Nora Ikstena

El milagro de la supervivencia en Leche materna, de Nora Ikstena

Sus palabras recuerdan bastante a la Premio Nobel Svetlana Aleksiévich, en un intento por cambiar la historia o por las cosas que pasaron en el pasado y que no muestran a la entonces Unión Soviética y sobre todo a Joseph Stalin, siendo tan asesino como Adolf Hitler.

Ciudad de México, 13 de diciembre (MaremotoM).- “Mi leche era amarga, una leche llena de incertidumbre y destrucción. Negándosela, había protegido a mi hija de aquel amargor”, dice la poeta y narradora Nora Ikstena en su libro Leche Materna, editado por Vaso Roto.

Sus palabras recuerdan bastante a la Premio Nobel Svetlana Aleksiévich, en un intento por cambiar la historia o por las cosas que pasaron en el pasado y que no muestran a la entonces Unión Soviética y sobre todo a Joseph Stalin, siendo tan asesino como Adolf Hitler.

“La narración desgrana el destino de tres mujeres ‒abuela, madre e hija‒, tres historias trenzadas entre sí, inseparables e imbuidas de renuncia a principios, trabajo, familia e ilusión misma de vivir. La historia trascurre en Letonia durante el periodo histórico comprendido entre el final de la Segunda Guerra y la caída del Muro de Berlín”, dice la sinopsis.

“La autora nos muestra con inusitada belleza narrativa lo que sucede en un país ocupado, donde ella refleja la inestabilidad emocional transmitida de una abuela a una madre, a una hija, que internaliza los impulsos autodestructivos de la represión política. La negativa de la madre a amamantar a su hija será el acto subversivo y compasivo a la vez, un intento de no transmitir el sufrimiento y la desesperanza de una generación a otra”.

Nora Ikstena
Editado por Vaso Roto. Foto: Cortesía

Nora Ikstena dice que su historia está basada en la vida real y en el caso de la metáfora de la leche materna es unir muchas historias en el contexto histórico. “Hay necesidad de una metáfora”, afirma.

“En esta historia vemos como paso a paso cómo llega el regalo de la vida, lo principal es precisamente estar vivo”, agrega.

Te puede interesar:  Centroamérica es una región que sorprendentemente respira y vive una frecuencia similar a México: Diego Olavarría

La vida es un milagro en Rusia después de la Segunda Guerra Mundial y este libro   “tiene el milagro de poder supervivir bajo el régimen y de encontrar lo bello de la vida. Cuando estás al límite y crees que no vas a poder luchar más, encuentras la esperanza y sigues”, afirma.

¿Qué evaluación hace sobre Rusia luego de la Segunda Guerra Mundial?

“Creo que el gran éxito de mi libro es que muchos lectores no conocen la otra parte de la verdad, la otra parte de la historia. Que el mundo se haya dividido en dos, es un pacto entre Stalin e Hitler”, dice.

“Svetlana Aleksiévich es conocida por mí antes de que ganara el Premio Nobel. La admiro mucho, porque defiende los valores de la verdad. Hay dos grandes males en el contexto histórico: los nazis y Joseph Stalin, sólo que en el caso del dictador ruso no se han hecho los juicios y se esconde la historia”, concluye.

Nora Ikstena (1969) se licenció en Filología por la Universidad de Letonia y estudió literatura inglesa en la Universidad de Columbia (Missouri, Estados Unidos). Participa activamente en la vida cultural y política de su país; es cofundadora de la Casa Internacional de Escritores y Traductores de Ventspils. Además, ha sido prolífica en los géneros de ficción, biografía, ensayo, relato y guiones. Es considerada una de las prosistas más influyentes por su elaborado estilo, su detallado enfoque del lenguaje y reflexiones sobre el amor, la muerte y la fe. Cuenta con numerosos galardones, entre ellos el Asamblea Báltica (2006). Entre sus más de veinte obras publicadas destacan las novelas Dzīves svinēšana (Celebración de la vida) y Jaunavas mācība (La lección de la doncella), así como la colección de relatos Dzīvesstāsti (Historias de la vida). Mātes piens (2015) ha sido traducida a más de una docena de idiomas y recibido una excelente acogida a nivel internacional.

Comments are closed.