Rafael Cauduro

El libro es un trabajo sumamente rico, la recopilación iconográfica es impresionante: Gonzalo Vélez

“Su talento por el dibujo destacó desde que era muy niño, era el menor de una familia con hermanos muy grandes. Cuando tuvimos la oportunidad de asomarnos al archivo de Cauduro en Cuernavaca, fue un descubrimiento de saber cómo Rafael lleva a cabo experiencias de dibujos muy distintas. Si solo hubiera sido un dibujante, su obra hubiera sido igual de trascendente”, afirma.

Ciudad de México, 31 de mayo (MaremotoM).- Rafael Cauduro está de moda, gracias a la increíble muestra del Colegio San Ildefonso, donde el artista plástico es presentado a las nuevas generaciones.

Conforme a la muestra, también se presentó el libro Aquí estubo Cauduro, de Trilce Ediciones, con textos de Juan Rafael Coronel Rivera, Gonzalo Vélez, Dina Comisarenco, Luis Martin Lozano, Gerardo Kleinburg y Rodrigo Castillo.

Este extraordinario trabajo de edición y concepción que permite la recuperación de Rafael Cauduro en todas sus facetas, y que muestra su grandeza y complejidad artística y única, por primera vez reúne toda su obra.

ENTREVISTA EN VIDEO A GONZALO VÉLEZ

“Participar en este proyecto ha sido un descubrimiento para mí, donde tuve la oportunidad y el privilegio de incursionar en facetas de este artista que no son muy conocidas, por un lado es un gran dibujante, pero el otro lado su exploración en los materiales que lleva a un gran extremo con el uso del vidrio”, dice Gonzalo León.

“Es importantísimo que se conozca la obra de este pintor que tiene 50 años de trayectoria, para insertarlo en el lugar que le corresponde en la historia del arte”, agrega.

Aquí estubo Cauduro es el libro que contó con la participación y confianza de Rafael Cauduro y de Carla Hernández, quien fue mancuerna importantísima en gran parte de la obra del artista. El libro está conformado por seis grandes capítulos con textos de primer nivel. El primero es una revisión de la obra de Cauduro relacionada con el periodo artístico en el que desarrolló sus primeras obras a cargo de Juan Rafael Coronel Rivera (poeta, fotógrafo, narrador, ensayista, crítico e historiador del arte, curador, etnólogo y editor).

El siguiente capítulo fue escrito por Gonzalo Vélez (poeta, ensayista y crítico de arte. Miembro del Sistema Nacional de Creadores Artísticos) y es una descripción biográfica desde la llegada de los Cauduro a México, el 24 de febrero de 1882 y realiza un recorrido por toda la creación y producción temprana de la obra de Rafael Cauduro.

Te puede interesar:  Todo en la vida de Diego Maradona era redondo como la pelota
Rafael Cauduro
En el Colegio San Ildefonso. Foto: Cortesía

“Su talento por el dibujo destacó desde que era muy niño, era el menor de una familia con hermanos muy grandes. Cuando tuvimos la oportunidad de asomarnos al archivo de Cauduro en Cuernavaca, fue un descubrimiento de saber cómo Rafael lleva a cabo experiencias de dibujos muy distintas. Si solo hubiera sido un dibujante, su obra hubiera sido igual de trascendente”, afirma.

“No debemos olvidar la participación de su primera esposa, Carla Hernández, quien a pesar de estar divorciados siguieron trabajando toda su vida. A veces es criticado por el efectismo de su obra, pero hay que tener en cuenta que él incursionó en materiales no convencionales, con artículos de construcción, resinas, plásticos, yesos, hacían una cocina de materiales con metal que no era metal, con azulejos que no eran azulejos”, dice.

 

Rafael Cauduro
Editó Trilce. Foto. Cortesía

“No es hiperrealista, sino que Cauduro en este tipo de juegos visuales donde nos pone a pensar que el engaño es premeditado. Rompe con el realismo y lo plasma en obras memorables”, afirma.  

Aquí estubo Cauduro tiene 400 obras e incluye material inédito del artista. El diseño, a cargo de Juan Carlos Mena, permite acercarnos a Cauduro de una forma diferente pues muestra cómo el artista desarrolló la idea de la obra, lo que permite entender mejor su intención en sus creaciones, que son conceptualmente complejas e impresionantes. Para la realización de este libro se revisaron los diarios de Cauduro, sus cuadernos de bocetos, sus notas, escritos, los libros que leía, mismos que denotan a un pintor sumamente culto, cualidad que se deja notar en sus obras.

“Fue una retroalimentación, conocía su obra de principios de los ’90 y a partir de ahí es que él empezó con la investigación del vidrio. Es una obra que uno se pregunta cómo está hecha, si es dibujo sobre vidrio que conforman unas piezas impresionantes”, expresa.

“El libro es un trabajo sumamente rico, la recopilación iconográfica es impresionante y junta también varias plumas que son especialistas en Rafael Cauduro”, concluye.

Comments are closed.