Microondas

El microondas no es dañino, conoce cómo funciona

La comida cocinada contiene menos agua, es un hecho. Además, el horno microondas al calentar esas moléculas, casi escasas, provoca que el calor no se distribuya de manera uniforme. Por ello, mejor será añadir un poco de agua al recalentar tus platillos o si cocinarás pescado u otra carne, taparlo con otro recipiente para que el vapor ayude a cocer tus alimentos.

Ciudad de México, 24 de febrero (MaremotoM).-  No necesitas sombreros de aluminio ni un traje que proteja de radiactividad para usar tu horno de microondas, aquí te contamos cómo funciona este útil electrodoméstico.

¿Qué es el horno microondas y cómo funciona?

Es un electrodoméstico en el que el calor es generado por ondas de alta frecuencia producidas por un magnetrón. En otras palabras, el magnetrón provee la energía para mover a las moléculas de agua y esa agitación provoca el aumento de calor en el alimento.

Las ondas de alta frecuencia también son usadas para las transmisiones radiofónicas. Aunque en el caso del radio las ondas pueden llegar a tener el tamaño de un campo de fútbol, mientras que las del horno microondas, como su nombre lo dice son micro: tienen una longitud entre un metro y un milímetro.

Consejos para aprovechar tu microondas

El práctico tamaño y la velocidad para calentar alimentos hace que este electrodoméstico sea un must en la casa de todo foodie. Conoce a continuación 4 tips para que le saques todo el jugo a tu microondas.

Conoce el producto que cocinarás

Es importante saber el tamaño y la composición de los ingredientes que deseas cocinar. En un principio, saber el tamaño será importante para conocer el tiempo que te llevará la cocción de ese ingrediente. Por otro lado, la cantidad de agua y grasa serán un aliado para acelerar la cocción de tus platillos.

Te puede interesar:  Fitzer Fresa Kiwi: El Hard Seltzer que escucha al consumidor 

Utiliza los utensilios aptos para tu horno de microondas

No todos los recipientes de plástico son aptos para usar en este electrodoméstico. Por lo tanto, es recomendable verificar las recomendaciones del fabricante al respecto. Y deja de usar los botes de yogur (que esos si pueden llegar a ser dañinos para la salud) y calienta (o cocina) en recipientes de vidrio templado, cerámica o incluso silicón de grado alimenticio.

Microondas
La comida cocinada contiene menos agua, es un hecho. Foto: Cortesía

Recalienta (o cocina) tu comida adecuadamente

La comida cocinada contiene menos agua, es un hecho. Además, el horno microondas al calentar esas moléculas, casi escasas, provoca que el calor no se distribuya de manera uniforme. Por ello, mejor será añadir un poco de agua al recalentar tus platillos o si cocinarás pescado u otra carne, taparlo con otro recipiente para que el vapor ayude a cocer tus alimentos.

Deja reposar tus alimentos antes de consumirlos

Si llegas a cocer productos como quinoa o carne, además de taparlos durante su cocción, lo mejor será dejarlos reposar durante unos minutos fuera del horno. Esto hará que el vapor, el agua y otros compuestos como el almidón o el colágeno se enfríen un poco y, en el caso de las carnes, no se desjuguen rápido. Por cierto, ¡toma tus platillos con unos guantes que te puedes quemar!

Deja de usarlo sólo para hacer palomitas y lánzate a preparar alguna de estas recetas ¿Cuál harás primero?

Fuente: Larousse Cocina / Original aquí.

Comments are closed.