CEAPE. Foto: Cortesía

Cierra así el año como una de las autoras más exitosas y reconocidas de México, que este año en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara presentó la reedición de Historia de una mujer que caminó por la vida con zapatos de diseñador, a cargo de Trilce Ediciones.

Este libro había salido por Anagrama en 2005 y ahora, liberados los derechos, encuentra una edición más fresca, destinada por supuesto a las nuevas generaciones. Fueron esos años en que Margo Glantz se peleó con Jorge Herralde, junto con Mario Bellatin y Guillermo Fadanelli y quedaron todos esos libros que poco a poco, cuando es posible, encuentran nuevos editores.

Margo Glantz
La primera entrega del Premio Internacional a la Trayectoria Literaria “Sor Juana Inés de la Cruz”. Foto: Cortesía

Historia de una mujer que caminó por la vida con zapatos de diseñador, editado maravillosamente por Trilce, es tomado como un texto autobiográfico, aunque no se sabe bien si es una confesión de vida o la pirueta para decir lo que piensa de la literatura, que cuando uno está bien calzado, escribe bien.

“Todo acto de escritura es un acto de destrucción y todo escritor se destruye a sí mismo al cortar paño sobre su propio traje o al desgarrarlo en el acto mismo de la autobiografía. Pero ¿se tratará en verdad de una autobiografía? Nora García, la protagonista de esta historia y de otras más (El rastro, por ejemplo), es una mujer que experimenta el mundo a través de su cuerpo y de otras nimiedades; es más, se conecta con él desde la punta de los pies y si estos van calzados con zapatos de diseñador, el camino por andar se vuelve menos arduo”, dice la sinopsis.

Este año, también Margo Glantz (1930), que obtuvo en 2010 el Premio FIL de Literatura en el marco de la Feria Internacional de Guadalajara, firmó los primeros ejemplares de la biblioteca en la Casa Universitaria del Libro (CASUL), fundada por la directora Guadalupe Alonso.

Se trata de obra reunida de Margo Glantz, gracias a la colaboración de diversas casas editoras: el Fondo de Cultura Económica, Grupo Editorial Penguin Random House, Almadía, Sexto Piso Editorial, Trilce, Editorial Siglo XXI, Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Cafebrería el Péndulo y Libros UNAM.

La Biblioteca CASUL de Escritoras está concebida como un espacio dentro de esta casa emblemática en la Colonia Roma, para la difusión de la obra de autoras destacadas en la literatura mexicana y latinoamericana. Esta iniciativa, inaugurada en mayo con los libros de  Elena Poniatowska, se enriquece, en esta ocasión, con la obra de una destacada universitaria.

Margo Glantz
Lo más importante para mí ha sido siempre la literatura, tanto en la lectura como en la enseñanza. Foto: Francisco Cañedo / Archivo

Sorjuanista experimentada, Margo Glantz recibió antes un premio con el nombre de la monja. Con su novela El rastro, Glantz obtuvo en 2004 el Premio Sor Juana Inés de la Cruz. Es desde 1995 la ocupante de la silla XXXV en la Academia Mexicana de la Lengua y en 2010 se hizo acreedora a la Medalla de Oro Bellas Artes. Todos títulos que no son justos a las tareas que le resultan esenciales: madre, docente y escritora.

Te puede interesar:  Festival Annecy lanza cartel creado por Jorge Gutiérrez

“Margo es ese torbellino de ideas que se agolpan mucho más rápido que las palabras y éstas conforman un universo literario donde lo antiguo convive con lo actual, lo extranjero con lo propio, lo culto con lo popular; es ese universo donde no hay fronteras, no hay líneas divisorias, no hay diques, la cátedra de Margo es ese pasaporte sin refrendo donde se transita libremente sin tiempo ni espacio determinados, es un todo donde la literatura es guiada por la mano magisterial de una maestra también sin fronteras”, dice Marcela Palma, Coordinadora del Colegio de Letras Hispánicas de la UNAM.

“Ser profesora ha sido algo muy importante para mí. La docencia es una cosa muy básica, porque es lo que te impide envejecer. Si no te renuevas, tus cursos se convierten en inútiles”, dice Margo, la joven eterna.

“En sus propuestas en torno a la crisis y frontera de los géneros, mediante poéticas fundadas en la fragmentación y en el acopio de discursos provenientes de diversas disciplinas (música, artes visuales, mass media, entre otras), Margo Glantz ha puesto en evidencia la identidad latinoamericana como un viaje acabado e inacabable de múltiples realidades sociales, que generan un continente móvil, el cual permite la vigencia de la lengua y su conexión múltiple con el mundo”, dijo el jurado que le otorgó el premio FIL y que le proporcionó “el día más lindo de mi vida”, admite.

“Lo más importante para mí ha sido siempre la literatura, tanto en la lectura como en la enseñanza. Más importante aún son las relaciones afectivas con la familia, con las hijas, los nietos. Las relaciones afectivas con los amigos entrañables, que forman parte de mi familia afectiva”, dice al confesar que extraña “horrores” a Carlos Monsiváis y que mucho lamentó la partida de Luis Villoro.

“Voy a escribir hasta que pueda, tengo muchos textos por terminar y aunque sé que a mi edad uno se puede morir de un momento a otro de un infarto, lo único que le pido a Dios es un poco más de vida para escribir, que es lo que más felicidad me da”, anuncia esta hija de inmigrantes ucranianos que llegaron a México a mediados de los ’20 y que se abrieron paso con mucho empeño y decoro en nuestro país.

El año pasado recibió de manos de la periodista Silvia Lemus la medalla de apertura del salón literario Carlos Fuentes y este año el Premio Internacional “Carlos Fuentes” a la Creación Literaria en el Idioma Español, uno de los mayores galardones literarios en México.

Margo Glantz
Para mí es un honor recibir hoy este premio maravilloso que lleva el nombre de Sor Juana y que yo sea la primera que lo recibe. Foto: Cortesía

A sus 92 años, los 750 mil pesos que le otorga el Estado de México por su Premio a la Trayectoria le servirán para “seguir viajando, es lo que más me gusta y cuando me llegue la muerte es mejor que me llegue así que en una cama”, ha dicho.

Ha recibido mucho menos por el Premio Carlos Fuentes, pues sabemos que este gobierno ha bajado todos los premios, aunque no ha emitido queja, esta autora tan querida, que recibió el Premio del Estado de México en el Museo del Centro Cultural Sor Juana Inés de la Cruz ubicado en la comunidad de Nepantla, en el municipio de Tepetlixpa.

“Margo Glantz es una gran escritora mexicana que es una gran conocedora es una sorjianista y ella escribió varios de los libros que el Consejo editorial del Estado de México ha publicado y es quien hoy recibe este premio y estamos muy emocionados porque es la la primera vez que se entrega este galardón”, dijo una de las autoridades, al tiempo que Margo Glantz dijo que “para mí es un honor recibir hoy este premio maravilloso que lleva el nombre de Sor Juana y que yo sea la primera que lo recibe”.

Comments are closed.