Irene Vallejo

El libro es frágil pero al mismo tiempo es un gran superviviente: Irene Vallejo

Los tiempos se funden en la aventura colectiva de quienes solo han concebido la vida en compañía de la palabra escrita. Y este ensayo acaba prolongando el diálogo infinito del que tan magistralmente nos habla.

Ciudad de México, 9 de abril (MaremotoM).- El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo (Siruela) es un fenómeno en nuestra lengua. Su autora, Irene Vallejo, ha pasado de ser una estudiante del español anónimo, a una estrella literaria que ha venido recientemente a la UNAM, donde ha tenido que firmar libros desde la mañana a la noche.

En esta obra exquisita sobre los orígenes del libro, Irene Vallejo recorre la historia del asombroso artefacto que nació hace cinco milenios, cuando los egipcios descubrieron el potencial de un junco al que llamaron “papiro”. Con gran sensibilidad y soltura narrativa, la autora se remonta a los campos de batalla de Alejandro, los palacios de Cleopatra, las primeras librerías y los talleres de copia manuscrita, pero también visita las hogueras donde ardieron códices prohibidos, la biblioteca de Sarajevo y el laberinto subterráneo de Oxford en el año 2000.

Irene Vallejo
Editado por Siruela. Foto: Cortesía

Los tiempos se funden en la aventura colectiva de quienes solo han concebido la vida en compañía de la palabra escrita. Y este ensayo acaba prolongando el diálogo infinito del que tan magistralmente nos habla.

La escritora Irene Vallejo (Zaragoza, 1979) dice que su libro, traducido a 30 idiomas, que ya va por su quinta edición, “es el cuerpo de las palabras”.

El infinito en un junco ganó en España el Premio Ojo Crítico de Narrativa 2019 y el Premio Las Librerías Recomiendan de No Ficción 2020.

Te puede interesar:  Cómo nos transformó la pandemia de Covid 19

En la Sala Nezahualcóyotl, la autora española estuvo acompañada por Rosa Beltrán, escritora y la directora de Cultura de la UNAM y por Socorro Venegas, la directora de Publicaciones de la misma casa de estudios.

Este éxito de la lectura de su libro, Irene Vallejo lo explicó –con su habitual simpatía y sonrisa- frente a la primera vez que se reúne con los lectores mexicanos, mediante la escritura entre abismos “con esa pasión de la escritura y la percepción del caos alrededor, con una motivación de mantenerse al pie. Ese apoyo fueron los libros y el lenguaje”, afirma.

“Aún sigo en la máxima perplejidad frente al El infinito en un junco. Yo no doy crédito a todo lo que ha sucedido. Fue una opción por el ensayo, que siempre fue un género minoritario. Nosotros somos frágiles, como es frágil la materia vegetal con la que se fabrica, el libro es frágil pero al mismo tiempo es un gran superviviente”, agrega.

“Quizás los libros sea una forma de inmortalidad, a través de las palabras, a través del lenguaje, un camino hacia el futuro que nos pone en comunicación con quienes han venido antes y con quienes vendrán después”, fue uno de los testimonios que Irene dijo en la sala, vestida con un vestido floreado y “temblando” de emoción, como ella misma narró.

Un libro no es un objeto, es la suma de todos nosotros, los libros son una historia de amor y los protagonistas somos todos nosotros. Algunas de las frases de Vallejo, que podrán disfrutar en el video que ponemos en esta entrevista.

Comments are closed.